Ovacion
Viernes 23 de Enero de 2015

Sobrevivir al Dakar lo marcó para siempre

Automovilismo: Roberto Naivirt está en Concordia y contó su experiencia. Debió abandonar y puso en juego su vida. “Me enjuagué la boca y tomé muy poquita orina”, recordó el entrerriano

José Luis Ballesteros / Ovación
jballesteros@uno.com.ar

 


Está de paso por su Concordia natal, disfrutando de las bellezas de la zona y reencontrándose con familiares. Roberto Naivirt puede ser catalogado como uno de los sobrevivientes que tuvo la última edición del Rally Dakar 2015.


Con una Toyota Hilux participó en su quinta edición de la carrera más riesgosa del mundo, pero tempranamente, en la segunda etapa, debió desertar por diferentes roturas en su camioneta y tomando el riesgo mayor de arriesgar su propia vida. Junto a su acompañante, Alejandro Schilling, soportaron temperaturas de más de 60º en San Juan, sin comunicación, sin agua y hasta con la obligación de tomar su propia orina.


El nacido en la Capital del Citrus estuvo de visita en los estudios de LT 15 Radio del Litoral y comentó: “Era el año que mejor íbamos preparados, donde veníamos de terminar el Dakar 2014. Son esas cosas que tiene esta carrera, que sin pensarlo, por más que dejes todo, quedamos afuera en una segunda etapa”.


Sobre esa ‘maldita’ etapa de Carlos Paz a San Juan, Roberto comentó que “fue una sucesión de roturas que tuvimos ese día, todo derivado de quedarnos afuera por el problema de quedarnos sin cubiertas”.


En tanto que su relato de haber bebido su propia orina por la falta de agua tomó trascendencia mundial.


“Me enjuagué la boca y tomé muy poquita orina en un momento en que mi navegante (Alejandro Schilling) se había ido a la punta de un médano y se había llevado el agua. Se fue para ver si tenía señal de teléfono. Yo me puse a trabajar en la camioneta, en el medio de un intenso calor y en un momento me encuentro con que no tenía más agua y me agarró esa desesperación. Lo pude sobrellevar un buen rato, pero llegó un punto en que la cosa no estaba bien. Se sucedieron tantas muertes en esta carrera por este tema de la deshidratación, en la que la línea es muy delgada”, expresó.


Aproximadamente a las 9.30 u 10 de la mañana Naivirt logró reparar el vehículo, siguió hasta romper un semieje y repararlo. Cuando solo quedaban 20 kilómetros para finalizar la etapa, rompe los bulones de la rueda (había puesto una cubierta prestada).


“Si bien teníamos para arreglarlo, Ale me dijo ‘basta, no tenemos agua, nos vamos a morir acá deshidratados’. Y sí, eran las 12 del mediodía con casi 60º al rayo del Sol. Decidimos quedarnos adentro de la camioneta porque era el único lugar que había sombra. En un momento nos quedamos medios dormidos producto del cansancio y a las 13.30 aproximadamente siento que me tocan el brazo y era una doctora argentina”, relató el piloto concordiense.


Naivirt desde 2011 es parte de esta prestigiosa competencia que este año tuvo como ganador al qatarí Nasser Al Attiyah en autos. Pese a los pedidos de su familia por dejar esta actividad, Beto redobló la apuesta y espera estar nuevamente en la edición 2016 del Dakar.


“Ese día que nos rescatan, cuando bajo del helicóptero, mi hijo lo primero que me dijo fue ‘basta, acá terminamos, con esto ya está’. Antes de este Dakar dije que capaz era el último, pero si tal vez lo hubiéramos terminado, habría sido el último, pero quedó esa espina y queremos volver a correrlo. Ya en febrero vamos a empezar a tener las reuniones con los sponsors para empezar a planificar la próxima edición”, finalizó Naivirt, que desde este año cuenta con el apoyo de Toyota y buscará correr en otras competencias de cross country a lo largo de este año.

 

 

1 Toque


Repercusión. La forma en la cual Roberto Naivirt logró sobrevivir al sofocante calor en San Juan tuvo repercusiones en diferentes medios nacionales e internacionales. Sin dudas para el entrerriano fue una experiencia única, aunque ahora espera poder tener el respaldo necesario para correr en 2016.

Comentarios