La Provincia
Domingo 19 de Abril de 2015

Sobre dos ruedas, llevaron sonrisas a una escuela rural

Unos 70 motoqueros de Entre Ríos se reunieron en la escuela Primaria  Nº 37 Juan Bautista Ambrosetti de Gualeguay para donar ropa, zapatillas y útiles a los niños de la institución rural.

Lucila Tosolino / De la Redacción de UNO
ltosolino@ uno.com.ar



Una muchedumbre silenciosa y recogida se congregó en la soleada tarde de este sábado de otoño en la escuela Primaria rural Nº 37 Juan Bautista Ambrosetti de Gualeguay, un Departamento de Entre Ríos de unos 97.839 habitantes según el Censo de 2010.

La reunión se realizó en la escuela que está en la ruta provincial Nº 11 en el kilómetro 212, a 400 metros del ingreso a Gualeguay. El edificio de la institución, pequeño y acogedor, fue testigo de cómo unos 30 niños recibieron con caras sonrientes las donaciones que les tenían preparadas unos 70 motoqueros entrerrianos.

La iniciativa fue propuesta por el Centro de Ayuda al Motero con Avería (CAMA), la cual es una red solidaria que actúa tanto a nivel provincial como nacional. Según explicó a UNO Gabriel Ottavini, uno de los cuatro administradores de CAMA en Entre Ríos, “la agrupación en la provincia tiene dos propósitos: uno es ayudar a otros motoqueros cuando tienen alguna avería con su moto en cualquier parte de Argentina y, el otro propósito, es llevar donaciones como comida, ropa, útiles y demás, a distintas instituciones entrerrianas que necesitan ayuda”.

Ottavini agregó: “Cuando a un motoquero se le rompe su vehículo, este se comunica a través de Facebook o WhatsApp con la comunidad CAMA e inmediatamente alguien acude a ayudarlo. Todo es sin costo y el objetivo es evitar que alguien quede solo en la ruta”.


El don de donar


Compartir con otros aquello que uno tiene, sigue siendo una acción cotidiana de envergadura durante todo el año. Siempre hay una persona cercana que necesita algo que ha quedado en desuso en una casa o simplemente que desea donarse. Quienes tienen la necesidad de ayudar a quienes más lo necesitan sin recibir nada a cambio, son los integrantes de CAMA Entre Ríos.

Gabriel Ottavini, de Diamante, Leonel Dos Santos, de Concordia, Sergio Gutiérrez, de Gualeguaychú y Fernando Manzanare, de Concepción del Uruguay, son quienes administran la agrupación en la provincia. A través de Facebook o WhatsApp ellos se comunican con numerosos motoqueros de Entre Ríos y organizan encuentros cada  tres meses.

Gutiérrez explicó a UNO que CAMA existe en el país desde hace tres años y, desde entonces organizan encuentros en distintas partes de la provincia para intercambiar experiencias y compartir su pasión por las motos, pero el motivo de las reuniones dio un giro en 2014.

“Todo empezó en octubre del año pasado. Estábamos en Paraná comiendo todos los integrantes de CAMA Entre Ríos, que nos habíamos organizado para reunirnos a través de Facebook o WhatsApp, y en el encuentro surgió la idea de hacer donaciones, de ayudar a quienes más lo necesitan”, explicó Gutiérrez, quien, a sus 47 años, afirmó que es reconfortante hacer estas actividades solidarias.

“Así que en ese encuentro en Paraná decidimos solidarizarnos con la gente del merendero Alan por siempre de Villa Elisa”, indicó Dos Santos, y agregó que la actividad se desarrolló el 28 de enero  de este año y les donaron  “mucha comida a los pequeños del lugar”.

Tres meses luego de la experiencia en Villa Elisa, los integrantes de CAMA Entre Ríos volvieron a repetir la actividad en Gualeguay. “Este sábado somos como 70 motoqueros de la provincia y algunos de otras”, señaló Gutiérrez, y detalló que participó gente de Victoria, Federación, Gualeguay, Gualeguaychú, Diamante, Concordia, Monte Caseros y Goya de Corrientes, Sauce de Luna y Ciudad Evita de Buenos Aires.

Acerca de cómo surgió la iniciativa de donar útiles, zapatillas y ropa a los niños de la escuela rural, la motoquera oriunda de Gualeguay  Graciela Gerber contó que habló con un docente de la institución, Hernán Almeida, y con la directora, Patricia Gutiérrez, y estos aceptaron encantados la propuesta. “Les encantó la idea de venir un fin de semana al establecimiento, recibir donaciones y, además, armar juegos, baile y comer juntos”, apuntó Gerber.

A lo que agregó Maximiliano Farías, de Victoria y quien se considera el cocinero oficial: “Algunos vinimos el viernes por la tarde-noche y acampamos. El viernes cociné pizzas caseras para la cena, el sábado al mediodía hice empanadas para todos y por la tarde panqueques con dulce de leche, que a los más pequeños les gustó mucho”.

 
Sobre CAMA


Dos Santos señaló que CAMA fue creado por Willi Bohemia, un motoquero de Buenos Aires, que un día se encontró con un problema en su vehículo en rutas argentinas, “empezó a buscar ayuda hasta que la consiguió. A partir de ahí creó un grupo para ayudar a moteros con averías. Al comienzo eran una comunidad pequeña, pero luego se empezó a diversificar en todo el país. Por lo tanto él designó a gente en cada provincia. En CAMA Entre Ríos habrá unos 2.000 miembros y en el país cerca de las 19.000 personas”, explicó Gutiérrez.

Los administradores de CAMA en la provincia detallaron que en cada Departamento hay “subgrupos”. “Por ejemplo, en Gualeguaychú se llaman Las Gárgolas, en Victoria Las Arpías, en Sauce Luna Eligiendo mi destino donde me lleve el viento y en Concepción del Uruguay Inmigrantes del camino”, enumeró Dos Santos.

A lo que agregó Jorge López, de 65 años de Concepción del Uruguay: “Además de pertenecer a CAMA Entre Ríos, pertenezco a la red solidaria Hermandad sin fronteras. Es una agrupación que funciona igual que CAMA, pero en siete países de Latinoamérica”.

“También tiene como objetivo ayudar a los que más lo necesitan sin recibir nada a cambio. Este grupo comenzó en Brasil y de ahí se expandió a Uruguay, Argentina y otros países”, finalizó López, quien estuvo acompañado por su esposa y su perra en Gualeguay.

 

Comentarios