Tiempo sindical
Lunes 30 de Mayo de 2016

Sin vueltas, Luis Barrionuevo propone que Hugo Moyano, Antonio Caló y él dejen la CGT

“Luis Barrionuevo, Hugo Moyano y Antonio Caló cumplieron un ciclo en la central obrera y deben dar un paso al costado para que otros dirigentes la conduzcan”, aseguró el secretario general de la Federación de Trabajadores del Turismo, Hoteleros y Gastronómicos (FeHGRA) Luis Barrionuevo, quien se pronunció por “una verdadera unidad del sindicalismo”, pero destacó que en este momento “es necesario priorizar la colaboración con el gobierno”.

Barrionuevo fue más allá y adelantó que la CGT Azul y Blanca, que encabeza, trabaja para ultimar “los detalles de la unidad, siempre con los lineamientos del General Juan Perón como norte y evitando la participación de quienes, utilizando a los trabajadores para su beneficio, llevaron a la Argentina a la profunda crisis actual”.

“En el movimiento obrero nacional estamos a favor de la unidad de una verdadera CGT en defensa de los derechos de todos los trabajadores y no sólo de algunos, volviendo a las fuentes que nos inculcó Perón de justicia social y felicidad del pueblo”, afirmó.
Barrionuevo aclaró que la no participación el 29 de abril último de la central que lidera en la marcha por el Dí­a del Trabajo “no fue en desmedro de la unidad de la CGT, para la que se trabaja”, y ratificó que ninguno de sus tres jefes actuales debe continuar.

“Hay que dar un paso al costado para que vengan nuevos compañeros y sellar en el Congreso del 22 de agosto la verdadera unidad. Estos serán los temas a debatir hasta ese dí­a, porque en la CGT la lista para votar conducción se hace siempre el último dí­a”, dijo. También sostuvo que “la idea no es unificar para estar en contra de alguien y, en realidad, en ninguna de las centrales existe clima ni ganas de ir a un paro general, como plantearon algunos.

El movimiento obrero tiene una gran responsabilidad”, señaló. El sindicalista habí­a reclamado un salario mí­nimo, vital y móvil de casi 14.500 pesos antes del cónclave de ese organismo y un incremento “significativo” del fondo de desempleo para ayudar a paliar “la actual situación frente a los despidos”.

Barrionuevo aseveró que su gremio continuará reclamando “la modificación del impuesto a las ganancias a fin de evitar el flagelo de un tributo al trabajo ilegí­timo y confiscatorio”, pero expresó que en la actual etapa “es necesario priorizar la colaboración con un gobierno que recién se inicia y otorgarle el tiempo mí­nimo para enderezar el rumbo frente a la herencia recibida, aunque sin dejar de considerar el plan de lucha que se debata en el futuro si no se satisfacen las necesidades”.

“Luego de 12 años de denunciar que la Argentina se encaminaba a una crisis social, política, económica y moral sin precedentes, la realidad lamentablemente nos dio la razón sobre el abismo al que conducí­a el fanatismo y el relato del anterior gobierno. El pueblo abrazó la esperanza de un cambio y demostró con su voto el hastí­o y fastidio a una forma autoritaria y unilateral. No se vislumbra una salida rápida del caos y la crisis heredadas. Por eso el gobierno necesitará del movimiento obrero y de toda la sociedad, incluso de quienes no comparten su signo político”, puntualizó. Sin embargo, Barrionuevo juzgó “desafortunadas” algunas medidas oficiales -como el aumento de los servicios públicos y los combustibles- “sin considerar una ayuda o compensación y otorgando más privilegios al sector empresarial que, como siempre, no respondió con grandeza y aumentó los precios indiscriminadamente”.

“Se le dará el tiempo necesario al gobierno porque el paí­s está destruido, sin inversiones ni fondos, luego de desperdiciar uno de los mejores momentos de la historia para insertarse en el mundo. Ello no significa dejar de lado los derechos de los trabajadores, porque colaborar no es cogobernar”, concluyó el sindicalista.

Barrionuevo, aseguró que el gremio “acompañará al nuevo gobierno, que atiende y escucha a los sindicatos, y no participará en la destrucción que quieren algunos porque perdieron las elecciones”. “Eso explica por qué la CGT Azul y Blanca no participó en la marcha del 29 de abril último. La idea era demostrar presencia del movimiento obrero para que se lo respete. Un dicho afirma que, a veces, hay que comerse un sapo. En la reunión previa a esa marcha, tenerlo enfrente a Hugo Yasky, un verdadero sapo, fue muy difí­cil de tragar. Aquella era la idea y nunca que se cuelen quienes durante años no hicieron bien las cosas. De allí­ el enojo. Ellos querían solo la foto con Scioli, Pérez, Espinosa. Faltaban Boudou y D’’elía. No tenemos nada que ver con eso”, explicó el dirigente.

Barrionuevo realizó la relación que mantiene el movimiento sindical con la cartera de Trabajo y la Superintendencia de Salud; dijo “querer creer que el gobierno actuará con transparencia” y señaló que ya “se fue la administración de los retornos y el saqueo”.

“El movimiento sindical no puede ir detrás de quienes hicieron perder al peronismo en nombre del peronismo y hoy no representan ni el 14 por ciento del electorado nacional. Son tan caraduras que se guarecieron otra vez en ese peronismo a su medida que, así­, no se recuperará ni volverá a ser gobierno”, aseguró Barrionuevo.

Para el gremialista, el gobierno “es débil porque no tiene el Congreso y el peronismo, y el movimiento obrero tampoco le es afí­n, pero la diferencia es que los sindicalistas tienen sabiduría para sostener la democracia”, a la vez que opina” que “el problema de la Argentina no es la política sino los polí­ticos”.

“A diferencia de otros, no haremos un hecho común de la protesta. Pero tampoco estamos para que nos digan qué debemos hacer. Desde la época de los militares que acusan al sindicalismo de ser el responsable de los males argentinos. Con el tiempo se dieron cuenta que el poder lo administran los políticos”, subrayó.

Por último, Barrionuevo señaló que en un encuentro con el presidente Mauricio Macri le dijo que “tiene dos temas cruciales: los precios y que no se meta con el sindicalismo, porque hay un modelo sindical que sostendremos porque es único en el mundo y supo suplir las diversas falencias de los gobiernos como la salud, la recreación y la capacitación de los trabajadores”, concluyó. Barrionuevo aseguró al clausurar el Congreso anual gastronómico en la ciudad de Mar del Plata que la organización realizará todas las acciones necesarias para garantizar en paritarias “una digna recomposición salarial para los trabajadores” del sector.

Comentarios