Policiales
Domingo 15 de Febrero de 2015

Sigue el enigma sobre el cadáver hallado en una bolsa y con tres disparos en arroyo de Colón

A tres días del hallazgo del cuerpo, los investigadores están desconcertados. Solo se sabe que se trata de una persona de entre 45 y 55 años, cuya única seña particular es un tatuaje en uno de sus brazos con la leyenda “Franco”.

A tres días del hallazgo del cuerpo, los investigadores están desconcertados. Hasta el momento no ha sido identificado el hombre que apareció muerto de varios balazos envuelto en una bolsa de consorcio en el arroyo La Leche, a unos cinco kilómetros de la cabecera departamental de Colón. Solo saben que se trata de una persona de entre 45 y 55 años, cuya única seña particular es un tatuaje en uno de sus brazos con la leyenda “Franco”, y presumen que no sería de la zona, ya que no se han registrado desapariciones de personas en inmediaciones de Colón, Concordia ni Concepción del Uruguay con las características de la víctima.
El cuerpo fue hallado el miércoles, alrededor de las 20, casi de casualidad, por dos personas que buscaban a un hermano con problemas de depresión que llevaba algunas horas desaparecido y que varias veces les había manifestado sus intenciones de quitarse la vida. Fueron ellos quienes dieron aviso a la Policía, tras constatar que no era su pariente.
El cadáver estaba dentro de una bolsa de consorcio. Había sido colocado sin ropas ni nada que permita su identificación. La bolsa tenía ataduras en la parte exterior, a la altura del cuello, la cintura y los pies.

La bolsa no estaba hundida sino sobre las rocas, justo debajo del puente sobre el arroyo La Leche, en un camino vecinal paralelo a la ruta 135, a escasa distancia del acceso al Puente Internacional General Artigas. “Es como si lo hubiesen tirado desde el puente”, graficó una fuente judicial ante la consulta de El Diario. A primera vista, se pudo establecer que el hombre presentaba marcas de lo que serían varios disparos: uno en la parte posterior del cráneo, otro en la zona lumbar, también en un hombro y en el tórax.

Además, por el estado en que se encontraba el cuerpo, se presume que la muerte sería reciente. Una fuente habló de entre 24 y 48 horas. Sin embargo, los fiscales que trabajan en el caso esperan los resultados de la autopsia que se realizó ayer en la morgue judicial de Oro Verde para tener mayores precisiones.

Mientras tanto, en la investigación trabajan efectivos de la División Criminalística de la Policía, que están avocados a la identificación de la persona fallecida.

Por lo pronto, desde la Jefatura Departamental de Colón ya se contactaron con la Policía de Paysandú y con autoridades de Prefectura uruguaya, para trabajar en conjunto, ante la sospecha de que la víctima sea de nacionalidad uruguaya. Esa posibilidad surgió después de que los investigadores recibieran la confirmación de que no había personas desaparecidas en Concordia, Colón ni Concepción del Uruguay con las características del cadáver hallado en el arroyo La Leche, lo que hace presumir, entonces, que no se trata de alguien de la zona.

Por lo pronto, ayer se confirmó que la descripción de la víctima no coincide con ninguno de los dos pedidos de localización de personas que había en Paysandú.

“Se está trabajando en la reconstrucción de las huellas dactilares de la persona fallecida para cargarlas en un sistema y comparar con las bases de datos con que cuenta la Policía y lo mismo harán en la República Oriental del Uruguay”, indicó una fuente policial ante la consulta periodística.

Se trata del sistema AFIS (Sistema Automático de Identificación de Huellas Digitales, por sus siglas en inglés), un registro de comparación de huellas dactilares que funciona mediante un software especial y permite el archivado digital de huellas dactilares y la comparación inmediata de las que se vayan recogiendo (sea en forma directa, por toma a las personas o por el escaneo de muestras tomadas en escenas del crimen), para la identificación de sospechosos.

La Policía de Entre Ríos lo incorporó hace poco tiempo, pero el manejo de las estaciones de trabajo está a cargo de peritos especializados, ya que el sistema, si bien es automático, debe ser supervisado para evitar eventuales errores.

En caso de que las huellas dactilares recogidas por la Policía entrerriana no coincidan con las de ningún ciudadano argentino, serán remitidas a la Jefatura de Policía de Paysandú, a través de Interpol, para cotejar con ciudadanos uruguayos.

Fuente: 03442

Comentarios