Recortes
Miércoles 21 de Diciembre de 2016

Sigue el conflicto en Conicet: Barañao faltó a reunión y becarios cortan la calle

En la carta, los científicos exigieron "que se reconsidere la decisión de no incorporar como investigadores a los postulantes recomendados" para ingresar al Conicet.

Los becarios del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (Conicet), organizaciones gremiales y agrupaciones continúan la toma del Ministerio de Ciencia y Tecnologíainiciada el lunes contra el recorte presupuestario que, según denuncian, deja afuera a 489 aspirantes a la carrera de investigador que ya había aprobado su ingreso.

A la mediodía, se sumó un corte de calle en la zona del ministerio, más precisamente en Godoy Cruz, al 2.300, luego de que el titular de esa cartera, Lino Baraño, no los recibiera en la mañana del miércoles, como había prometido.


El martes, un grupo de los manifestantes mantuvo una reunión con el funcionario, a quien entregaron un petitorio por el recorte del 60% en los ingresos en el Conicet. Unos 500 aspirantes a investigadores del Conicet quedaron afuera de la posibilidad de ingresar como investigadores debido al fuerte recorte presupuestario.


Embed


El petitorio en reclamo de mayor presupuesto y más becas para los investigadores estaba dirigido a Barañao y al director del Conicet, Alejandro Ceccatto.

"El viernes 16 de diciembre se dieron a conocer los resultados de la convocatoria a la carrera de investigador científico que confirman el feroz recorte en el Conicet: de los 874 recomendados por las distintas comisiones, sólo fueron aprobados 385 ingresos", señaló el documento.

Las protestas contra el recorte presupuestario en el Conicet también tuvieron lugar en Córdoba, Rosario y Salta, entre otras ciudades.

La becaria doctoral del Conicet y representante de la agrupación Jóvenes Científicos Precarizados (JCP), Lucila D' Urso, afirmó en declaraciones periodísticas que a partir de las medidas tomadas "hay riesgo de fuga de cerebros porque si el Conicet no nos da una inserción laboral no hay otros ámbitos de trabajo".

"Venimos de una situación laboral muy precaria, estos son despidos aunque los quieran disfrazar de conveniencia académica", dijo.


En este marco, el martes en Casa Rosada el jefe de Gabinete, Marcos Peña, y el ministro de Ciencia y Tecnología, Lino Barañao, encabezaron la ceremonia de entrega de los premios Houssay, que desde 2009 funciona como un reconocimiento del Estado a los científicos más destacados del país en todas las disciplinas.


Los premiados, encabezados por la ingeniera química Noemí Zaritzky, entregaron una carta a los funcionarios recordándoles que un centenar de sus colegas cumplían en ese mismo momento 24 horas de toma pacífica del edificio del Ministerio de Ciencia en rechazo al recorte en los ingresos al Conicet.


En la carta, los científicos exigieron "que se reconsidere la decisión de no incorporar como investigadores a los postulantes recomendados" para ingresar al Conicet, y aseguraron que el ajuste "contradice las promesas formuladas por la presente administración en las elecciones nacionales de 2015".


La firmaron, junto a Zaritzky, la licencia en biotecnología Paula Casati, el licenciado en Ciencias Biológicas Ricardo Gurtler y el bioquímico Hugo Gramajo, destacados en el área de las Ciencias Biológicas; el astrónomo César Bertucci y el geólogo Luis Antonio Spaletti, premiados por su labor en Ciencias de la Tierra y de la Atmósfera; el profesor de historia Ezequiel Adamovsky y el doctor el filosofía Jorge Dotti, por las Ciencias Sociales; y la ingeniera Vera Alejandra Alvarez, premiada en el campo de la ingeniería y la informática.

Peña salió al cruce de la protesta al destacar que hay aumentos "de casi el 50 por ciento para el Conicet y del 25 por ciento en el del Ministerio de Ciencia" previstos en el Presupuesto 2017.

Embed

En declaraciones realizadas en el acto de entrega de los premios Houssay y Jorge Sábato en la Casa Rosada a los investigadores más destacados de la Argentina en 2015, Peña ratificó el compromiso del Gobierno de "fortalecer e integrar el sistema científico a la matriz productiva", y agregó: "La discusión se empobrece si se habla de recorte cuando se está aumentando un presupuesto prácticamente más que a cualquier otro organismo del Estado".

Por su parte, el vicejefe de Gabinete, Mario Quintana, también se hizo eco de la toma del Ministerio y admitió que el Conicet "quizá no crece en términos porcentuales al ritmo que venía creciendo antes", pero advirtió que eso "en nada disminuye la vocación del gobierno en apoyo a la ciencia".



"El Ministerio de Ciencia y Tecnología no ha sido en absoluto relegado en el proceso presupuestario, al contrario, ha sido beneficiado en contraposición a otros ministerios", alertó Quintana y defendió así las políticas que lleva adelante el titular de esa cartera, Lino Barañao, único ministro que continúa desde la gestión anterior de Cristina de Kirchner.

En declaraciones periodísticas, el funcionario insistió en que "si se ve el presupuesto aprobado por el Congreso, es uno de los ministerios que más crece; está por encima de la media de los ministerios".

Durante la protesta en el Ministerio, algunos investigadores lavaron platos en alusión al episodio ocurrido en 1994, cuando el por entonces ministro Domingo Cavallo mandó a "lavar los platos" a la socióloga Susana Torrado, en medio de una serie de recortes en el área que llevaba adelante el gobierno de Carlos Menem.

Fuente: Ámbito.

Comentarios