Show
Sábado 22 de Abril de 2017

Esto dijo Richard Gere del presidente

Richard Gere. En su paso por el Festival Internacional de Cine de Barcelona, el actor de Mujer bonita criticó al presidente de Estados Unidos y dijo que su país vive "una época humillante".

Richard Gere hizo honor a su fama de actor comprometido política y socialmente y arremetió contra el presidente de su país, Donald Trump, de quien dijo: "Tiene una actitud egoísta, impulsos de cariz animal y ninguna de las cualidades de un buen presidente".
En su visita a Barcelona, donde inauguró la primera edición del Festival Internacional de Cine de Barcelona-Sant Jordi, Gere se presentó como lo que es: una estrella de Hollywood que levanta pasiones por donde pasa y siempre protegido por agentes de seguridad que evitan que lo asalten las fans.
Un grupo de mujeres lo esperaba para pedirle un autógrafo a las puertas de la sala donde se desarrolla el festival y donde también se vio entrar a un monje budista, religión que profesa y de la que es un activo impulsor.
Gere ha contado muchas veces que su primer encuentro con el Dalai Lama cambió su vida y desde entonces cultiva una estrecha relación con el Tíbet que le ha causado problemas con China, de los que habló en la rueda prensa para presentar su película Norman: The Moderate Rise and Tragic Fall of a New York Fixer.
En respuesta a las preguntas de los periodistas, el protagonista de Mujer bonita negó que la gran industria de Hollywood ya no cuente con él porque su presencia en una película les cierra las puertas del gran mercado chino.
"Mi posición a favor de los derechos humanos en China no ha afectado en absoluto mi carrera, pero sí ha afectado a directores y actores chinos, que tienen prohibido participar en películas conmigo", manifestó.
Confuso momento político
Richard Gere también dedicó parte de la rueda de prensa a valorar el momento político que vive Estados Unidos, que calificó de "confuso, complejo y descorazonador".
"Hemos elegido a este presidente en unas elecciones y queremos que lo haga bien, pero no tiene ninguna de las cualidades de un buen presidente y hemos iniciado una época humillante", afirmó.
El protagonista del filme que presentó es Norman Oppenheimer, un hombre de negocios de corto recorrido, que pasa por un mal momento y se siente renacer cuando conoce a un político ambicioso, que acaba siendo presidente de Israel.
La película aborda el tema de la corrupción y el conflicto palestino-israelí de una manera muy tímida y se centra en el personaje al que da vida Richard Gere, un anciano entrañable, con las orejas grandes y extraños andares.
Con su interpretación, el actor consigue parecer mayor en la pantalla que fuera de ella, aunque en ambos casos peina unas canas luminosas, y resulta carismático y atractivo.
"El personaje es diametralmente opuesto a mí", aclaró Gere, que representa en la pantalla a un hombre que no duda en humillarse para acercarse a aquellos que son más poderosos que él, mientras que en su vida real el actor está acostumbrado a que sean los otros los que lo buscan.
Este detalle dio pie a una pregunta sobre su fórmula para sobrellevar el éxito, a la que el actor respondió que los europeos le hacen mucha gracia porque piensan que Hollywood es "Sodoma y Gomorra", cuando, "en realidad –concluyó–, todos somos iguales".

Comentarios