Show
Lunes 24 de Julio de 2017

El descargo de Inés Estévez por hacer la V de la victoria frente a Mirtha Legrand

Su gesto al saludar a cámara le valió el reproche de la diva, seguido de un cruce muy tenso que tuvo eco en las redes sociales. Pero la actriz prefirió bajar los decibeles de un conflicto que muchos identifican con la grieta

En la clásica presentación del programa de Mirtha Legrand, cuando una locutora va anunciando el nombre de cada invitado, Inés Estévez sonrió ante el primer plano. Y alzó los dedos índice y mayor de su mano derecha, en una seña que identifica al peronismo.

En el momento la conductora no hizo referencia alguna. Pero minutos después, cuando en Twitter ya se hablaba al respecto, llegó el reproche. "Con tal de que vuelvan los kirchnernistas, cualquier cosa. Disculpen si alguien en la mesa es kirchernista", dijo Mirtha tras escuchar a Florencio Randazzo, otro de los invitados. Y entonces se dirigió a Inés Estevez: "¿Vos sos kirchnerista? -le preguntó-. "Porque cuando te nombramos te vi hacer este gesto".

Embed

"Yo hago siempre así, pero esto viene del rock, Mirtha, te lo pido por favor...", respondió la actriz. "No, no, no. ¡¿Por favor qué?! Los kirchernistas también hacen así", advirtió la diva. "La confrontación me parece destructiva, el disenso me parece constructivo". "Y bueno...". "En este país no hay disenso, hay confrontación permanente". Legrand continuó entonces conversando con Randazzo. "Yo voy a comer el postre...", casi murmuró Inés.
Pero la polémica siguió creciendo en las redes sociales. Y este lunes Inés optó por quitarle relevancia al tema. "Paz y amor: es un gesto de los dos dedos que lo hago desde que tengo 15 años. En cada foto que me saco pongo los dedos así. Paz y amor, paz y amor... Basta", pidió la actriz en un audio que le envió al periodista Tomás Dente, del programa Nosotros a la mañana.
"Lo único que quiero decir es que no me sentí atacada ni maltratada", dijo, y elogió a Chiquita. "Para mí es una tía a la que visito una vez por año, y me trató muy bien. Ya sabemos cómo es su ideología, y no sólo no tengo ningún problema con que la gente tenga su ideología, sino que avalo que cada uno tenga la libertad de expresar lo que se le antoja".
"No he votado a ningún presidente electo, salvo (a Rául) Alfonsín. Y me niego a elegir ocupar una franja extrema. No me gusta el fanatismo, no creo en las líneas políticas que anulan el pensamiento y el discernimiento. Estamos en un Boca-River al que no me sumo". Y concluyó: "No quiero que me obliguen a elegir entre papá y mamá, a quién quiero más. Me parece de un infantilismo sociocultural tremendo".

Comentarios