Ovacion
Sábado 09 de Enero de 2016

“Sentí un cosquilleo antes de la práctica”

La frase pertenece a Iván Furios. El Pelado volvió a vestir la pilcha de Patronato después de casi 20 años. 


Matías Larraule/Ovación
mlarraule@uno.com.ar


Un hijo pródigo de la casa regresó al barrio. Pasaron casi 20 años en pegar la vuelta al pago para calzarse su amada camiseta Rojinegra. Más allá de esto, siempre estuvo cerca. Iván Furios no dejó escapar la oportunidad de sentarse en la platea del estadio Grella para alentar a su amado Patronato. 
Ayer, el Pelado volvió a lucir la ropa que más le gusta. En su pecho observó el escudo del club que lo formó como deportista. Por eso no fue un día más en la carrera del experimentado marcador central que se sumó a los trabajos de pretemporada que llevó adelante el Santo en el predio La Capillita. 
“Tenía mucha ansiedad”, confesó en diálogo a Ovación. “Sentí un cosquilleo cuando llegaba al entrenamiento de volver a vivir y jugar en esta cancha que antes era solamente dos arcos, de ver cómo el club ha crecido. Es inevitable pensar cuando era chico, me divertía acá y me formé como persona, como jugador. Es donde me inicié y me inculcaron todo para empezar a encaminar mi carrera. Eso sin dudas que es raro, pero lindo a la vez”, añadió.
—¿Ahora también te divertís?
—Cuando entrás a una cancha es difícil decir que te divertís. Es responsabilidad vestir una camiseta de fútbol y más estando en Patronato. No lo tomo como una presión. Sin dudas que lo disfruto y estoy muy contento. Ya se me pasó el furor y la alegría de haber arreglado acá. Ahora es pensar en entrenar, en la competencia sana, hacer compañerismo, un buen grupo que es lo que nos va a dar y apuntar al objetivo que es dejar a Patronato en Primera. 
—Tuviste la capacidad de conquistar al hincha de los clubes adonde jugaste. El simpatizante de Patronato se ilusionó con vos. 
—Hay muchos chicos que no saben que jugué con esta camiseta, que comencé a vivir esta etapa linda de Patronato, pero debuté muy joven en aquel torneo del interior. Por eso digo que el club creció un montón. Acá hay jugadores que han logrado cosas increíbles y lo que llegamos es acoplarnos a ellos en el buen trabajo que han realizado y cómo han llevado al grupo. Nosotros tenemos que empujar y apoyar a esos líderes que hay en el plantel
—Pasaron casi 20 años desde que te fuiste. ¿Pensaste que iba a pasar tanto tiempo para el regreso?
—Siempre me preguntaban los familiares cuándo iba a venir a Patronato. Siempre me ofrecía, pero no depende de uno. Con ese criterio me iría a jugar a cualquier club. No depende de uno, sino del momento, que el técnico necesite un jugador así. Se dio ahora. Este era el momento. Por algo pasan las cosas. Por algo no se dieron los años anteriores que me he ofrecido. Estoy contento de que cuenten conmigo este año. 
—Valió la pena la espera. El equipo está en Primera División. 
—Si bien hoy me encuentro con el club en Primera División es un sueño para el hincha, la gente de acá ver equipos de primera y para mí también. Me pone recontento. Este grupo tiene que cuidarlo dentro de la cancha
—¿Cómo viviste el ascenso desde el lado del hincha?
—Estaba en Bahía Blanca. Fue emocionante de cómo se sufrió. Parece que hay que sufrir para disfrutar el doble. Lo viví con mucha alegría por mucha gente amiga que tengo en el plantel. Por la ciudad, por los hinchas que van a todos lados, que sufren. Me pone contento como hincha que el club haya crecido como creció. Uno que vivió otra etapa ve que hoy Patronato está preparado para estar en Primera. 
—¿Pensaste que con el ascenso estaba la oportunidad de regresar o la prioridad la tenía Olimpo?
—Olimpo fue un club con el que me identifiqué mucho, pero estaba a los tirones. La idea era seguir, Osella (el entrenador) quería que siguiera, lo mismo el presidente, pero salió esta propuesta, en poco tiempo nos pusimos de acuerdo y no hubo ningún tire y aflore. Cuando hay buena predisposición de las dos partes las cosas se llegan a un arreglo enseguida. 
—No te estoy retirando, pero de acá no te mudas... 
—Siempre miro más allá. Me siento bien física y mentalmente. En esta profesión uno no sabe el futuro. Voy a disfrutar de estar este año en Patronato, con la familia, con amigos, de volver a vestir esta camiseta. Es raro ponerte la ropa de entrenamiento y ver el escudo de Patronato. Está bueno.  
—Si te generó un cosquilleo venir a entrenar no quiero imaginar las sensaciones previas al debut. 
—Ojalá se vaya apagando. Aunque eso es lindo. Pero si esa sensación no la tuviera y con la edad que tengo la sigo viviendo, sigo teniendo el nerviosismo previo a un entrenamiento como pasó hoy (por ayer). Ingresé despacio con el auto, mirando, bajándome tranquilo. Lo disfruté y muchos amigos que han jugado conmigo en mi categoría que hoy son hinchas se pusieron muy contentos porque saben que uno salió de acá. No todos tenemos el privilegio de volver al club de donde salimos. Eso se valora un montón.

Orfano se va a La Crema
La ilusión de contar con Esteban Orfano en el Torneo de Primera División se esfumó ayer en barrio Villa Sarmiento. Las negociaciones no llegaron a buen puerto y el mediocampista será una de las bajas que tendrá Patronato en el primer semestre del año. 
El jugador, cuyo pase pertenece a Boca Juniors, será refuerzo de Atlético Rafaela en el torneo de transición. De esa manera, Teby enfrentará al Rojinegro en dos ocasiones en el próximo certamen, dado que la Crema será el clásico que tendrá el elenco paranaense. 
Por otro lado, la dirigencia del Santo esperaba, al cierre de esta edición, la llegada de Fernando Telechea. De esta manera, el exdelantero de Ramón Santamarina de Tandil se transformará en la sexta incorporación del elenco dirigido por Darío Forestello.

Comentarios