Narcotráfico
Miércoles 10 de Agosto de 2016

Sentenciado por fabricar cocaína dijo que su foto en una fiesta "es vieja"

La Fiscalía pidió revocar la prisión domiciliaria a Alfredo Wagner por varios incumplimientos. El hombre de 71 años asegura que no sale de su casa de Urdinarrain

Nadie sabe si el gesto sonriente en el rostro de Alfredo Wagner es una expresión natural e involuntaria, o si se condice con la actitud que aparentemente tuvo para con la Justicia. El hombre de 71 años fue condenado a principios de julio por tener en su vivienda elementos para la fabricación de cocaína. Le impusieron la pena de cuatro años y medio de prisión, pero por su edad la cumple bajo arresto domiciliario en su vivienda de Urdinarrain. Dos semanas después de aquel juicio, fue allanado nuevamente en otra causa por narcotráfico que se investiga en el Juzgado Federal de Concepción del Uruguay y le secuestraron algunas evidencias. Y un par de días después se difundió una foto en la que Wagner aparece en una fiesta que se llevó a cabo en un club de la localidad de Santa Anita. Tras el escándalo, ayer se realizó la audiencia en el Tribunal Oral Federal de Paraná para analizar su situación.

En primer lugar se leyó un informe del Servicio Penitenciario que dice que el lunes la Policía de Urdinarrain fue a buscar a Wagner a su casa para notificarlo de que lo tenían que trasladar el martes a Paraná. Sin embargo nadie los atendió en reiteradas oportunidades, hasta las 19.30 del lunes.

Luego se le concedió la palabra a Wagner, quien dijo: "Con respecto a lo de ayer (por el lunes), puedo haber estado en le galpón en el fondo del terreno, buscando agua en el tanque, porque no me moví en ningún momento. Y si no, me había dormido con la televisión prendida, porque en una oportunidad me pareció que habían golpeado, fui a la puerta y no había nadie, y bueno...".

Acerca de la foto de la discordia, aseguró: "Aparentemente es de 2013 o de 2014, porque ese día estuvo en el predio un señor Fantín, que alquiló una parte de un galpón, se trasladó con la metalúrgica y estaba acomodando las cosas. Y yo lavé ropa y la colgué al fondo y él estaba ahí dándole de comer a los perros que llevó. No es de la actualidad la foto, por la ropa que tengo puesta, esa ropa ya no la tengo más porque cuando me detuvieron en octubre de 2014 ahí me robaron todo, no quedó nada en la casa".

A su turno, el fiscal general José Ignacio Candioti aclaró, inicialmente, que no se opone al instituto de la prisión domiciliaria, de hecho en el juicio a Wagner aceptó tal condición para el cumplimiento de la pena por el solo hecho de ser mayor de 70 años. Pero consideró: "Se le dio la confianza a Wagner y la violó absolutamente a los pocos días, está acreditado que estuvo en esa fiesta, en ese lugar, su accionar demuestra un desprecio a las normas. Tenía obligaciones y no las cumplió, se burló de las autoridades, lo condenaron por un delito muy grave, el tribunal sostuvo que en el lugar funcionaba una cocina de cocaína, incluso el señor se encargaba de secar la sustancia. Gozaba de ese beneficio y no lo cuidó, concurrió a esa fiesta. No solo eso, sino que ahora hoy llega la comunicación de Alejandro Mondragón (director de la Unidad Penal II) de que para notificarlo de esta audiencia no lo pudieron ubicar en su domicilio en reiteradas oportunidades, hasta las 19.30".

Además explicó cómo surgió la prueba de la foto: "Una ciudadana indignada que había leído por los medios que Wagner había sido condenado por una cocina de cocaína, leyó que a los pocos días de haber sido condenado fue tapa de Diario UNO porque había sido involucrado en otro procedimiento, y lo ve después en la calle. Lógicamente se sintió indignada, le sacó la foto y la mandó a un periodista (del sitio Día 1 Noticias), que la publica".

Pero hay más en el legajo: "A su vez, hay otro informe de julio de la Policía que dice que estaban haciendo seguimiento, y no solamente Wagner no estaba en su domicilio sino que tenía la constancia de que viajaba a ciudades vecinas, iba a Basavilbaso, a Concepción del Uruguay, y a otras ciudades", contó Candioti, y concluyó: "Hay múltiples razones para que se revoque el beneficio, el señor debe cumplir la sanción en la unidad penal por el grave delito que cometió".

Por último, el defensor oficial Mario Franchi planteó, en primer lugar sobre la fotografía: "Las explicaciones de mi defendido son más que suficientes, se le pide una prueba negativa de que no estuvo en ese lugar y esto no es posible, ha explicado que por la ropa que tenía no puede ser una foto actual".

Además, dijo: "Quisiera señalar lo siguiente: en primer lugar hay una nota en un diario que tiene algunas inexactitudes, pero básicamente me voy a referir a un informe de quien presenta esta fotografía. Dice que fue una foto que una señora le hizo llegar al celular de un familiar que tiene en Maciá, y este se la hizo llegar a él. La verdad que no sabemos quién es esta señora, ni el familiar, no queremos saber la identidad por una cuestión de curiosidad sino para saber si realmente esta señora dijo eso, porque es un dicho de tercera fuente".

Por otro lado, se refirió a "la supuesta no localización", sobre lo cual dijo: "La explicación que da mi defendido ha sucedido en otros casos. La Policía, y en general las fuerzas de seguridad sobre las notificaciones han hecho informes que más de una vez este tribunal comprobó que se apartan de la realidad. Se podría decir que es posible que la Policía haya ido de un modo somero al golpear la puerta sin ver las otras dependencias, y además hay antecedentes recientes".
En este sentido, concluyó que revocar la prisión domiciliaria "requiere de la acreditación con un grado de certeza como siempre lo requiere una resolución judicial de este tipo"
.

Comentarios