Corrupción
Martes 16 de Agosto de 2016

Sentencia judicial confirma las sospechas de corrupción policial

El Tribunal Federal detalló los puntos oscuros en la condena por venta de cocaína en Concordia

Luego del escándalo que suscitaron declaraciones en el juicio a una banda que vendía cocaína en Concordia, el Tribunal Oral Federal de Paraná dictó la sentencia en la que confirma que una pericia telefónica "puso al descubierto un episodio de presunta corrupción policial". A su vez, señaló que el gendarme Carlos Acosta (quien dirigió la investigación y hoy está preso por asociación ilícita vinculada al narcotráfico) habría encubierto al proveedor de la banda, así como al policía señalado por extorsionar y recibir dinero proveniente de la venta al narcomenudeo.
Como informó UNO semanas atrás, la organización encabezada por Norma la Peti Cabrera, su hijo José María Rey, Natalia Bonasola y Silvio Blanco, fueron condenados a prisión por la venta de cocaína en el humilde barrio San Jorge de Concordia. En el juicio, una de las acusadas declaró como arrepentida y señaló que un policía que custodiaba el jardín Frutillitas de la esquina de su casa, le exigía que no se retire del negocio y cobraba dinero para brindarle protección y tributar a sus superiores. Además, fue llamativa la declaración como testigo del gendarme Acosta, quien no pudo explicar por qué la investigación no se profundizó para llegar a los eslabones superiores de la cadena narco.
En la sentencia, los jueces Noemí Berros, Roberto López Arango y Lilia Carnero sostuvieron: "No puede soslayarse considerar –sin conmover el estado de inocencia que lo asiste en la causa que lo involucra- que Acosta está procesado y en prisión preventiva en la UP2, imputado de asociación ilícita por delitos en infracción a la ley 23.737 junto a otros funcionarios policiales. Ello explica –quizás-, como lo sostuvieron algunos defensores que, entre otros aspectos, no haya investigado al proveedor de Buenos Aires (el Gordo) pese a que su teléfono estuvo intervenido".
En este mismo punto el Tribunal remarcó que Acosta "tampoco haya solicitado la intervención telefónica de las líneas que tenía identificadas como pertenecientes a Bonasola, cuya pericia (posterior a su secuestro en el allanamiento) puso al descubierto un episodio de presunta corrupción policial a través del peritado intercambio de mensajes de texto entre Bonasola y un funcionario policial agendado como Tío 4 –que, en principio, según se determinó durante el juicio, sería el funcionario de la PER, Oscar Medrano- en los que este aparecía encubriendo, lucrando y favoreciendo la actividad de venta al menudeo de estupefacientes que la imputada Bonasola reconoció que desarrollaba".
Sobre Medrano, las autoridades policiales confirmaron que cubría la guardia del jardín en el período de los hechos señalados. Además se aportó una foto suya de las redes sociales, y el fiscal general José Ignacio Candioti solicitó que se abra una investigación.

Gendarme complicado
En otro tramo de la sentencia, el TOF le apuntó nuevamente a Acosa, al manifestar que "la tarea investigativa aparece inexplicablemente incompleta y llamativamente sesgada por lo que, en su consecuencia, no cabe duda que sus resultados han sido inferiores a aquéllos que era dable esperar de un actuar probo y diligente de la prevención, sobre todo, luego de tan prolongada labor que, como lo expresó Acosta, le insumió nada menos que tres años". En este sentido, apuntaron tres cuestiones que lo dejan muy mal parado:
1) "No se asumieron tareas destinadas a averiguar quién era el proveedor de Cabrera en Buenos Aires, pese a que se conocía su apodo (Gordo) como el de su pareja (Lili), su teléfono con prefijo 11 terminado en 855 estaba intervenido y sus conversaciones o mensajes de texto con algunos de los imputados (Cabrera y Blanco), claramente indicativos de su rol, están transcriptos e informados. Acosta declaró que no pudieron localizarlo porque se movía mucho (sic)".
2) "Aunque se conocía que Blanco viajaba a Buenos Aires a recibir la mercadería para transportarla luego a Concordia y Acosta declaró que chequeaba con las empresas de transporte esos viajes , no se le hicieron seguimientos en esos viajes para dar con el proveedor de nivel superior con el que se contactaba para las entregas. Las planillas acreditan los 26 viajes que Blanco realizó entre enero y abril de 2014 (casi siete por mes). Acosta, de modo inconsistente e inveraz, explicó al declarar que 'lo vieron una sola vez y no tenía sentido seguirlo y alertar a los otros', aunque también dijo que 'algunas veces se le hicieron seguimientos pero solo en la ciudad'".
3) "No puede soslayarse la también inexplicable y llamativa omisión de Acosta de solicitar la intervención de las líneas celulares que, a partir de las restantes escuchas, tenía identificadas como pertenecientes a Bonasola, sospechados por la pesquisa como los vendedores al menudeo de la sustancia que Cabrera les proveía. Y si califico de ese modo dicha omisión, es precisamente por el contenido de los mensajes de texto que reveló la pericia del celular Nokia que usaba Bonasola, y que puso al descubierto el grave episodio de presunta corrupción policial".

Los mensajes elocuentes de la extorsión policial
En su declaración en calidad de "arrepentida", Natalia Bonasola contó que empezó vendiendo y comprando droga a una persona a escondidas de su marido. Cuando decidió no hacerlo más cayó un policía a su casa que le exigió que siguiera vendiendo. Él le traía las cosas y ella tenía que vender y entregarle el dinero semanalmente, los viernes, y que si no lo hacía la iba a llevar presa. Se trataría de Oscar Medrano. Expresó que le exigía por semana entre 8.000 y 10.000 pesos. Afirmó que no lo dijo antes porque tenía miedo por sus hijos y hoy por hoy quiere la seguridad para sus hijos. Manifestó que con el funcionario policial mantenía contacto por celular y lo tenía agendado como Tío.
En las pericias al celular de Bonasola, se encontraron muchos mensajes con el contacto agendado como Tío 4. Desde este celular hacia el de la mujer, algunos son más que elocuentes:
10/03/14: "Cambian el jefe el miércoles y los sacan a todos los jefes de las divisiones también"
12/03/14: "Se empieza de cero jefe nuevo tarifa nueva, eso seguro".
13/03/14: "Nadie te va a molestar vos lo sabés ya hace dos años y nunca se te molestó".
26/03/14: "Operativo hoy y mañana".
27/03/14: "Me pregunta el jefe si tenés mucha mercadería ahí en tu casa. Si tenés sacá toda, recién me dijo que podían pasar... y que abrás tu kiosco nomás pero que hoy no vendas"
03/04/14: "No quiero que se venda en el mismo lugar más de un mes".
21/04/14: "Sí, está bien, un abogado te va a cobrar 30 mil la presentación, yo te diría que vayas dos días antes y lo arreglés directamente con el juez".
21/04/14: "¿Querés que le diga al Jefe de la Federal que te lo arregle..?"
22/04/14: "Hola buen día. Ahí te averigüé, para retirarte son 80 mil porque es 20 para cada fuerza y ok del juez cuánto quiere, a la tarde se va a saber"
06/05/14: "Mañana operativo de Gendarmería, hay allanamiento en la zona, la clave es Estoy en el Rubro".
Entre los mensajes enviados por Bonasola a Tío 4, se pudo leer:
12/03/14: "Pero escuchame, en menos de 10 días me sacaron 28, no tengo, si quiere ocho le mando que le pago dos semanas y tengo que pagar la semana que viene también para el nuevo jefe"
13/03/14: "Te voy a mandar pero andá averiguame para retirarme porque me cansé que me jodan"
15/03/14: "Arreglalo vos, yo voy a pagar por semana".
03/04/14: "Okey, voy a ver qué puedo hacer, lo que pasa es que no quiero involucrar a ningún familiar mío".
15/05/14: "¿Quién viene a buscar el sobre?"
23/05/14: "Querés que venda en mi kiosko de vuelta, lo que pasa es que ellos se van a parar en la esquina".

Comentarios