Hoy por Hoy
Domingo 02 de Octubre de 2016

Señor inspector, usted también haga la prueba

En cada barrio parece haber uno. Cualquiera que camine por la ciudad y preste atención, puede dar cuanta de una casa destinada para albergar a los viejos. Hay de todo: lugares más o menos cómodos, más o menos limpios, más o menos seguros; también los hay terribles como se conocieron días atrás. Ahora bien, el Ministerio de Salud de la provincia publicó la lista de geriátricos que están habilitados, y por habilitados se entienden un conjunto de aspectos que hacen a las condiciones edilicias, pero también, y sobre todo, a medidas sanitarias correctas y precisas. Pero esta columna está destinada a los inspectores, aquellos encargados de recorrer estos establecimientos para asegurarse que quienes los habitan estén en un espacio que cuenta con las características que la legislación exige, en otras palabras, que no sea trucho.
Hay una prueba simple: se puede buscar en las páginas amarillas de la guía –si no se tiene en versión papel, existe en Internet y está bastante actualizada– todos los geriátricos que se promocionan en Paraná. Ayer, por lo menos, había 14. Pero la lista de los habilitados por el Ministerios de Salud de la provincia, en la capital entrerriana son solo seis. Por lo tanto, ya de entrada hay ocho, muy fáciles de encontrar, que son ilegales. Se informó también que están en condiciones legales de funcionar, en todo Entre Ríos, 15 establecimientos privados y junto a los públicos suman 34. Sin embargo, en la misma guía, se promocionan 48; a simple vista acá también se nota y por lo menos hay 14 que son truchos. Lo bueno es que además de los teléfonos, también publican las direcciones.
¿Qué pasó en todo este tiempo? ¿Quién dejó de controlar, quién no hizo su trabajo? En Paraná, se dijo, hay por lo menos 60 establecimientos con estas características. Se tuvieron que conocer las condiciones del paupérrimo e injustificable Hogar San Marcos, para advertir el negocio ilegal de estas casas oscuras y tristes.
De todos modos, acá ya hay una punta, quizás algún inspector pueda cruzar los datos, ir de visita a esas direcciones que no coinciden con las habilitadas y ver qué pasa.

Comentarios