Espectaculos
Miércoles 04 de Noviembre de 2015

Según su asesor espiritual, Matías Alé "luchó contra el Diablo en una casa que está embrujada"

El padre Manuel Acuña fue quien lo acompañó en la ambulancia. "Cuando gritó el Padrenuestro, lo hizo para liberarse de algo", aseguró el pastor.

Sugúl el pastor Manuel Acuña quien acompañó a MAtías Alé en la ambulancia: "Cuando gritó el Padrenuestro, lo hizo para liberarse de algo".
En diálogo con La Red, el religioso señaló: "Lo que yo puedo decir es sobre lo que me dijo su señora: no hubo violencia, lo que sí hubo una especie sensación de amenaza por la que él intentó defender a su esposa y su suegra de algo peligroso".


"El gritaba nadie las va a tocar, nadie las va lastimar", agregó y explicó: "Cuando gritó el Padre nuestro lo hizo para liberarse de algo. No creo que haya pasado por posesión, sino sanidad generacional, que libere o desate algún mal que tenga. Porque el campo de batalla del diablo es la mente y psiquis. Libró una batalla contra algo amenazante que agredía a su esposa y la madre de ella"."La casa se encuentra embrujada y él gritaba y las cuidaba tratando de que nada las abordara y protegerlas", aseguró.
Mientras que descartó que se trate de una secta lo que lo llevó a tomar una postura mística: "No estoy de acuerdo con lo de la secta, no hay grupo, ni nada. Estamos ante un hombre con sensibilidad espiritual que va a necesitar un abordaje terapéutico desde lo espiritual, porque el alma no se cura con pastillas".
El Padre confirmó que tanto Alé como María del Mar habían hablado de que el departamento estaba embrujado: "La casa se encuentra embrujada y él gritaba y las cuidaba tratando de que nada las abordara y protegerlas, pero no está poseído porque si no no habría rezado el Padre Nuestro".

Comentarios