La Provincia
Jueves 15 de Enero de 2015

Se venden más cinturones de seguridad para perros viajeros

Aunque su uso no es obligatorio en mascotas, cada vez son más las familias que eligen llevar  a sus perros de vacaciones de manera confiable. Cómo habituar al can para que se acostumbre

Los cinturones de seguridad para que los perros viajen con alguna protección dentro de un vehículo se hicieron populares hace poco, a pesar de que hace una década que se fabrican en el país.


Los profesionales comenzaron a recomendarlos, luego de que en las redes sociales se viralizó una foto de una familia paranaense que transportaba a su mascota en un trailer-jaula pegado al paragolpes. El perro iba expuesto al calor y a los gases del caño de escape.

 

Tras el repudio de la opinión pública, se instaló el debate sobre cuál es la mejor manera de transportar a los animales, sobre todo en esta época, en que muchos eligen llevarlos cuando se van de vacaciones.

 

“Que los perros tengan que utilizar el cinturón cuando van dentro de un auto no es una obligación, ya que no está contemplado en la Ley Nacional de Tránsito Nº 24.449, que alude solamente a la seguridad de las personas”, aclaró a UNO el comisario Ángel Pasutti, jefe de la división Operaciones Viales de la Policía de Entre Ríos, quien a la vez explicó: “Sí se infringe esta normativa al llevar a los animales en la parte trasera exterior del rodado, porque se establece que no puede haber ningún elemento que sobresalga de la parte trasera ni del frente del vehículo”.

 

En los controles viales se verifica este tema. Sin embargo, aunque no sea causa de multa el no uso de cinturón en los perros, tal como sucede con las personas, cada vez son más los propietarios que priorizan el bienstar y la seguridad y procuran comprar uno para poder viajar con su mascota.

 

En este marco, el veterinario Santiago González comentó a UNO que “las ventas se incrementaron este último tiempo y lo compran sobre todo las familias que se van de vacaciones a Córdoba, ya que aparentemente allá los controles son bastantes estrictos y se verifica en qué estado viaja la mascota”.

 

En cuanto a sus beneficios, el profesional señaló: “En cualquier accidente, el perrito que viaja sin protección puede salir proyectado y sufrir graves lesiones. Además, si va suelto dentro de la cabina puede ponerse nervioso y al movilizarse es posible que moleste o distraiga a quien está manejando y producir sin querer algún incidente”.

 

Adaptación

 

Quienes tienen mascotas saben que deben acostumbrarlas ante algún cambio de hábito. Si se adquiere un cinturón de seguridad para perros se le debe dar algunos paseos previos antes de emprender un viaje. “Mientras antes se haga la habituación, mejor es. Si es cachorro, hay que adaptarlo en los primeros cuatro meses de vida, que es el período donde es más fácil acostumbrarlo a cualquier tipo de experiencia sin que sea estresante, sobre todo en lo que se relaciona a los viajes en auto para evitar los mareos. En la consulta con el veterinario se pueden ir hablando esas cuestiones, pero lo ideal es que se pueda ir acostumbrando a los perros de chiquitos y no tengamos problemas cuando llegan a adultos”, explicó.

 

En referencia a si es mejor llevar a las mascotas con el cinturón o dentro de una jaula especial para perros y gatos, denominada carro ken, González recalcó: “Cualquiera de las dos formas es segura y hay que optar por aquella con la que el animal se habitúe mejor. Lo indicado es ubicarlas en el asiento trasero. Tienen que ir debidamente sujetas con su arnés o el sistema de retención correspondiente, y si se las lleva en la jaula, esta también tiene que ir amarrada a algo para que no vaya a desplazarse ante una frenada o algún movimiento brusco”, puntualizó.

 

 

Precios

 

Los valores varían según el tipo de cinturón. González indicó que “el más básico cuesta alrededor de 130 pesos, los arneses más elaboramdos y más cómodos valen entre 200 y 280, y los que son para perros más grandes están cerca de 300”.

 

En cuanto a la jaula para perros y gatos o carro ken, el precio arranca en 800 pesos.

 

 

El invento

 


Quien desarrolló el cinturón de seguridad para perros fue el diseñador Pedro Senar, quien integra una pequeña empresa familiar en Buenos Aires que fabrica y vende fundas para autos.

 

En este contexto crearon este producto en 2005, que se impuso lentamente entre los propietarios de mascotas.

 

En un principio la demanda fue escasa, hasta que se estableció el uso obligatorio del cinturón y las radios y canales de televisión nacionales los entrevistaron. Cuando vieron en la vidriera un cartel ofreciendo los cinturones para perros, la novedad se impuso y a partir de ahí las ventas despegaron, según relataron los inventores de este elemento, cuyo uso ya se está volviendo un hábito.

 

 


Recomendaciones a tener en cuenta al llevar a la mascota

 

Las posibilidades de llevar a las mascotas de vacaciones se va extediendo cada vez más. “Incluso hay comedores en Brasil donde se puede ir con el perro”, recordó como anécdota el comisario Ángel Passutti, de Operaciones Viales de la Policía de Entre Ríos.

 

Al partir hacia otra provincia o hacia otro país, hay que tener en cuenta que se deben llevar los certificados de vacunas correspondientes, y según explicó el veterinario Santiago González, también hay lugares que exigen un certificado de buena salud, que lo debe expedir el profesional que habitualmente atiende al perro.

 

González opinó que “lo ideal es que se pueda viajar con la mascota, aunque no siempre se puede y en esos casos hay que buscar una alternativa para el tiempo en que estén ausentes sus dueños”.

 

Si el perro no puede acompañar a los propietarios en un viaje de varios días, sostuvo que lo mejor es dejarlo en una guardería, pero siempre y cuando haya sido adaptado de chachorro a este tipo de ambientes y sea un perro sociable que puede compartir sus pares.

 

“Si al perro se lo acostumbró a quedarse solo, que es lo aconsejable para evitar posteriores problemas de ansiedad o de miedos, se le puede pedir a un amigo o un familiar que le dé de comer y lo lleve a pasear, porque necesita hacer ejercicio. Otra opción es que el animal se puede quedar en la casa del familiar”, indicó por último.

 

 

Comentarios