La Provincia
Miércoles 17 de Junio de 2015

Se postergó la indagatoria a imputado en la causa por sedición en Concordia

La ampliación de la declaración indagatoria al imputado Daniel Chávez se postergó hasta este jueves por complicaciones horarias en la audiencia, en la que sólo se pudo tomar la testimonial a Carlos Medina, el primer abogado que asesoró a los policías insurrectos durante la revuelta de diciembre de 2013.

Chávez, el primero de una serie de tres imputados que expondrán su versión de los hechos ante el Tribunal en estos días, tendrá que esperar hasta mañana para declarar ante el Tribunal, luego de que éste decidiera, sobre las 11, levantar la sesión que había comenzado a las 9:30, como hora y media de retraso.

La postergación y el levantamiento de la sesión se debió a que uno de los jueces que integran el Tribunal, el Dr. Perroud, debía actuar como juez de garantías en audiencias de libertad condicional de otras causas que se tramitan en paralelo, por lo que el cuerpo iba a quedar sin uno de sus miembros.

El Tribunal sólo pudo escuchar esta mañana el testimonio del abogado y docente Carlos Medina, expresidente de la comisión de amigos de la Comisaría del Barrio La Bianca, quien ofició en la jornada del lunes 9 de diciembre de 2013 como asesor de los policías que habían tomado la Jefatura Departamental la noche anterior y que pretendían discutir mejoras salariales y en las condiciones de trabajo.

En su declaración ante el Tribunal, el letrado mencionó que se enteró de lo que acontecía  recién el lunes a la mañana, luego de pasar frente a Jefatura y encontrar gente afuera. No se percató de los saqueos en el Carrefour, a pesar de que pasó frente a él al viajar hacia el centro de Concordia, y sólo le extrañó los daños que tenía una tienda de Avenida Las Heras. Llegó a afirmar que la situación de la ciudad le pareció rara aquella mañana porque “encontró mucho lugar para estacionar”.

Luego, hizo un pormenorizado relato de los acontecimientos en los que participó durante toda la tarde y noche, en los que estuvo con “los muchachos”, como definió al personal insubordinado, asesorando sobre los lineamientos de la discusión salarial.

Dijo que durante las conversaciones que se mantuvieron en la sede de Cafesg en calle Cadario, vio al gobernador Sergio Urribarri “preocupado”. Incluso recordó que el mandatario provincial les dijo a los policías que habían ido a dialogar con él: “La situación es crítica muchachos, reflexionen”. También mencionó que observó grupos distintos y posiciones encontradas dentro de los policías que protestaban y opinó que, en definitiva, no sabían qué pedir a las autoridades en lo referente al incremento salarial. Además, expresó que uno de los imputados, el cabo Juan Manuel Rosas, se sentó en la negociación junto al gobernador Urribarri portando su arma reglamentaria, aunque mencionó que no realizó alarde de ella. “El clima era tenso”, describió.

Asimismo, reconoció que el acuerdo firmado en la noche del lunes, que permitió el levantamiento de la protesta y devolver la seguridad ciudadana a Concordia, “no tenía los requisitos formales” que le dieran validez, aunque los tres que, dijo, redactaron el acta eran abogados: él, el senador Enrique Cresto y el viceintendente Alejandro Casañas.

APFDigital

Comentarios