Ovacion
Miércoles 12 de Agosto de 2015

Se llevó un partidazo que puede ser bisagra

Patronato le ganó 2-1 a Los Andes en una verdadera batalla. Bértoli de penal y Jara, los goles del puntero.  

Mauro Meyer / Ovación
mmeyer@uno.com.ar


Sin dudas que Patronato es el gran candidato al ascenso. Y después del triunfo de anoche esa condición le queda como anillo al dedo. Es que el equipo paranaense sacó adelante una verdadera final ante un Los Andes que le jugó de igual a igual y que estuvo cerca de llevarse un punto. Finalmente fue 2 a 1 la victoria para el Rojinegro, en el marco de la 28ª fecha de la B Nacional, resultado que le permite seguir en lo más alto de las posiciones y ahora con una ventaja de seis puntos sobre su inmediato perseguidor.

De ida y vuelta fueron los primeros minutos del partido en el Grella. Con un visitante que sorprendió en un tiro libre y con un Patronato que arrimó con un remate de Matías Garrido. El sector del mediocampo fue una zona de transición ya que en un par de toques ambos equipos se encontraban a pocos metros del arco. El partido no tenía respiro y por eso Matías Quiroga tuvo la apertura del marcador primero con un remate desde una posición incómoda y después con un cabezazo de pique al piso que se fue por arriba. En Los Andes el trabajo de Fernando Lorefice comenzó a ser importante, por lo que el Milrrayitas comenzó a ganar la batalla del mediocampo.

Sobre los 20’ llegó la más clara del Rojinegro. Un centro de Geminiani encontró llamativamente solo a Matías Quiroga, que sacó un cabezazo que Gagliardo sacó con esfuerzo. El rebote le quedó otra vez al Flaco, que no pudo definir con un remate que controló sin problemas el uno visitante. En la mitad del período inicial ambos equipos aflojaron el ritmo. El equipo de Iván Delfino abusó de los pelotazos desde el fondo, muchas veces improductivos. 

Al Santo le quedó más cómodo el contragolpe como arma de ataque, teniendo en cuenta que Los Andes no vino a refugiarse al Grella. Por eso, con espacios, Garrido por izquierda y Orfano por derecha hicieron un buen negocio. Y cuando había precisión, el arco visitante pasaba zozobras. Por eso, sobre los 36’ y en otro contragolpe, Jara habilitó a Orfano y el Enano sacó un fuerte remate que en el primer palo desvió Gagliardo al córner. De ese tiro de esquina llegó la primer polémica del primer tiempo. Marcos Quiroga cabeceó el envío de Orfano y la pelota se detuvo en la mano de Barreiro. Para todos fue penal, menos para Pompei. Aunque un par de minutos después, el juez no dudó cuando Walter García agarró al Flaco y señaló la pena máxima. Con un fuerte remate que rozó el travesaño, Sebastián Bértoli decretó el 1 a 0 para abrir un partido durísimo. Quizás fue el equipo de Fabián Nardoza el que tuvo más la pelota, pero fue Patronato el que tuvo las situaciones más claras.

No hubo tiempo para la reacción del Milrrayitas en el complemento, porque antes que se cumpla el minuto de juego, Diego Jara tomó un rebote a la salida de la defensa visitante, encaró hacia el arco y con un fuerte remate de derecha dejó sin reacción a Gagliardo. El gol en el cierre del período inicial y la conquista del concordiense en el amanecer del segundo tiempo fueron dos golpes letales para Los Andes.

La visita se fue a la carga barracas para buscar el descuento, por eso apareció Walter García en ataque. El defensor sacó un fuerte remate que Bértoli mandó al córner con esfuerzo. Movió el banco Nardoza y el ingreso de Diego Galeano fue por demás de productivo. El delantero sacudió la modorra de la ofensiva visitante y en un desborde le ganó las espaldas a Geminiani, lanzó un centro que encontró a Juan Olivares solo para fusilar a Bértoli y establecer el descuento.

Otra vez el partido se hizo golpe por golpe. Galeano tuvo el empate con un envío esquinado que despejó San Sebastián. Enfrente, Jara tuvo el tercero cuando dejó en el camino a Gagliardo, pero su disparo fue sacado en la línea por un defensor del rival. Que el partido fuera vertiginoso no favoreció al Santo, que por momentos se vio desbordado ante la invasión de hombres de ataque que metió Nardoza. De contra, como en casi todo el partido, el Rojinegro estuvo cerca de liquidar el pleito pero el remate de Marcos Quiroga fue desviado por Gagliardo.

En los últimos minutos, a Patronato no le quedó otra que implementar el operativo aguante, más allá de los riesgos que esto implicaba ante un rival que atacó de manera criteriosa. Estuvo muy cerca Leo Acosta, pero definió mal desde una posición cerrada. Los 5’ de descuento fueron no aptos para cardíacos. Los Andes fue a matar o morir. Y el Rojinegro se replegó y sacó adelante un triunfo de esos que lo marcan como firme candidato al ascenso.

Las claves 

Se acomodó. Patronato supo acomodarse al partido y entendió cuál era la mejor forma de lastimar a un rival que le jugó de igual a igual. Por eso, muchas veces arrimó peligro a través del contragolpe.

En lo anímico. Patronato golpeó a Los Andes en dos momentos claves del partido. Uno fue al finalizar la primera etapa y el otro ni bien arrancó el complemento. A esto lo sufrió el equipo visitante.

Fue clave. Sebastián Bértoli nada tuvo que hacer en el descuento de Los Andes. Después, el uno de Patronato fue clave con un par de intervenciones para evitar que el equipo visitante llegara al empate.

 

Comentarios