Ovacion
Martes 28 de Abril de 2015

Se está transformando en una Santa costumbre

Carlos Quintana anotó su tercer tanto y alcanzó a Jara en la tabla de artilleros. “Lo importante es que sirve para ganar”, manifestó.

Matías Larraule / mlarraule@uno.com.ar

El clima era hostil en diciembre de 2014. El hincha había ido a la cancha para descargar su bronca. La frustración era enorme. La herida por no haber capitalizado la inmejorable chance de ascender era muy profunda. Carlos Quintana había sido uno de los blancos de los insultos. Analizó armar sus bolsos y buscar nuevos horizontes. Recibió ofertas para emigrar. Finalmente respetó su contrato. Tuvo revancha.

Dejó atrás los insultos. El domingo fue uno de los más aplaudidos por el Pueblo Rojinegro. Neutralizó a Javier Rossi, el centroatacante que presentó Villa Dálmine en la Comarca Rojinegra, y a quien vistiera de blanco y violeta. El ex-Douglas Haig cumplió con creces su primer mandato: defender. A esto lo potenció con otra faceta: el gol.

Le ganó el salto a Matías Valdez para decretar la victoria Santa y para prolongar su romance con el grito sagrado. Lleva tres conquistas y alcanzó a Diego Jara en la tabla de goleadores del elenco paranaense en la presente temporada.

“Estoy muy feliz porque me está tocando hacer goles muy seguido. Lo importante es que sirve para ganar, eso es lo que más rescato. Después uno siempre quiere que el equipo gane, no importa quién haga el gol”, remarcó Quintana, en diálogo con Ovación.

 Virtudes. La paciencia es una de las principales virtudes de uno de los líderes que tiene la temporada 2015. “Sabíamos que necesitábamos ganar para seguir arriba. Teníamos la presión extra porque no podíamos equivocarnos. Por suerte el análisis que hicimos del rival fue bueno, porque sabíamos que nos iba a costar hacerle el gol. Es un equipo muy ordenado, pero tuvimos paciencia. A lo largo del torneo nos tocó ser pacientes y ayer (por el domingo) pudimos hacer los goles en los momentos justos”, valorizó.

La importancia de la victoria quedó expresada en el festejo final. Los 18 jugadores que firmaron planillas finalizaron mezclados en un abrazo cerca del círculo central. “Eso también marca lo unido que está el grupo”, aseveró Quintana. “Eso se ve reflejado dentro de la cancha. Sabíamos que era un partido importante ante un rival difícil. Por suerte lo pudimos sacar adelante”, agradeció.

Otra virtud que viene mostrando el elenco dirigido por Iván Delfino es la simpleza. Ante Villa Dálmine resolvió con suma facilidad un trámite que comenzó con dificultades. “Cada uno sabe lo que tiene que hacer dentro de la cancha. Quienes entran están a la altura de las circunstancias. Eso demuestra que el equipo está bien, tiene los objetivos claros. Lo importante es que sacamos la tercera victoria consecutiva y sin goles en contra”, recordó.

Si bien hay individualidades que sobresalen sobre el resto, el funcionamiento colectivo es lo que le permitió ubicarse en la cima de las posiciones. “Patronato es un equipo muy sólido. Es un equipo donde hay un nivel muy parejo. Todos corremos igual, todos jugamos de la misma forma y eso es lo más rescatable: ser un equipo dentro de la cancha”.

Ilusionados. La próxima fecha reunirá a los líderes del certamen. El Rojinegro visitará a Atlético Tucumán en el Jardín de la República. Será el encuentro de la jornada.

“Vamos a jugar en una cancha muy difícil. Atlético Tucumán lleva mucha gente, es un rival que juega muy bien. Nosotros tenemos lo nuestro, tenemos mucha ambición. Vamos a ir a buscar los tres puntos con nuestras armas. Haciendo el juego que venimos haciendo y sabiendo que va a ser un partido lindo, pero que no define nada. Esto es muy largo  y vamos a tratar de obtener el mejor resultado posible”, apuntó.

La victoria que celebró Patronato ante Ferro en el barrio de Caballito, le devolvió la confianza a un equipo que no podía demostrar fuera de su casa todo lo que había plasmado ante su gente. Quintana priorizó mirar hacia adelante. “Eso es tiempo pasado, ya lo superamos”, aseguró. “Tenemos un lindo desafío en una cancha muy dura con un rival directo. Estamos tranquilos, con muchas ganas de jugar y muy confiados en poder sacar un buen resultado. Tal vez ellos tengan un poco más de presión porque serán locales. Vamos a ir muy entusiasmados y confiados en traernos los tres puntos”, se ilusionó.

Autóctono

Formación local. Patronato presentó el domingo a 10 de los 18 jugadores que se formaron en el fútbol paranaense. Sebastián Bértoli, Lautaro Geminiani, Walter Andrade y Lucas Márquez comenzaron el encuentro. Tomás Spinelli, Lautaro Comas y Alejandro Almada ingresaron en el complemento. Marcos Minetti, Leonardo Acosta y Sergio Chitero también firmaron planilla.

Programación
Jueves
19 (TV): Ferro-Douglas (N. Lamolina)
Sábado
14 (TV): LosAndes-Unión (A. Penel)
15: Brown-Juventud Unida (Y. Posse)
15.30 Boca-Sp Belgrano (P. Argañaraz)
16: Gimnasia (M)-Estudiantes (A. Suárez)
16.10 (TV); Paraná-Chacarita (L. Álvarez)
18.30 (TV): Dálmine-All Boys (P. Díaz)
20: C.Córdoba-Gimnasia (J) (B. Bocca)
20: Instituto-I. Rivadavia (R. López)
20.30: Santamarina-Guaraní
(F. Espinoza)
21 (TV): Atl. Tucumán-Patronato
(Juan P. Pompei)




Candidato y maduro

Tucumán.— “El equipo tuvo mucha madurez, nunca nos desesperamos”. La frase pertenece a Franco Sbuttoni, el goleador de Atlético Tucumán en la victoria ante Juventud Unida.

“Tenemos que seguir ‘laburando’ con humildad, ir despacio, no le podemos errar al camino si queremos conseguir algo importante”, apuntó Sbuttoni, para quien el 1-0 en suelo entrerriano se debió al esfuerzo de los 18 que viajaron y también de los que se quedaron en Tucumán.

Esa humildad que se traduce en trabajo y más trabajo durante la semana dio sus frutos. Tanto porque el triunfo llegó por vía de una pelota parada. “Fue una jugada preparada, por ahí cambian los jugadores, pero es importante porque siempre en la segunda pelota se saca ventaja, el rival se puede confundir”, argumentó Sbuttoni.

Comentarios