Ovacion
Martes 04 de Agosto de 2015

Se disfrazó de mendigo y deleitó a todos con su magia

Cristiano Ronaldo hizo malabarismos con la redonda en una plaza de Madrid, despertó la curiosidad de los transeúntes y se dio el gusto de ganarse la jornada pidiéndole colaboración a los caminantes.

Nadie podía imaginarse que debajo de esa imagen de mendigo gordo, con barba y bigote, y acompañado de un perro blanco, se encontraría a un reconocido personaje que deleitaría con la magia de sus pies a los transeúntes y turistas que paseaban por la madrileña Plaza del Callao. Jugando a buscar complicidad con algún caminante, diciéndoles piropos a las señoritas y dejándose sacar fotos, el personaje dejó pasar unos minutos y pasó a reacuadar fondos por su espectaculo. Luego, se sentó en un banco junto al perro que lo acompañaba y se comió una manzana.

De repente, y para sorpresa de un niño que lo miraba extasiado, el mendigo comenzó a quitarse el maquillaje y dejó al descubierto su verdadera identidad: era la estrella del Real Madrid Cristiano Ronaldo, que en un gesto que lo enaltece le dio una pelota de regalo. La gente, que antes de desvelar el misterio, lo evitaba, se arremolina ahora alrededor del futbolista portugués para fotografiarse con él.
 

Comentarios