Hoy por Hoy
Jueves 13 de Octubre de 2016

Se desploma el consumo de carnes rojas

El consumo per cápita de carne vacuna quedó en 54,8 kilos anuales, lo que significó un retroceso del 8,7%. En los últimos 12 meses la carne vacuna fue la que más subió de precio, un 44,5%.

El consumo interno absorbió el 90,75% del total de la producción de carne, es decir 1,76 millones de toneladas de res con hueso en los últimos nueve meses. Al contrastar con el mismo lapso de 2015, se observó una caída del 7,8%, la cual explicó la totalidad de la retracción verificada en la producción total de carne vacuna. Las estadísticas forman parte del informe del sector elaborado desde la Cámara de Industria y Comercio de Carnes y Derivados de la República Argentina y del que dio cuenta el sitio de noticias campoenaccion.com.

Entre enero y setiembre la producción de carne vacuna equivalió a 1,94 millones de toneladas, lo cual implicó una retracción del 6,3% anual. La totalidad de la caída se debió al retroceso de la faena. En términos absolutos, la producción cárnica descendió en 130.000 toneladas con relación al período de enero a setiembre de 2015. En el noveno mes del año la carne vacuna mostró un alza mucho más moderada que las carnes porcina y aviar: el 1,2% mensual contra el 6,5% y el 3,3%, respectivamente.

De esta manera, durante setiembre el precio de la carne porcina se encareció un 5,3% con respecto a la carne vacuna y el 3,1% en relación a la carne aviar.

No obstante, de un año a esta parte la carne vacuna fue la que más subió de precio (44,5%), seguida por la carne aviar (39,8%) y más lejos por la carne porcina (30,5%). Los novillitos, las vaquillonas y los terneros registraron aumentos del 1,1%, el 1,0% y el 0,9% promedio mensual, respectivamente, en sus precios. En tanto, los novillos registraron una corrección a la baja de solo el 0,1%.

Al medirlo en dólares estadounidenses, el precio promedio por kilo vivo mostró una suba del 2,0% mensual, llegando a 1,723 dólares por kilo vivo. La suba del precio en pesos fue acompañado parcialmente por el alza de la cotización en pesos del dólar norteamericano, que aumentó un 1,5% entre agosto y setiembre.

Comentarios