Policiales
Jueves 03 de Diciembre de 2015

Se defendió de un ataque del cuñado, lo mató y evitó la cárcel

Un joven de la ciudad de Santa Elena acordó tres años de prisión de ejecución condicional por homicidio en exceso de legítima defensa 

“Estuvo a punto de ser una discusión más”, dijo el abogado defensor Hernán García Guifre, al explicar su conformidad con el acuerdo al que arribó Adrián Oscar Berón con el fiscal Facundo Barbosa. El joven de 21 años no irá preso por haber matado a su cuñado Juan José Chapino, en la vivienda de calle Chacabuco de Santa Elena, porque se pudo determinar que se defendió de una agresión, en la que el muerto también podría haber sido él.

Las peleas eran constantes en la casa, que principalmente protagonizaba Chapino cada vez que se emborrachaba, según lo recabado en la investigación judicial. Pero una noche de abril de 2014 fue la última. El hombre había comenzado una discusión y esta vez fue más allá: agarró una cuchilla muy afilada que tenía y se le fue encima a Berón. El joven, que entonces tenía 19 años, no se dejó atacar así nomás. En el forcejeo logró quitarle el arma blanca al agresor y le devolvió el gesto: la cuchilla ingresó en la zona abdominal de Chapino, quien quedó tendido en medio de un charco de sangre. Cuando llegó la asistencia ya era tarde porque el hombre había fallecido.

La Fiscalía no tardó en determinar que el autor de la puñalada mortal había sido Berón y se dispuso su detención en la Jefatura Departamental La Paz.

Pero los datos recabados en la investigación pudieron ir esclareciendo la secuencia que terminó en el crimen. En especial la declaración testimonial de la hermana de Berón y pareja de Chapino, quien refirió las situaciones de violencia que se vivían y cómo se desencadenó el último ataque. Según el relato de la mujer, quien quedó en el medio de la tragedia, su hermano defendió su vida al quitársela a su pareja.

Berón quedó imputado por el delito de Homicidio simple, que tiene una pena de ocho a 25 años de prisión efectiva, pero antes del juicio, que tenía fecha para ayer, las partes se sentaron a dialogar sobre la pruebas.

El fiscal Barbosa y el imputado Berón, junto a sus abogados defensores García Guifre y Carla Estefanía Raiteri, llegaron al acuerdo de que se trató de un Homicidio en exceso de legítima defensa, el cual contempla una pena mucho menor, y que incluso puede ser cumplida fuera de la cárcel. La sanción acordada fue de tres años de prisión condicional, a la que se le suman las reglas de conducta que deberá cumplir estrictamente. Entre  ellas, la de capacitarse y encontrar un oficio, y la prohibición de acercamiento a los familiares de la víctima.

Ayer este acuerdo se formalizó en una audiencia en la sede del Poder Judicial de Paraná, ante el tribunal de juicios de Paraná, integrado por Miguel Ángel Giorgio -presidente-, Elbio Garzón y Alejandro Grippo.

En esta instancia, el fiscal explicó el desarrollo de la investigación y cómo se llegó al procedimiento abreviado, y el cambio de calificación legal del hecho. Luego el defensor García Guifre expresó: “Estuvo a punto de ser una discusión más de las tantas que hubo en la casa de calle Chacabuco. Lamentablemente la víctima avanzó sobre la integridad física de Berón con intención de darle muerte atacándolo con un cuchillo”. Además, el abogado afirmó que llegaron a la conclusión de que lo acordado “es la solución más beneficiosa para la vida de Berón hacia el futuro”.

Los jueces analizaron los términos del acuerdo, y las pruebas de la causa. Un par de horas después, dictaron la sentencia en la que homologaron el mismo, y condenaron a Berón a la pena mencionada, porque coincidieron que el joven se defendió de una agresión de Chapino, pero que en ese accionar se excedió, en lugar de controlarse y buscar otra salida a la violenta situación. Además, le advirtieron que el no cumplimiento de las reglas podría derivar en la suspensión del beneficio de la libertad.
 

Comentarios