La Provincia
Miércoles 25 de Febrero de 2015

Sacerdote de Paraná lanzó una declaración de sus motivos para seguir siendo cura

El padre Fabián Castro se pronunció por la libertad de elegir el sacerdocio y el celibato en un texto publicado en su blog, tras la renuncia a los hábitos de un compañero. El texto completo.

Luego de que se difundiera la noticia de que el padre Gustavo Mendoza abandonaba los hábitos para formar una familia, el padre Fabián Castro publicó en su blog una especie de declaración sobre sus motivos para seguir siendo sacerdote.

 

En uno de sus párrafos el texto aclara: “Esto no va contra ningún hermano sacerdote que ha dejado el ministerio. Para nada. Quien ha tenido que tomar la decisión de quedarse sabe de los dramas de quién ha tomado la decisión de partir. Algunos de entre ellos eran mis amigos. Yo no soy ni quiero ser juez de ninguno de mis hermanos. Tampoco escribo para que ustedes los juzguen”.

 

Por otra parte le dedicó un párrafos a algunos periodistas: “Les quiero contar algo que ni un periodista resentido con la Iglesia ni otro aliado al poder de turno que le tira los morlacos, les contarán. Simplemente les quiero contar que hoy, libremente, sin coacción de mi Obispo, ni del Papa, ni de Doña María, elijo seguir siendo sacerdote. No porque no crea en el amor o la vida clerical me sea fácil y cómoda. Simplemente elijo seguir siendo sacerdote porque me sé elegido por Dios para una tarea en su Iglesia. A esa elección yo, como muchos otros sacerdotes que no salen ni en diarios o televisiones, le quiero ser fiel”.

 

La carta completa

Les voy a comunicar una noticia muy personal. Lo he pensado mucho y creo que es el momento de hacerles conocer esto que, para algunos será una noticia amarga e inesperada. Pero otros, en cambio, lo verán como la lógica de un hombre que quiere ser en verdad libre. Creo que hoy es el momento propicio en que debo hacerlo. Mi conciencia me lo está pidiendo. Y yo hoy quiero ser fiel a mi conciencia. No puedo seguir luchando contra ella.

 

Señores y señoras: simplemente quiero decirles que quiero seguir ejerciendo el ministerio del sacerdocio en beneficio del Pueblo de Dios porque creo que Jesús me llamó para eso. Y lo quiero seguir haciendo porque soy libre y a mi libertad quiero serle fiel. No se crean que soy un santo o un tipo de otro mundo. Al contrario, soy un pobre gaucho que va arrastrando el carretón de la vida como puede. No soy para nada perfecto, al contrario. Y quienes me conocen un poquito pueden dar fe de esas imperfecciones… y relatarlas (sobre todo los más cercanos que padecen mi carácter).

 

Mis excusas para abandonar

Quiero seguir siendo sacerdote, a pesar de varias cosas que me han tirado atrás muchas veces. Yo también me enamoré alguna vez de una mujer. Pero cuando llegó el momento de elegir entre ella y Jesús (que es a quién le había consagrado mi vida) no dudé. El que no haya dudado no quiere decir que no haya llorado en los rincones con el corazón roto en mil pedazos y una angustia por querer acariciar una piel que no podía ser mía. El tiempo, y sobre todo la distancia, fueron sanando esa parte afectiva de mi corazón. Es que yo no abracé el sacerdocio porque no me gustaran las mujeres o porque no quería formar una familia y tener hijos.

Todo eso lo deseaba, pero lo renuncié por un amor más grande al que quería darle mi vida. En el seminario fue muy fácil tomar la decisión. Con cuatro años de sacerdote tuve que volver a tomar esa decisión… y no fue tan fácil. Pero no me arrepiento ni de la primera ni de la segunda decisión… que en definitiva es la misma: abrazar libremente el celibato.

Pero eso no es todo. Les puedo decir que el ministerio puede enfermar corporalmente. Les podría enumerar los ataques de hígado y gastritis que me dejaron los campamentos y convivencias con jóvenes… También les puedo contar que yo tengo diabetes: junto con el descuido de mi obesidad, comenzó a desatarse con el estrés que me produjo tener que pasar un Instituto Secundario, completo, al turno tarde. Y anduve cuatro años “loco” porque no sabía que la tenía. Hoy unas pastillitas me han serenado… pero la vista y los riñones están resentidos. Y si… podemos tener problemas corporales… pero quién no los tiene. Si hoy me estuviera por ordenar y me advirtieran que en mi futuro se vendrían estos achaques corporales, no lo dudaría un instante… volvería a elegir el sacerdocio.

Durante mis años sacerdotales me ha tocado compartir con párrocos y vicarios muy buenos. También de los otros. He tenido que sobrellevar la soledad de una casa (de varias). Las comunidades en las cuales he ejercido como párroco siempre eran de escasos recursos: en algunas tenía muy poco para comer y en otras tenía que olvidarme de comprarme ropa. Pero no me he quejado: cuando hay, hay y cuando no hay, no hay. He tenido desencuentros con mis Obispos (uno me amenazó con suspenderme ad divinis)… he tenido desencuentros con mis hermanos presbíteros (el mote de “Roña Castro” ya no lo usan… pero la fama queda)… he tenido problemas con laicos en muchas comunidades… Muchos de estos problemas no eran culpa de los otros sino solamente míos (carácter de m.. el tuyo, cura..). Claro que a veces los demás ponían su granito o granote de arena.

Pero todo eso no me hizo dudar de mi sacerdocio. Les tengo que contar más. Muchas veces me enojé con Dios. Porque tenía muchas excusas para abandonar el sacerdocio… pero no podía. Lo del profeta, “me sedujiste Señor, y me dejé seducir”, me daba mucha bronca: ¿a dónde voy a huir si en definitiva vos lo sos todo para mí? Y hay veces en las cuales no puedo ni rezar o tengo que confesarme de manera muy frecuente… pero sigo siendo sacerdote porque toda esta historia comenzó con una certeza: Él puso su mirada sobre mí, me habló, me enamoró… y yo ya no pude ser plenamente libre de decirle que no… como todo enamorado: la libertad está en estar junto al amado.

 

El motivo de estas líneas Les tengo que aclarar que esto no va contra ningún hermano sacerdote que ha dejado el ministerio. Para nada. Quien ha tenido que tomar la decisión de quedarse sabe de los dramas de quién ha tomado la decisión de partir. Algunos de entre ellos eran mis amigos. Yo no soy ni quiero ser juez de ninguno de mis hermanos. Tampoco escribo para que ustedes los juzguen. Este escrito habla de mí. Les quiero contar algo que ni un periodista resentido con la Iglesia ni otro aliado al poder de turno que le tira los morlacos, les contarán.

Simplemente les quiero contar que hoy, libremente, sin coacción de mi Obispo, ni del Papa, ni de Doña María, elijo seguir siendo sacerdote. No porque no crea en el amor o la vida clerical me sea fácil y cómoda. Simplemente elijo seguir siendo sacerdote porque me sé elegido por Dios para una tarea en su Iglesia.

A esa elección yo, como muchos otros sacerdotes que no salen ni en diarios o televisiones, le quiero ser fiel. Y como soy un pobre tipo (lo digo de verdad), les pido lo que pide un grande de hoy: recen por mí. Pero también recen por ese cura que está al lado de ustedes, en las parroquias, en las escuelas, en los hospitales o haciendo las compras en el Súper. Ellos también necesitan de su oración. Y, muy de vez en cuando, de alguna palabrita amable o algún gesto cariñoso. Es que somos hombres y no extraterrestres o ángeles. Y porque hombres, más allá de todos nuestros dramas, hay una convicción: hoy también elegimos seguir siendo sacerdotes.

Comentarios