Pais
Miércoles 09 de Diciembre de 2015

Rosario: Por el fuerte viento, se partió en dos la bandera del Monumento

La inédita postal no pasó inadvertida para quienes transitaban por la avenida Belgrano cerca del río, en el mástil justo frente a la proa del máximo ícono rosarino.

Rosario mostró el martes por la tarde una postal bastante particular que despertó la curiosidad de quienes pasaban cerca del río. Debido a los fuertes vientos que se desataron como paso previo a la severa tormenta, se rompió la bandera que flameaba en el mástil mayor del Monumento.

La inédita postal no pasó inadvertida para quienes transitaban por la avenida Belgrano, justo frente a la proa del máximo ícono rosarino.

La enseña patria, que medía 16,50 por 9,45 metros y estaba izada a 40 metros de altura en lo alto del mástil mayor, quedó partida en dos ayer, cerca de las 17.

Al abrirse a causa del fuerte viento, una parte de ella terminó desflecada y en el suelo ante la mirada de los rosarinos y algunos turistas que se habían quedado en la ciudad y transitaban por este lugar emblemático.

Cuando la noticia empezó a tomar estado público, las autoridades municipales encargadas del edificio emblema de la ciudad decidieron arriarla y retirarla.

Y para este miércoles se estima que ya debería ser reemplazada por un paño de las mismas dimensiones.

Como quedó establecido, cuando ocurren casos de estas características, las banderas no se arreglan ni se reutilizan.

Normas de protocolo
Según establecen las normas y el protocolo, cuando se rompe una enseña patria hay que pasarla a desuso y luego incinerarla, según informó Hernán Colautti, coordinador general del Monumento.

Cabe aclarar que la bandera que quedó destruida ayer por la tarde no es la que hace un tiempo donó el grupo de empresarios rosarinos de Trascender y que se utiliza para los actos oficiales como el del 20 de junio, entre otros.

La bandera que sufrió los embates de la lluvia y el viento fue una que el municipio hizo confeccionar y compone la colección de las que se enarbolan a diario en el mástil mayor.

Comentarios