La Provincia
Miércoles 05 de Agosto de 2015

Robo de bebés: citaron a declaración indagatoria a dos médicos del IPP

El juez Ríos hizo lugar a un planteo de la Fiscalía e indagará a David Vainstub y Jorge Rossi por la sustracción de los mellizos de Raquel Negro durante la dictadura. Otro socio de la clínica, Miguel Torrealday, ya está procesado.

El juez federal de Paraná, Leandro Ríos, hizo lugar a la petición de la Fiscalía y citó a declaración indagatoria a los médicos David Vainstub y Jorge Rossi, en la causa en que se investiga el robo de bebés y sustitución de identidad en la capital entrerriana durante la última dictadura. Ambos profesionales deberán dar explicaciones sobre el paso de Sabrina Gullino Valenzuela Negro y su hermano mellizo por el Instituto Privado de Pediatría, de los cuales eran socios en el momento de los hechos y lo son en la actualidad.
El juez Ríos emitió el llamado a indagatoria este miércoles, según pudo determinar UNO. Rossi deberá declarar el miércoles 19 de agosto, mientras que Vainstub deberá comparecer el jueves 20. El magistrado hizo lugar así al planteo que los fiscales José Ignacio Candioti y Mario Silva efectuaron antes del inicio de la feria judicial y pocos días después de que la Cámara Federal de Apelaciones de Paraná dispusiera el procesamiento de Miguel Torrealday, el tercer socio y principal responsable de la clínica, según entendieron los camaristas en su fallo del 19 de junio.
En aquel fallo, la Cámara había hecho la recomendación de que se investigara la actuación de los socios de Torrealday, a fin de determinar si también tuvieron responsabilidad en la sustracción y supresión de identidad de Sabrina y su hermano, hijos de los detenidos-desaparecidos Raquel Negro y Tulio Valenzuela, militantes de la organización Montoneros. Ambos niños nacieron en el Hospital Militar de Paraná en marzo de 1978 y luego permanecieron internados en el IPP con nombres falsos y separados del seno familiar, para salir de allí con destino incierto. Sabrina restituyó su verdadera identidad recién a fines de 2008, mientras que el mellizo continúa desaparecido.
Participación
Los fiscales Silva y Candioti atribuyeron a Vainstub y Rossi una participación secundaria en los hechos investigados, que tienen carácter de delitos de lesa humanidad. Al momento de efectuar la petición al juez, consideraron oportuno sostener que la responsabilidad principal fue de Torrealday, como jefe en la práctica de la sala de Neonatología del IPP, por lo que su procesamiento debería ser en carácter de autor y no como partícipe secundario, como entendió la Cámara.
Para los otros dos socios, en cambio, impulsaron la figura de partícipes secundarios debido a que poseían un poder de decisión inferior al de Torrealday. El cuarto socio, Ángel Luis Schroeder, falleció en junio de 2014 y por esa obvia razón no fue incluido en el pedido de indagatoria.
En concreto, Candioti y Silva le atribuyeron a Vainstub y Rossi haber tenido conocimiento del paso irregular de los mellizos por la clínica; esto es: del ingreso al IPP sin conocimiento de los padres o familiares y con nombres falsos (NN López el varón y Soledad López la niña); de la estadía, alta médica y egreso en estas mismas condiciones; y de la entrega a personas que no estaban autorizadas para hacerlo, concretándose así la sustracción de los bebés y la sustitución de sus verdaderas identidades. A esto sumaron que, a pesar de haber tenido conocimiento, no dieron aviso a ningún juez de menores o autoridad competente para que cesara la situación irregular.
El juez entendió de la misma manera que los fiscales la posibilidad de una participación de ambos socios y por eso los imputó y citó a declaración indagatoria.
Una de las pruebas que tuvo en cuenta la Fiscalía fue la declaración testimonial en la causa de Sabrina Gullino Valenzuela Negro, quien –entre otros datos brindados– relató una reunión que mantuvo con los socios del IPP en la cual le quedó claro que todos tenían conocimiento de la situación, si bien quien llevaba la voz cantante era Torrealday.
La sugerencia de la Cámara
En su fallo del 19 de junio, la Cámara integrada por Daniel Edgardo Alonso, Mateo Busaniche y Cintia Gómez, consideró que “en el caso no adquiere relevancia la determinación acerca de quién era el jefe o el administrador del IPP” y consideró que no solamente Torrealday debería responder “por la suerte de los mellizos” y “habría que ampliar el círculo de intervinientes”. Así se lee en el voto de Alonso.
En tanto, Busaniche consideró: “Corresponde poner de resalto la posible intervención de otros sujetos en el hecho investigado, especialmente de quienes revestían la misma calidad de socio en dicha entidad al momento de los hechos, respecto de lo cual habrá de encomendarse al magistrado actuante a que considere una posible ampliación subjetiva de responsabilidad en relación a dichos sujetos".

Comentarios