La Provincia
Miércoles 02 de Diciembre de 2015

Revuelo y abundantes versiones en el PJ por los nuevos ministros

Distintas versiones se escucharon ayer sobre la manera en que se formó el equipo del  próximo gobierno.  Hubo enojados con el gobernador electo, pero más críticas se destinaron a Urribarri. Las rumores describen el clima del mundillo político

Era previsible que la definición del gabinete provincial no iba a dejar a todos conformes. Primero, porque las promesas de cargos se hicieron con un panorama diferente a la realidad: se pensaba que siendo Daniel Scioli presidente de la Nación, el actual gobernador, Sergio Urribarri, y parte del staff de funcionarios provinciales se mudarían a trabajar a Buenos Aires; y segundo, porque siempre quedan disconformes.

La nota del día fue ayer, en todo caso, la magnitud del revuelo, que sumó varios capítulos.

Por un lado se habló de un pedido de pase a retiro masivo de varios jefes policiales que expresarían así su disconformidad con que Mauro Urribarri sea designado como ministro de Gobierno, y por ende jefe directo de la fuerza policial entrerriana, a raíz de investigaciones que rozarían al hijo del gobernador . La versión llegó incluso al programa de Jorge Lanata, en radio Mitre.  

Sin embargo, el impacto que acusó la interna del oficialismo no tuvo que ver con las críticas del periodista capitalino, ya que se lo considera un  antikircherista rabioso. La pimienta la pusieron, siempre en off the record, algunos urribarristas que responsabilizaron  de la situación -más por omisión que por obra- al vicegobernador electo, Adán Bahl, quien es actualmente el titular de esa cartera y responsable de la Policía.  Recordaron algunos que oportunamente el gobernador Sergio Urribarri se había comprometido a que Bahl designara a su sucesor en ese Ministerio, lo que finalmente no ocurrió.

En este punto, algunos integrantes del actual gabinete especularon con que en esa hipótesis -en la que Bahl designaba al nuevo ministro político- el hijo de Urribarri iba a ser nombrado jefe de Gabinete, pero finalmente esa designación que lo hubiera puesto por encima de todos los otros ministros, no se produjo para no afectar la imagen de Bordet como conductor del gobierno  y también para evitar sensibilizar aún más al resto de la dirigencia peronista.Lo cierto es que nada indica que Bahl tenga relación con el tema, e incluso realizó algunas ayer declaraciones en favor de Bordet.

Entre los dirigentes del oficialismo hubo cruces respecto de quién realmente había conformado el gabinete. Llegó a señalarse que Sergio Urribarri  había nominado a cinco de los ministros y Bordet a solo dos.  Aludían por un lado a los titulares de  Desarrollo Social (Laura Stratta), de Salud (Ariel De La Rosa), de Economía (Hugo Ballay), de Gobierno (Mauro Urribarri) y de Producción, (Carlos Schepens), por un lado; y a Luis Benedetto (Planeamiento) y Adrián Fuertes (Turismo), por el otro.

Obviamente que Bordet asumió la responsabilidad de las designaciones, pero -por ejemplo- el exintendente de Paraná José Carlos Halle, opinó que la composición del mismo generaba  un problema político. “Hay un problema de gobernabilidad porque a este gabinete lo armó Sergio Urribarri, no Gustavo Bordet”, dijo Halle a Página Política. 

“Paraná ha sido discriminada por Urribarri en razón de que perdió su candidata (Blanca Osuna). Él la impuso contra la voluntad de todos los dirigentes del peronismo y de los electores, claramente”, agregó el dirigente que hasta horas antes de conocerse quiénes serían los ministros, figuraba en todas las especulaciones como parte del equipo de Bordet.

Ayer circularon versiones en la Casa Gris indicando que, oportunamente, para que Halle desistiera de su precandidatura a intendente de Paraná, Urribarri y Bordet  le habían prometido que sería ministro de Educación y  Justicia. La cartera actualmente no existe como tal. Ayer Bordet dejó entrever que designaría a un ministro de Educación, pero nada dijo de la señora de los ojos vendados.  

Integrantes del MP 26, que es el sector político de Halle, alentaron ayer una movilización en Paraná en respaldo a su conductor y repudiando la composición del gabinete, pero Halle le bajó el perfil a la movida.

Los críticos del exintendente no tardaron en recordarle que si bien no se había cumplido el supuesto compromiso del Ministerio, su esposa (Rosario Romero) había renovado la banca de diputada, y Enrique Quique Ríos (un dirigente de su sector) la de concejal de Paraná.

Frente a los dichos de Halle sobre la autoría del gabinete, el vicegobernador electo Bahl sostuvo lo contrario. “Los ministros fueron elegidos por el gobernador electo (...)  quien ha elegido a las personas que consideró que debían sumarse a su equipo en esta etapa del gobierno”, precisó el ministro político de Urribarri.

Juanjo no, Adrián sí

Otro punto de polémicas fue la ausencia del actual intendente de Gualeguaychú, Juanjo Bahillo, en el equipo de ministros. Bahillo sonaba fuerte para el ministerio de Planeamiento, para el que finalmente se designó a Benedetto, mientras que este iba a asumir en la Unidad Ejecutora Provincial. A último momento le cambiaron el destino al funcionario concordiense y Bahillo quedó en diputados, donde no será presidente de la Cámara (al cargo lo ocuparía Urribarri) ni jefe del bloque oficialista (suenan el actual, Juan Navarro;  y el gremialista José Allende).

Cuentan que a Bahillo le ofrecieron la cartera de Turismo, pero no quiso. “Voy a diputados, pero con las manos desatadas. No le debo nada a nadie”, le habría dicho a Bordet.

Ayer el que sorprendió fue el electo intendente de Gualeguaychú al quejarse abiertamente, y en nombre del sur entrerriano, por la no inclusión del actual presidente municipal entre los ministros. Martín Piaggio se subió a la moto (¡chiste!) y reclamó: “No deja de llamarnos la atención la ausencia de Juan José Bahillo en el gabinete de ministros (...)  lamento que el sur de Entre Ríos siempre tenga poca o escasa presencia en los cargos importantes de gobierno”.  De paso, cuestionó: “La designación de Adrián Fuertes al frente del Ministerio de Turismo no nos ha caído simpática. No es una cuestión personal, pero objetivamente hay que recordar que él había decidido confrontar con el Frente para la Victoria (FPV) desde otro espacio político...”, remarcó.

Ayer Bordet habló del nombramiento de Fuertes durante la mañana en FM Litoral de Paraná: “Tiene que ver con un gran acuerdo político. Adrián  viene de competir lealmente en octubre y después se sumó a nuestra fuerza política. Viene de ser ocho años intendente en Villaguay y lo ha hecho muy bien, por eso lo votó el 18% de los entrerrianos, que no es poca cosa. Creo que significa una gran fortaleza para nuestro proyecto de gobierno contar con alguien con experiencia de gestión, y desde lo político un amalgamamiento de nuestro proyecto”, remarcó el gobernador electo.

Otros reclamos

Con menor intensidad se habló del designado ministro de Salud, De La Rosa, a quien se considera puesto en ese lugar por la muñeca política de Allende, quien habría canjeado -dicen- ese lugar por bajarse pacíficamente de la presidencia de la Cámara baja  para que asuma Urribarri. Acá los rumores se tocan, porque hay quienes dicen que Urribarri prefería asumir como senador nacional en reemplazo del gualeguaychuense Pedro Guastavino, quien debía renunciar para permitirlo, en vistas de acceder al beneficio jubilatorio. Pero Guastavino no renunció, y por eso explican algunos el castigo a Bahillo, que es de su grupo político. Dicen que a Guastavino le habían ofrecido que su esposa, Liliana Ríos, asumiera como diputada nacional en lugar del concejal camporista paranaense Juan Manuel Huss, quien está “a tiro de un recurso judicial para garantizar el cupo femenino(sic)”.  Algunos creen que Allende debería darse por bien pagado colocando a un colaborador suyo al frente de Salud, pero los que lo conocen más, sostienen que Machito Allende nunca se da por satisfecho. En todo este revuelo, también se escucharon señalamientos al cargo de ministra de Desarrollo Social que ejercerá la joven victoriense Laura Stratta. La actual diputada provincial -hija del recordado Juan Carlos Stratta- perdió por abultada diferencia la Intendencia de Victoria frente al empresario macrista Domingo Maiocco. Pero casi todos los que la señalaron, también perdieron. De Hugo Ballay en Economía casi no se dijo nada. Por un lado, porque se sabía de su designación, y además de su estrecha vinculación con Urribarri. Tampoco se habló tanto de Schepens como ministro de Producción, más allá de señalar que la designación era “un buen pago para el scelzismo, mientras que a los votos de la zona los tiene Eduardo Lauritto”. 

Finalmente tampoco se habló mucho de Benedetto, pero tal vez, porque todavía no es tan conocido en Paraná.

Los cargos nacionales

Obviamente la designación de los responsables de organismos nacionales en la provincia, que deberá hacer la administración de  Mauricio Macri genera grandes expectativas. Los más desilusionados son los dirigentes radicales, que advierten que no los están consultando mucho sobre el tema.

Como versión, circuló ayer las versión que indicaba que Macri propondría al exgobernador Jorge Busti al frente de la Comisión Técnica Mixta de Salto Grande, de conocida influencia política y económica en la costa del río Uruguay. Si bien este medio pudo constatar que en realidad el cargo le fue ofrecido a un abogado paranaense de extracción radical, vinculado al área provincial de puertos, la versión que aludía a Busti era en realidad un mofa de algunos dirigentes de Cambiemos en el marco de las peleas del peronismo.
 

Comentarios