La Provincia
Viernes 06 de Noviembre de 2015

Retroexcavadora se incrustó en una casa al resbalar en una vertiente

Sucedió este viernes en Bajada de Los Vascos. Vecinos reclaman arreglos a la comuna (Fotos).

Una retroexcavadora se incrustó en una vivienda ubicada en la bajada de Los Vascos al 889, en Paraná. Sucedió este viernes por la mañana. La máquina iba subiendo por la arteria de adoquín y, al pasar por una zona donde corre agua desde hace seis meses (por un desagüe tapado), se resbaló y el conductor perdió el control. El vehículo frenó su marcha gracias a un cantero de hormigón ubicado en el frente de la vivienda.

Tanto los dueños de casa como el resto de los vecinos de la cuadra denunciaron la filtración del líquido en la calle tanto a la Dirección de Obras Sanitarias como a Conservación Vial, de la Municipalidad, sin resultados. Hoy una tragedia hubiese podido enlutar a la familia ya que el accidente ocurrió en el horario que Mariana González de Larghi sale de su casa habitualmente con sus seis hijos rumbo a la escuela.
En diálogo con UNO, muy indignada y aún conmocionada por lo sucedido, González de Larghi relató: “Por suerte nadie salía en ese momento, ni nadie pasaba gente por la vereda. Frente a mi casa hay un cantero que da a una ventana, si no hubiese sido por esa estructura la pala de la máquina se mete en la vivienda”, indicó.
Cansada de llamar a los teléfonos municipales, de esperar, de insistir, de seguir el expediente y todas las cuestiones burocráticas obligatorias para quien realiza un reclamo a una dependencia municipal, González de Larghi efectuó el último reclamo en septiembre.
“El adoquin de por sí es resbaloso, pero hace tanto tiempo que corre agua por un sector de la calle que allí se formó un musgo. A mi vecino hace poco se le incrustó en la casa una camioneta y semana a semana vemos accidentes de menor o mayor dimensión. Acá motociclistas y ciclistas se caen seguro, pero parece que tiene que pasar una tragedia para que alguien se haga cargo”, sostuvo.

El problema 
González de Larghi sostuvo que el problema se origina por un desagüe tapado en la zona, que hace que el agua desvíe su cauce y culmine en la calle. Aunque está prohibido, y los carteles así lo indican, es frecuente que camiones cargados de materiales de construcción circulen por el la zona.
En mayo de 2015 hubo un desbarrancamiento en calles Osinalde y Bajada de Los Vascos, a muy pocos metros de la casa de la familia Largui. “Desesperados, en ese momento comenzamos a llamar para explicar nuestra situación, pero ni siquiera con ese antecedente nos tuvieron en cuenta. Imaginate que con semejantes movimientos de suelo, dejar que ese liquido fluya es un peligro”, explicó la consultada.
Ante la emergencia, esta misma mañana, personal municipal canalizó la vertiente. “Es un parche, no sé cuanto durará. Aún así no podemos dejar de indignarnos pensando en lo que hubiese podido pasar si alguien de nuestra familia, o cualquier peatón, estaba en el momento del accidente en el ingreso a nuestra vivienda”, concluyó.

Comentarios