A Fondo
Sábado 06 de Junio de 2015

Respetar las leyes de tránsito salva vidas

Hoy por hoy.

José Luis Ballestero/De la Redacción de UNO
jballestero@uno.com.ar

Luego de su inauguración en 2012 la fisonomía de la ruta nacional 14 es otra. Es un complejo vial que es la llave para el corredor bioceánico central que va de Porto Alegre (Brasil), la Mesopotamia y la región centro en Argentina hasta Coquimbo (Chile).
No obstante, las noticias de accidentes fatales siguen siendo recurrentes. Al ser una de las vías más transitadas del país con un flujo vehicular que combina automóviles, ómnibus y camiones, la ruta nacional 14 era conocida como la ruta de la muerte por los frecuentes accidentes de tránsito que se generaban allí.
En las últimas dos semanas se han producido varios siniestros y dos de ellos con finales trágicos para sus ocupantes. Lamentablemente esa problemática sigue siendo preocupante, claro está con índices menores, pero con vidas que se apagan. Pero la pregunta ahora es ¿cuáles son los motivos? ya que antiguamente se hacía hincapié en lo angosta y en la gran circulación, pero hoy ello cambió. Seguramente la impericia y la falta de autocontrol de los automovilistas son las principales causas, las cuales constituyen en muchas oportunidades motivos de críticas infundadas. 
Al momento de transitarla, uno puede observar cómo muchos autos de alta gama y otros no tantos, como también vehículos de transportes ya sea de pasajeros o de cargas, no respetan las velocidades permitidas, superando ampliamente la velocidad máxima de 120 kilómetros por hora en una autovía o semiautopista, tal lo establece la Ley de Tránsito. Ha habido diferentes informes realizados por especialistas sobre ‘las causas’. Inclusive se dedujeron resultados dentro de lo esperable, evidenciándose una preponderancia en las salidas de vía o vuelcos por la configuración de autovía y una notoria disminución de los choques de frente en comparación con la configuración de calzada bidireccional. En menor medida se vieron incrementados los accidentes de cola y disminuyeron los choques laterales. De acuerdo a la visión de especialistas, la autovía posee un correcto diseño vial, pero si no se encuentra acompañado por el respeto a las normas de tránsito por parte de los usuarios, deja de ser un diseño seguro. 
Quizás se deberán intensificar campañas de concientización e información, participando en escuelas con programas de educación vial para los niños, instalando stands en los eventos públicos a modo de difundir la educación vial, y buscando de esta manera mostrar a los usuarios que el respeto a las normas de tránsito salva vidas.

Comentarios