Policiales
Martes 24 de Febrero de 2015

Remiseros están preocupados tras una seguidilla de robos

En los últimos días varios trabajadores del volante sufrieron asaltos en diferentes lugares de Paraná. “Estamos desprotegidos”, dijo una chofer. El gremio que los nuclea pide una solución

El intento de asalto a un remisero en el barrio Lomas del Mirador II de Paraná el domingo a la madrugada, que terminó con un joven muerto de un disparo en un confuso episodio, fue el último de una seguidilla de robos sufridos por los trabajadores del volante. En varios lugares de la ciudad, falsos pasajeros les sustrajeron la recaudación y los celulares a choferes, a punta de arma blanca o de fuego. Una remisera contó que están desprotegidos y el gremialista del sector pidió que los citen a dialogar para lograr una solución.


Solo en una empresa de la capital provincial se registraron cuatro episodios en la última semana. Dos de ellos en la zona de Santos Domínguez y Acasubi, con la misma modalidad: pasajeros se subieron en otro lado de la ciudad, indicaron esa dirección como destino y al llegar transparentaron sus intenciones: sacaron una faca con la que amenazaron a los choferes, les sacaron el dinero y el teléfono. Lo mismo sucedió en el barrio Municipal, en calle Güiraldes, donde una mujer y su hijo adolescente a punta de pistola despojaron a un remisero de sus pertenencias. Otro caso fue cuando un remís iba hacia el barrio Macarone, y la pasajera le indicó al chofer que ingresara por determinada calle. Ante la negativa del hombre prevenido, la mujer se bajó y corrió hacia el interior del barrio sin pagar.


“Nosotros estamos desprotegidos vos subís gente y no sabés dónde vas ni con quién”, contó preocupada la remisera que dialogó con UNO y prefirió no develar su identidad.


El titular del Sindicato de Choferes de Remises de Entre Ríos (SICREER), Sergio Saavedra, dijo al respecto: “Veníamos de un par de años tranquilos, si lo comparamos con lo que fue década del 90 y principios de 2000 cuando todas las noches asaltaban a un remisero, estos últimos dos o tres años no hubo mayores inconvenientes. Pero los últimos seis meses hubo un crecimiento (de robos) aunque no a aquellos niveles”, y enumeró “el muchacho de la empresa Centro que hirieron en el barrio San Roque, el de El Palenque que mataron el año pasado, y ahora esto (el caso del domingo en el Lomas II) que quedará en la Justicia develar qué pasó”.


“Una vez por mes o cada 15 días hay una novedad. No es de todos los días pero son habituales. Hay barrios donde directamente en alguna hora de la noche se pone complicado”, contó Saavedra y pidió “que se implemente alguna medida preventiva antes que pase a mayores, como trabajar en conjunto con la Policía como lo hicimos en algún momento. Hace unos años teníamos una serie de códigos o señales con los patrulleros y ya sabían los policías cuando un chofer tenía un pasajero sospechoso, procedía a detener el vehículo e identificar a la persona. Ahí el mayor riesgo era que se bajen si pagar”, recordó.


Por último, el sindicalista lamentó que “después que pasó lo del chofer de Centro se hizo una reunión que se convocó a la patronal pero a nosotros no”.

 

 

Restituyen guardia en el Macarone

 


Luego del robo que sufrió una vecina del barrio Macarone de Paraná en su casa, y el consiguiente reclamo presentado ante las autoridades policiales, logró que se restituya la guardia policial nocturna que había en la esquina de San Luis y Bolívar.


Un grupo de vecinos de esta zona del barrio contó a UNO sobre los padecimientos de las últimas semanas por hechos delictivos, en particular en el horario de 24 a 6, ya que habían retirado al efectivo que vigilaba en dicha esquina.


“Estamos viviendo una locura, no podemos salir de nuestras casas porque nos roban en la puerta o, lo que es peor, nos entran en las casas”, expresaron en un documento escrito a este medio. Luego agradecieron que se haya devuelto la guardia nocturna para recuperar la tranquilidad.


A su vez plantearon que muchas veces los uniformados que les toca cubrir las guardias sufren agresiones por parte de los delincuentes, quienes también aprovechan para merodear o robar cuando el policía se ausenta para ir al baño, según contaron: “Nuestros policías actuales son chicos que trabajan muy bien, todavía con ganas, y lo decimos porque los vemos a diario exponer sus personas y aceptar el basureo”,


También plantearon que en el ingreso de Neuquén y Bolívar donde había una guardia también se registran robos y arrebatos.
Desde la Policía se informó que todos los sectores están cubiertos con custodia, y que la zona de calle Güemes cuenta con presencia de los efectivos en motos y bicicletas.

 

 

Comentarios