Paraná
Domingo 25 de Septiembre de 2016

Relatos de vida compartidos por dos enamorados al nacer

Descubriendo Entre Ríos. El jueves literatura y música en La Hendija. Los entrerrianos Ana María Martínez y Felipe Nicolau contarán historias, algunas increíbles de verdad, otras de no creer, para echar a andar un libro a dúo que da gusto

Esta pareja tiene pluma y alza vuelo. Habrá que estar el jueves en La Hendija.

Un minuto, exactamente un minuto nos lleva la lectura del Sábado conque Ana María Martínez inaugura los relatos del libro que comparte con Felipe Nicolau. Al Sábado no le sobra una palabra ni le falta.

Lemos de nuevo. Uno sabe que el paisaje no está afuera ni está adentro, no tiene adentro ni afuera, entonces el relato se presenta como un paisaje sin fronteras en el que puede estar la niña con su padre, cualquier niña, cualquier padre en algún lugar.

Pero en este caso, claro: Ana María con el Zurdo Martínez , junto al Paraná, y no porque la autora lo diga allí sino porque se huele en el clima del libro, desde la tapa con un atardecer en el Cerro de la Matanza.

Este jueves 29 de Septiembre a las 20,30 estaremos en La Hendija, en Paraná, para escuchar la presentación de Relatos Entre dos Ríos de Martínez y Nicolau.

Cuentos, historias breves, vivencias de los que tienen otra piel, y que vale conocer y degustar. Son dos que escriben distinto pero guardan como un plus un asombroso encuentro desde la cuna, una raíz común.

La velada promete: estarán los autores, obvio, junto a los fogoneros de la fundación La Hendija, y actuará el grupo Rumor Litoral.

La movida se trasladará luego a Colón. Allí el 7 de octubre mostrarán la obra en la Confitería Libertad y los autores estarán acompañados por Atahualpa Puchulu y su guitarra. Después Paysandú, claro, porque la cosa es a dos bandas.


***
Misma cuna


"Quedé intensamente conmovido" reconoce el gualeguaychuense Osvaldo Delmonte tras leer la obra de Ana y Felipe. "Relatos poéticos de una mujer que lucha, vive, denuncia y goza, hasta el último detalle, del siempre húmedo y palpitante territorio entrerriano, y ese amor inconmensurable por la bella Violeta, defendida a trompazos limpios, si es necesario, cuando su dignidad está peligrando".

Y sigue: "Felipe te intriga y sorprende a la manera de un policial entrerriano, sus letras están inmersas en un paisaje entre rural y urbano bien reconocibles por nosotros: boliches, casas y galpones, tan nuestros y litoraleños como inesperados y mágicos sus mundos revelados".

Luego Delmonte, muy amigo del papá de Ana María (el músico Miguel Ángel Martínez), revela una curiosidad familiar que conocíamos de mentas. "Vale la pena contar que dos jóvenes y primerizas madres coincidieron en la madrugada del 13 de marzo de 1965 en Paraná con sus trabajos de parto, y ese mismo día, a la misma hora, en la misma clínica y en la misma sala nacieron ellos, Felipe y Ana. Cuenta una tía que sus padres, el Zurdo y Baby, ambos bancarios y convencidos luchadores por un mañana igualitario (otra coincidencia) calmaban su ansiedad con una petaca...", bueno, paramos acá para dejar que hablen los Relatos Entre dos Ríos.


***
Huerta y raíz


Los autores se reconocen unidos por el amor y por la relación con la naturaleza, y explican la búsqueda de una coherencia en Colón, de donde viajarán el jueves a esta capital para presentarnos la obra. ¿Cómo no estar allí para darles la bienvenida a la ciudad que los vio nacer?

En la bella Colón Ana María y Felipe cultivan alimentos en una huerta orgánica, con un gallinerito al fondo, y traman sus relatos y sus sueños por la igualdad de derechos.

Lo cuentan ellos en esta nueva entrega de la fecunda Fundación La Hendija, donde la tapa misma presenta el ámbito de los treinta y cuatro relatos breves, como decíamos, con un atardecer en el Cerro de la Matanza, un símbolo que inspiró a Aníbal Sampayo y al Zurdo. "El río pasa y se va bermejo al atardecer y la tristeza del indio sangrando parte con él".

Hay recuerdos de la niñez, de la costa, de la dictadura, con datos que pueden sorprender como ese del gringo Smith que no era Smith. Hay noticias que erizan si uno piensa en la mamá y en la sabiduría y la actitud de una mamá. Hay mínimos recuerdos que Ana María regala como al pasar y que hablan del barrio, y hay anécdotas que pintan a la autora de cuerpo entero, capaces de arrancar una sonrisa donde menos lo esperamos. El cuento de la inquisidora, por caso, y lo decimos con una sonrisa.

Luego vienen los relatos de Felipe, que invitan desde una partida de ajedrez con historia. Estamos leyendo: hay obreros, lumpen, crimen, costumbres, los personajes sorprenden, el escritor describe, teje, deja que las voces del pueblo se luzcan en sus contrapuntos. Casi todo muy Paraná.

Este jueves estaremos en La Hendija (Gualeguaychú 171) para saludar a los autores, conseguir los Relatos por supuesto, y escuchar los instrumentos y las voces de Chela Martínez Bader, Maru Figueroa y Analía Bosque, de Rumor Litoral. Cuentos, amor y chamamé y toda una exploración de autores que hoy nos complace conocer.


Comentarios