Inflación
Miércoles 27 de Julio de 2016

Reina la confusión por el precio del aceite y sigue alta la demanda

Pese a costar 50 pesos por litro y medio, comercios ponen tope para no quedarse sin stock. Ayer se acordó un tope para el aumento

La semana pasada el panorama fue similar en la mayoría de los supermercados de Paraná: tras un confuso anuncio sobre el precio del aceite, que prácticamente triplicaría su valor –la botella de litro y medio pasaría a costar de 35 a 90 pesos–, los consumidores se volcaron a comprar el producto en forma masiva.

Muchos comercios pusieron un tope de dos o tres botellas por compra; esa fue la cantidad que podía observarse en el grueso de los changos de quienes realizaban sus compras habituales, tratando de ganarle a una exorbitante escalada en el precio en uno de los productos considerados esenciales en la canasta básica del consumo hogareño, habida cuenta de los hábitos alimenticios de los argentinos.

En horas de la tarde, se anunció el acuerdo alcanzado por el Ministerio de Producción con la Cámara de la Industria Aceitera de la República Argentina (Ciara), que resolvió que los precios de los aceites tipo mezcla podrán incrementarse hasta 4% en agosto, y un 6% en el caso del girasol.

De ese modo –se indicó–, desde agosto la suba será de entre 69 centavos y hasta 1,50 pesos en la botella de 900 centímetros cúbicos según el tipo de aceite y dependiendo del comercio y la región del país. Claro que mientras el Gobierno afirma que la presentación de 900 centímetros cúbicos en el mercado oscila actualmente entre 17,20 y 19 pesos el aceite tipo mezcla, y entre 18,69 y 22 pesos, los valores se han disparado notablemente, y varían según los locales.

En una recorrida por las sucursales de las grandes cadenas de supermercados de Paraná, ayer por la mañana pudo observarse que en las góndolas de aceite había faltante de esta mercadería. En la mayoría de los lugares se ofrecían una o dos marcas, y solo podían llevarse dos botellas “por grupo familiar”, o tres, según el comercio.

En cambio, muchos de los medianos y pequeños comercios siguen vendiendo, condicionados por la falta de entrega de los proveedores. Sebastián Bilche, referente de un conocido supermercado de calle Fraternidad de Paraná, contó a UNO que “el aceite fue subiendo de a poco, siempre un 2% o 3%” y señaló que hasta el momento la última suba se registró hace un mes: “El aceite Natura de litro y medio sigue costando 52 pesos”, afirmó.

“Con esta psicosis que se generó la semana pasada vendimos casi todo y tuvimos que poner un tope de dos botellas por persona como máximo para que todos puedan llevar, ya que los primeros días buscaban cajas enteras y nosotros no nos manejamos con tanto stock, ya que los proveedores pasan todas las semanas. Lo que pasa es que ahora no están levantando pedidos”, afirmó.

El comerciante admitió que muchas distribuidoras no están vendiendo, aguardando a qué va a pasar con el precio, y señaló que los minoristas van a aplicar el incremento en base al porcentaje que aumenten los proveedores. A su vez, aclaró: “El aceite, al igual que la yerba, es lo que menos remarcamos, ya que estos productos son una prioridad en el consumo hogareño”.

Asimismo, comentó: “Se está diciendo cualquier cosa y ahí aprovechan los que especulan; hay un montón de teorías sobre cuánto va a subir, pero no hay nada en concreto. Lo que nos aseguraron es que el aceite de oliva no va a aumentar”.

Por su parte, Antonio Bluotto, de la Asociación de Almaceneros de Paraná, señaló: “La semana pasada el aceite ya vino con aumento, pero no fue mucho. La impresión que me da es que los grandes supermercados y sobre todo los chinos, se están abusando, guardando la mercadería para volverla a poner en la góndola cuando ya haya subido de precio. En esta locura que se desató la semana pasada, ellos son los que aprovechan para sacar ventaja”.


***
Impacto en el imaginario

De manera oficial y en promedio, el aceite es un producto que subió 38% en el último semestre, con aumentos paulatinos, debido a la escalada inflacionaria. Javier Schnitman, director de Seguimiento de Precios de la Provincia, analizó: “Las declaraciones que se hicieron en torno a la suba del aceite operaron como un disparador y generaron una especie de psicosis en el consumidor. La gente va a comprar este producto como si fuera algo que se va a terminar mañana y la verdad es una actitud contraproducente”.

En este marco, analizó que el efecto que tiene este anuncio es funcional a una dinámica del mercado, que de alguna manera diluye el impacto del aumento de precios que se va a aplicar estos días: “Si dicen que el aceite va a aumentar a 90 pesos y finalmente sube a 50 pesos, por dar un ejemplo, la gente se queda con la idea de que 50 pesos es un buen precio”.


***
Efectos de la suba en un producto de venta masiva

El director de Seguimiento de Precios de la Provincia, explicó: “El precio del aceite sube ahora pero no por un problema de desabastecimiento ni de inflación, sino que el incremento responde a una definición política de quita de subsidios, a los efectos de que cinco aceiteras se queden con ese 1,2% que se les retenía y a su vez en el mercado interno se produzcan aumentos muy importantes, en muchos casos por un abuso en los precios por parte de muchos comercios”.

A su vez, Schnitman, señaló: “Lo que ha habido en los últimos días es una dispersión en los precios; significa que cada almacén o supermercado, según su propio criterio, le pone un valor al litro de aceite, porque no se sabe cuál va a ser el porcentaje de aumento en realidad”.

En este marco, indicó que la realidad de hipermercados y las grandes cadenas es diferente: “En ese caso cuentan con el análisis de técnicos economistas para definir cuáles son las estrategias de negocio. En tanto, los almaceneros y supermercadistas se guían por su instinto o su experiencia”.

Por otra parte, reflexionó sobre cuál será el efecto que se podría generar en el consumo por este incremento: “Vemos ya una reducción en la compra de productos elaborados y de la salida a restaurantes. El aceite está prácticamente en todas las comidas y seguro van a subir también sus precios”, dijo, y agregó: “Por otra parte, se va a anotar un efecto inmediato en quienes consumían una calidad de aceites en los últimos años, que pasarán a comprar productos de segundas y terceras marcas”.


***
Números

-50 pesos el valor del aceite de girasol, de litro y medio.
-38% subió en el año, antes de la escalada de los últimos días.

Comentarios