Hoy por Hoy
Martes 06 de Septiembre de 2016

Redes sociales, el nuevo campo de batalla

No es una novedad que las redes sociales se hayan vuelto un campo de batalla virtual. Abundan los insultos, ataques y burlas. Todos opinan y dicen tal o cual cosa de quien se les cante. Pero lo triste es que nadie mide las consecuencias y pocos se hacen cargo porque claro, es gratis y fácil criticar detrás de una pantalla y no dar la cara.

Esto que digo no es nuevo y va de la mano con una afirmación del escritor y filósofo italiano Umberto Eco. Antes de su muerte en febrero de este año, él dijo: "Las redes sociales le dan el derecho de hablar a legiones de idiotas que primero hablaban solo en el bar después de un vaso de vino, sin dañar a la comunidad. Ellos eran silenciados rápidamente y ahora tienen el mismo derecho a hablar que un premio Nobel. Es la invasión de los idiotas".

Esta declaración hecha por Eco al diario italiano La Stampa en junio de 2015 generó un revuelo internacional. Quienes lo tomaron mal, fue porque les afectó que el Premio Príncipe de Asturias les diga la verdad. Pero lo cierto es que el semiólogo tiene toda la razón, cada vez más personas opinan tonteras y difaman a los demás sin evaluar el precio.

Es bueno que las redes sociales sirvan para que todos digamos lo que queramos y que propicien la libertad de expresión, pero sería bueno que se regule el nivel de agresión e intolerancia que se ejerce. No es bueno para nadie ser atacado virtualmente porque más allá de lo que haga o no haga, es una persona de carne y hueso que tiene sentimientos, emociones, las cuales terminan destrozadas, hechas trizas.

Sin ir más lejos, hace unos días atrás, la actriz y cantante Martina Stoessel hizo su descargo en Instagram respecto de estos trolls, haters, maltratadores y violentos usuarios que solo se meten en las redes sociales para criticar duramente al otro. Ella, cansada de ser cuestionada con odio cada vez que postea algo, pidió de forma sutil, que las personas se encarguen más de "su propia vida" antes que mirar a los demás.

Ya pasaron dos guerras mundiales y no sería muy ridículo pensar en una tercera, pero creo que esta podría ser en las redes sociales, ya que el nivel de violencia que se ve es desproporcionado. Estamos en tiempos violentos, en donde la intolerancia abunda, por eso tenemos que ser más prudentes para evitar que el mundo virtual siga siendo un nuevo campo de batalla.


Embed

Una foto publicada por Tini Stoessel (@tinitastoessel) el


Comentarios