La Provincia
Miércoles 26 de Agosto de 2015

Redengas no puede cortar servicio por boletas no repartidas

Llegan intimaciones a usuarios, para que abonen en 48 horas o amenazan suspender la prestación pública

El conflicto gremial iniciado hace dos años, que derivó en una afectación general del funcionamiento de la empresa Redengas todavía genera inconvenientes a los usuarios. En los últimos días, clientes de nuevas zonas de la ciudad recibieron en sus hogares intimaciones de la empresa distribuidora de gas natural, en la que se exige se abone “antes de las 48 horas” supuestas facturaciones de períodos anteriores no abonadas cuando en realidad nunca habían sido recibidas. 

“Le informamos que el servicio será suspendido de no abonarse lo adeudado en un plazo de dos días hábiles de recibida la presente notificación”, reza la notificación que reparte por distintos barrios, personal del Correo Argentino.

Ante esta situación, la Dirección de Defensa del Consumidor de la Municipalidad de Paraná recomendó a los usuarios “hacer caso omiso” a esas intimaciones “porque en realidad, es verdad que no llegaron muchas facturas y no es responsabilidad de los usuarios”.

“Es más –amplió la funcionaria municipal– hubo usuarios que se presentaron en varias oportunidades reclamando las facturas, y la misma empresa les decía que tenían que esperar que les llegue en sus domicilios”, indicó.

Esta situación de intimaciones ante boletas no recibidas no surgió en estos días. En realidad, las primeras notificaciones de este tipo se iniciaron hace poco más de un mes, lo que exigió a Redengas, ante las críticas, aclarar que no se iba a producir ningún corte por este tipo de facturas.

Pese a ello, las notificaciones siguen llegando a los hogares, bajo las mismas formas. Algún usuario más informado podrá tomarse su tiempo, o ir a reclamar sin temor al corte; mientras tanto, muchos otros –fundamentalmente adultos mayores– manifiestan su preocupación ante una situación que desconocen. Pero además de lo extemporáneo del momento a cancelar una supuesta deuda, muchas de las liquidaciones de las facturaciones llegan con importes altos, siguiendo los parámetros de las autorizaciones de subas de tarifas dispuestas por el gobierno nacional hace más de dos años. Ello era posible, de acuerdo con una comparación de consumos: si en el mismo período del año anterior se consumió menos, el gas será más caro. Sin embargo, ante la confusión del mes correspondiente y la liquidación fuera de tiempo, el usuario desconoce los períodos a comparar. “No puede intimar porque el usuario puede no tener con qué afrontar la liquidación, porque no es el período en que debe liquidar la empresa”, justificó Cabrera. Por eso recomendó acercarse a la Dirección de Defensa del Consumidor, o por supuesto, a pedir explicaciones a la empresa y en caso de no resultar conforme las respuestas, acudir al área. 

Realidad

El organismo que conduce Cabrera viene actuando hace más de dos años en las distintas circunstancias y problemáticas que acarreó el conflicto en Redengas.

En ese sentido, sostuvo que la facturación de la empresa “comenzó a regularizarse hace no más de 60 días. Se había comprometido a hacerlo entre marzo y abril, es decir que tardó dos meses más. Cada caso es diferente: hay quienes tienen reclamos cuyas boletas llegaron en tiempo y forma, pero con montos muy superiores; y otros que pasaron hasta ocho meses, incluso reclamando por boletas, y les decían que había que esperar, que estaban repartiendo en una zona y no en otra”. 

En definitiva, especificó que reconocían que no entregaban en tiempo y forma las facturas, pero luego prosiguieron las intimaciones a los clientes de la empresa.

“La empresa tiene que tener en cuenta que el propio usuario perdió el control de las boletas. Cada caso es una situación muy particular. La empresa dice que no va a cobrar mora ni corte, pero mal podría hacerlo porque los que están en falta son ellos. Redengas es quien faltó a la prestación eficiente y la correcta información con las facturas en tiempo y forma. Hasta ahora no hubo corte, pero no debería haberlo tampoco”, afirmó.

***
Datos
- Desde hace más de un mes se intima a usuarios por boletas impagas no distribuidas.
- Se otorgan 48 horas para pagar o amenazan suspensión de servicio.
- La empresa reconoció que no hará cortes, pero sigue intimando bajo la misma modalidad.

 

Comentarios