Espectaculos
Viernes 13 de Febrero de 2015

Recuerdos de aquellas primeras rondas de mate

XXVI Fiesta Nacional del Mate. El vicegobernador José Cáceres, fue uno de los fundadores de la fiesta paranaense, junto a Luis Pacha Rodríguez

La democracia estaba en pañales. Promediaba la década de 1980, y las ganas de hacer y de festejar ganaban todos los reductos políticos. En ese entonces, el referente justicialista Luis Pacha Rodríguez, y un militante de 24 años, José Cáceres, idearon un encuentro que décadas después se convertiría en patrimonio de la capital entrerriana: la Fiesta Nacional del Mate, que comienza hoy y se extenderá hasta el domingo en el Puerto Nuevo de Paraná.

 

“Arrancamos haciendo peñas con el Pacha, como un aporte a la cultura nacional y popular: la Peña de los Cuarteles y la Peña del Antoñico. Me acuerdo que nuestro artista principal era el cura Mario Taborda, que en ese entonces estaba como párroco en la Capilla Del Divino Amor, en calle Ramírez y D’Amicis. Buen músico, Mario. Después se le ocurrió al Pacha hacer el Encuentro del Mate, Un Encuentro de Amigos, así se llamaba”, rememoró Cáceres, quien además preside el Centro Comunitario Solidaridad, entidad que dio a luz a este evento.

 

El primero tuvo lugar en el Atlético Echagüe Club, el 7 de mayo de 1987, y los resultados no fueron los esperados. “Perdimos como en la guerra, había 50 personas, ni nuestras familias fueron; hicieron varios grados bajo cero. Así que sacamos un crédito a 18 meses en el Banco Municipal para pagar las deudas. Al año siguiente hicimos el segundo encuentro, en la Plaza Martín Fierro, detrás de donde estaba el Mercado Charrúa, que ahora está la Terminal: nos llovió las tres noches”.

 


Pero los jóvenes organizadores no dejaron que las cuestiones climáticas doblegaran su perseverancia, y al año siguiente arremetieron una vez más. La tercera fue la vencida. “Nos fue mejor, nos mudamos a Alsina y Racedo, y ahí se popularizó más”.

 


Tras el modesto éxito, se trasladaron al campo de deportes del Club Talleres, en calle Toribio Ortiz, donde la peña matera fue consolidándose. Ya en la primera mitad de la década del 90, por el escenario comenzaron a desfilar grandes figuras del folclore nacional: “El primer artista grande que tuvimos fue Horacio Guarany. Después llegaron los Tucu Tucu, y otros. Además, empezamos a meter unos numeritos de rock y de bailanta, con bandas de la zona, porque el mate es un denominador común que no es patrimonio exclusivo de quien escucha folclore. El mate es unión”, manifestó.

 


El año 1995 marcó un antes y un después, ya que lograron que a la peña se la declare Fiesta Nacional del Mate, tras una prolongada pugna. “Fue todo un tema, porque había tres fiestas del mate en el país, y sólo una podía ser declarada de nivel nacional. Así que empezamos a recorrer los molinos yerbateros de Misiones buscando auspicio, empezamos por Gobernador Virasoro y terminamos en Puerto Iguazú. Y logramos la exclusividad de un par de marcas grandes”.

 


Tiempo después, reunidos con autoridades del Instituto Nacional de la Yerba Mate (INYM), se enteraron que Entre Ríos era la provincia que más yerba consumía por cabeza, estadística que los entrerrianos siguen liderando hasta la actualidad. “Pedimos una constancia de esos datos, y con esos papeles fuimos derecho a la Secretaría de Turismo de la Nación, y logramos lo que tanto habíamos buscado: ser la Fiesta Nacional”, señaló a UNO.

 


La fiesta fue creciendo en calidad y dimensión, y sólo se vio interrumpida en 2002 y 2003, cuando los Bonos Federales ponían en jaque la posibilidad de contratar a cualquier artista. “Tampoco había espíritu festivo”, acotó el vicegobernador.

 


En 2008, el Centro Comunitario Solidaridad traspasó la fiesta al municipio. “Lloramos todos en ese acto de traspaso, pero la fiesta era grande y la ciudad ya se había apropiado de la fiesta. Tal como lo previmos, el evento creció. Y aún seguimos trabajando codo a codo con la Municipalidad”.

 

 

Comentarios