Precios Cuidados
Viernes 24 de Junio de 2016

Reclamos por falta de carteles y productos de Precios Cuidados

Mientras son cada vez más los consumidores que buscan economizar en la canasta familiar, el Programa se cumple de manera parcial

En los tiempos que corren, con una inflación que en el último año superó el 40% –según las mediciones de la Fundación de Investigaciones Económica Latinoamericana (FIEL) y otras consultoras privadas– y donde muchos de los acuerdos paritarios están por debajo de este porcentaje, recorrer las góndolas de los supermercados en busca de mejores precios se convirtió en un hábito de muchos de los consumidores. En la mayoría de los casos, en un intento por estirar lo máximo posible el salario y lograr llegar a fin de mes.

En este marco, el programa Precios Cuidados, que nació en enero de 2014 y continuó vigente este año aunque con algunas modificaciones, significa un aliciente para que las familias puedan adquirir productos a menores costos. El listado de mercaderías incluidas en el último acuerdo, que rige del 7 de mayo al 9 de setiembre, se puede consultar por Internet ingresando al sitio precioscuidados.gob.ar y también en los locales adheridos. Son 401 artículos de diversas marcas y rubros, que sensiblemente abaratan la canasta familiar.

Sin embargo, encontrar la totalidad de los mismos, por lo general es imposible. Desde que se implementó la iniciativa los faltantes son una constante, que en muchos casos responde a la capacidad de cada uno en los locales comerciales que forman parte del convenio. Al respecto Javier Schintman, director de Seguimientos de Precios de la Provincia, explicó: "Se vienen dando faltantes de productos y no todos los supermercados tienen los artículos acordados ni trabajan todas las marcas que figuran; si bien están los básicos en la mayoría de ellos, no llegan a la cantidad pautada. Los supermercados más grandes y los hipermercados son los que tienen la capacidad de contar con todos, pero el resto de los mercados nunca superaron los 280 productos".

Más allá de esta situación que suele ser aceptada en mayor o menor medida por los consumidores, que en último término procuran reemplazar lo que no hay por alguna mercancía de costo similar, la falta de cartelería informando los valores que hay que abonar al llegar a la línea de cajas, incomoda a los clientes. La cuestión muchas veces genera confusión y molestias en los compradores, que habitualmente no saben de qué manera reclamar para que los comercios cumplan con su obligación de exhibir los precios. Juan Carlos Albornoz, titular de la Dirección General de Defensa al Consumidor y Lealtad Comercial de la Provincia señaló a UNO que la mayoría de las veces los inspectores del organismo deben actuar de oficio porque no es habitual que se reciban denuncias formales al respecto. "La mayoría de las quejas sobre la falta de precios en las góndolas son telefónicas. Por eso actuamos de oficio y los inspectores salen a recorrer para controlar los supermercados de la provincia y revertir esta situación. Verifican también si en las góndolas se muestra el mismo importe que luego se cobra en la caja, porque ese suele ser otro inconveniente que se presenta", comentó.

El funcionario indicó que al concretarse la comprobación de alguna irregularidad durante los controles, que se hacen al azar en las ciudades donde están asentados los supermercados adheridos al programa Precios Cuidados, se sigue un procedimiento administrativo donde la empresa puede hacer un descargo. "Si es convincente se deja sin efecto y si no lo es se sigue el trámite administrativo", expresó y confirmó que en Paraná se han labrado actas por este tipo de infracciones.

A su vez, recordó: "Es obligación y es una responsabilidad que tienen los supermercados de cumplir los requisitos convenidos, entre ellos, exhibir carteles con los precios".

En una recorrida aleatoria realizada ayer por UNO para observar si se cumple o no esta cuestión en la capital provincial, se pudo confirmar que esta formalidad se efectúa de modo parcial. Incluso en locales céntricos hay colocados carteles que indican que el producto corresponde a Precios Cuidados, pero no se informa el valor.

Al respecto, Javier Schnitman aconsejó: "Todos los supermercados tienen Libro de Quejas y hay que pedirlo. De este modo, cuando van los inspectores de Defensa al Consumidor y se encuentran con estas observaciones y reclamos asentados, pueden intervenir de manera oficial sin que tengan que mediar denuncias".


Consigue ser referencia para ciertos valores


Con el cambio de gobierno, a principios de este año reinaban las dudas acerca de la continuidad del programa Precios Cuidados. Finalmente el 7 de enero se confirmó que la medida iba a seguir adelante, pero con menos productos y algunas modificaciones de precios.

En mayo, relanzaron el sistema de control y se incorporaron 83 nuevos artículos –entre ellos se incluyeron de nuevo los productos frescos–, llegando a componer el acuerdo actual 401 productos de diferentes rubros, con aumentos promedios del 4,8%.

"La diferencia de concepto del Precio Cuidado anterior y este, es que el valor de los productos incluidos actúan como ofertas durante el cuatrimestre que rige el acuerdo. Por eso, por ejemplo, hay pocos artículos de primeras marcas. La gente tiene registrado cuáles son los productos, busca el cartelito y sin dudas se mueven muchísimo los artículos incluidos. Lo verificamos inclusive a la hora de buscar información sobre productos vendidos que están dentro de la canasta familiar", explicó Javier Schnitman, director de Seguimiento de Precios de la Provincia.

Por otra parte, reflexionó: "En el caso de los productos de primeras marcas que sí están contemplados, actúan como referencia y niveladores de precios: todos los artículos similares no pueden superar ese valor, porque sino no podrían competir, ya que la gente va a preferir siempre una primera marca si está a igual o menor costo. Es decir que los productos de primera marca incluidos en el Programa actúan como contenedores de precios".

Comentarios