La Provincia
Miércoles 14 de Septiembre de 2016

Reclaman que no destruyan 60.000 "Qunitas"

"Instamos al juez Bonadío a que envíe recomendaciones para que las cunas sean modificadas en caso de ser necesario", dijo Carolina Gaillard.

El presidente del bloque del Frente Para la Victoria, Héctor Recalde, y la presidenta de la comisión de Salud de Diputados, la entrerriana Carolina Gaillard; la senadora Anabel Fernández Sagasti, vocal de la Comisión de Salud del Senado, junto a médicos y familias que no lograron ser beneficiarias del Plan Qunita debido a la suspensión del programa, brindaron este martes una conferencia de prensa en el Salón de Pasos Perdidos de la Cámara de Diputados de la Nación, pidiendo que el juez Caludio Bonadio revea su decisión sobre la destrucción de 60.000 cunas.
Carolina Gaillard, diputada por la provincia de Entre Ríos, abrió la conferencia y señaló que "no hay necesidad de destruir las cunas; instamos al juez a que envíe recomendaciones para que las cunas sean modificadas en caso de ser necesario, tal como dijo el doctor Jenik".
"Este Plan sirvió para controlar a las madres durante el embarazo y luego del parto, y para prevenir las muertes por asfixia que sufren los bebés que al no tener un moisés duermen con sus padres; un juez no puede disponer sobre una política pública que, en este caso, ha demostrado beneficios y ha mejorado sustancialmente los indicadores de mortalidad infantil", señaló la entrerriana.
Héctor Recalde expresó que "esta decisión de Bonadío va a ser denunciada ante el Consejo de la Magistratura porque si bien se realizaron recomendaciones médicas, también dijeron que las cunas son recuperables. Consideramos a Qunita un patrimonio social, un patrimonio para las familias argentinas, y que Bonadío mande a destruir las cunas es otra señal de revanchismo y odio que no se justifica de ninguna manera. Esto merece el reproche en el Consejo de la Magistratura pero esencialmente el reproche social, porque podemos recordar episodios de la humanidad como la quema de libros o la destrucción de monumentos, señales de odio que no se compadecen con lo que todos queremos que es construir una sociedad más justa, más equilibrada y que cumpla con el precepto de que los únicos privilegiados son los niños".
Silvia, la mamá de Alison Jazmín, contó que no pudo ser beneficiaria ante la suspensión del Plan Qunita: "me gustaría que el juez piense bien lo que está haciendo porque muchos niños se están quedando sin su Qunita. Hoy muchos padres no tienen trabajo y estamos viviendo tiempos muy difíciles. Los chicos no tienen la culpa, los chicos necesitan una cunita para dormir".
La neonatóloga Alicia Benítez, ex jefa de Neonatología de la Maternidad Sardá señaló estar "en absoluto desacuerdo con la decisión de Bonadio porque es material muy necesario para nuestras madres y nuestros niños. Esta es una decisión absurda y desmedida sin ningún fundamento ni evidencias firmes, que va a destruir 60 mil equipos muy valiosos y de muy buena calidad a los que muchas familias hoy no pueden. La cunita no es insegura y está preparada para acompañar al bebe los primeros seis meses de vida y hasta seis kilos de peso, y les aseguro que es muy superior a un moisés de mimbre que puede comprarse en cualquier comercio. El programa Qunita es más que la entrega de un kit, es un programa que incluye al menos cinco controles de la mamá durante el embarazo, cumpla con el proceso de vacunación, reciba formación y luego reciba el equipo. Le recomiendo a Bonadío que reconsidere su decisión y reúnase con las autoridades del Ministerio de Salud, que con sorpresa veo que no salieron a defender el programa, porque este programa es muy valioso. No a la destrucción de la cunita".

Comentarios