Robo
Viernes 07 de Octubre de 2016

Rechazan sobreseer a acusado del robo en una escribanía

Alberto Osuna irá a juicio, junto a la abogada Cáceres. Otros dos habían aceptado condena

A un año y pocos días del robo perpetrado en la escribanía Canga Gasmann de la ciudad de Crespo, uno de los cuatro acusados pidió ayer ser sobreseído de culpa y cargo, pero el juez de Garantías Mauricio Mayer lo rechazó, en coincidencia con la Fiscalía, por lo que el hombre irá a juicio, junto a una abogada que también está acusada de participar en el plan delictivo. Otros dos involucrados ya están condenados al aceptar penas condicionales y devolver el dinero sustraído.
La audiencia se desarrolló ayer por la mañana, donde el abogado defensor Juan Carlos Rubio Pérez reclamó el sobreseimiento de Alberto Enrique Osuna por el delito de robo calificado. El letrado planteó que no hay pruebas que incriminen a Osuna en el atraco al estudio notarial ocurrido el 2 de setiembre de 2015.
Por su parte, el fiscal que llevó adelante la investigación y logró dos condenas en el caso, refutó los argumentos vertidos por el defensor, al enumerar las pruebas que involucran seriamente a Osuna en el robo. Principalmente el hecho de que uno de los vehículos utilizados por los asaltantes, según quedó acreditado en la investigación, era de su propiedad. Asimismo, se destacó el vínculo cercano entre Osuna y Leonardo Gabriel Garcilazo, otro de los acusados que admitió su responsabilidad en el hecho. Además, se sospecha que la relación de ambos quedaría también en evidencia en otros hechos que son materia de investigación.
El juez de Garantías escuchó a las partes y luego resolvió hacer lugar al pedido de la Fiscalía, por lo que rechazó sobreseer a Osuna ante las pruebas que merecen ser analizadas por un tribunal en un juicio oral y público.
De este modo, ahora resta esperar la audiencia de elevación de la causa a juicio, que podría ser la semana próxima. En el debate estará no solo Osuna, sino también la abogada Adriana Cáceres, quien está sospechada de haber suministrado datos elementales a los ladrones que participaron del asalto, ya que ella por su trabajo en la escribanía habría sido conocedora de los movimientos financieros y la abultada suma de dinero que se guardaba en la caja fuerte.

Dos que los complicaron
Los acusados por el robo son cuatro personas, pero dos de ellos eligieron la vía del juicio abreviado: Leonardo Garcilazo y Pablo Belloni aceptaron la pena de tres años de prisión condicional, al tiempo que devolvieron los 400.000 pesos que sustrajeron. Esta confesión complica de alguna manera a los otros dos imputados que irán a juicio, por los vínculos que mantendrían con ellos.

Comentarios