Policiales
Viernes 05 de Febrero de 2016

Realizaron un allanamiento en un desarmadero de Paraná

Robos y Hurtos secuestró en la capital entrerriana miles de autopartes entre parabrisas, lunetas y volantes. 

Un allanamiento ejecutado en un taller mecánico de la ciudad de Paraná derivó en el hallazgo de un automóvil con problemas de documentación y el secuestro de miles de autopartes que podrían ser robadas.

Durante el procedimiento, el propietario del taller se enojó con los funcionarios policiales, que igualmente avanzaron con el operativo  que estuvo controlado por el fiscal Martín Wasinger.

Efectivos de la División Robos y Hurtos, con apoyo de personal de la comisaría de la zona, llevaron a cabo el procedimiento en el que, además, se incautó un Ford Falcon que carecía de documentación y presentaba adulteraciones. UNO pudo conocer que los policías llegaron al lugar investigando el robo de automóviles ocurridos en la zona céntrica de la capital. Si bien la Policía no brinda información oficial de hechos de inseguridad para tratar de hacer creer a la sociedad de que en la capital provincial no hay ilícitos, UNO pudo conocer que desde hace algunos meses vienen  suscitándose una serie de robos de autos en distintos puntos de la ciudad. Los vehículos son encontrados rápidamente, ya sea por accionar policial o porque los delincuentes los abandonan luego de llevarse algunos elementos. Esta situación llevó a la Policía a investigar y a allanar el taller mecánico ubicado en Zanni y Larralde. Según la información oficial aportada a UNO, los policías le informaron al propietario que carecía de las habilitaciones correspondientes para funcionar como desarmadero. También se detectó ausencia de los formularios necesarios para adquirir o vender una autoparte. 

Secuestraron una camioneta

Personal de la división Delitos Económicos, a partir de tareas investigativas previas, en el marco de una causa que se investiga por estafa, realizó dos allanamientos: uno en una vivienda de la localidad de Santo Tomé, donde se secuestró un teléfono celular y, el otro, en una casa de la ciudad de Santa Fe, donde se secuestró una camioneta Renault Master. Además se obtuvieron otras pruebas de interés para la causa. Se labraron las actuaciones correspondientes y se continúa con la investigación.
 

Comentarios