La Provincia
Martes 17 de Mayo de 2016

Realizan una asamblea en la escuela Marcelino Román por reclamos edilicios

En 2015 comenzaron a refaccionar el inmueble. La obra avanzó un 50%, pero la empresa abandonó el lugar por falta de pago

A partir de las 9.30 las comunidades educativas de la escuela Nº 196 Marcelino Román y también de la Secundaria Nº 75 Del Bicentenario, que funciona en el mismo edificio, realizarán una asamblea por el término de dos horas en reclamo de la continuidad de las obras de refacción que comenzaron en junio de 2015 pero fueron interrumpidas abruptamente la semana pasada.  

Silvia Cersofios, directora de la escuela Primaria que funciona en la institución, comentó a UNO: “Desde hace unos meses empezó a trabajar menos personal en la obra, quedaban dos o tres obreros y entre el miércoles y el jueves pasado se fueron llevando todo”. Asimismo, explicó: “Desde la empresa comenzaron a retirar las cosas porque el gobierno mantenía una deuda de 3 millones de pesos, que fue pagando, pero le debe todavía 1,2 millones. Como recibieron información de que no va a haber más pagos, se van, dejando inconclusa el 50% de la obra y muchas cosas rotas”. En este marco, se lamentó: “Por cuatro o cinco meses no se va a continuar esto. El viernes me contacté con autoridades del Consejo General de Educación y dijeron que va a haber un cheque más pero que no alcanza a cubrir la deuda, por eso la empresa siguió levantando las cosas”.

La directora recordó que los trabajos comenzaron a mediados de 2015, luego de reiterados pedidos a lo largo de una década. “Empezaron a arreglarla porque la paredes estaban electrificadas y no se podía dar clases cuando llovía, por ejemplo. Los disyuntores no funcionaban y estaban todos puenteados para tener electricidad. Se cortaron las clases y pasaron 15 días hasta que se adjudicó la obra de refacción, en una escuela donde nunca antes se había hecho mantenimiento”.

El establecimiento funciona en calle Juan Manuel de Rosas sin número, en el corazón del barrio Paraná XIV, y fue inaugurada hace 25 años. Muchos de los problemas edilicios que presenta son por una construcción deficiente y también por falta de mantenimiento. 

“Ahora los baños se tuvieron que arreglar de cero, porque no andaban las cloacas, no había agua, entre otras falencias. Falta sacar los cielorrasos que pusieron erróneamente de metal; son como machimbres, pero en realidad son de chapa y también trasmitían corriente; hay que cambiarlos y poner poliuretano. Además hay que modificar las aberturas, que abrían todas para adentro, cuando en los establecimientos públicos tienen que abrir para afuera. Y lo que es vidrio y cerramiento también, porque por ahí entraba agua cada vez que llovía”, señaló Cersofios, quien indicó que la empresa se va sin terminar el trabajo y dejando todo en el estado en que se encuentra en la actualidad: “Quedamos con cinco aulas inutilizadas; hay dos que nos armaron con divisorios de madera y en ese estado estamos dando clases. Estaban poniendo un cerco perimetral con unas rejas hermosas, pero avanzaron en esto en un 30% y ahora queda todo abierto, exponiéndonos a la inseguridad porque cualquiera puede ingresar a la escuela”. 

Los más afectados son unos 300 chicos del nivel Primario y alrededor de 200 del Secundario, no solo de Paraná XIV sino también de zonas cercanas que no cuentan con establecimientos educativos, como los barrios La Milagrosa, Hijos de María, Municipal.

En último término Cersofios explicó que la asamblea que se va a realizar hoy será con carácter informativo, para que la sociedad sepa cuál es la situación de las escuelas. Van a participar los alumnos de la escuela Secundaria y los padres que se acerquen. “En esta instancia vamos a definir si tomamos alguna otra medida para seguir reclamando que se reanuden los trabajos”, dijo a modo de conclusión.

***
El edificio De La Baxada ya quedó chico


El viernes se llevó a cabo una asamblea en la escuela Nº 78 Juan Carlos Esparza, que no cuenta con un inmueble propio y cuyos docentes dictan clases en el mismo edificio donde funciona la escuela Nº 15 De La Baxada. Hoy reanudarán la medida reclamando no solo un edificio propio para la escuela Esparza, sino también “la construcción urgente de nuevas aulas; limpieza total y completa de los tanques, con estudios que demuestren la potabilización del agua; reparación integral de los baños y del sistema cloacal; desinfección total del edificio; y erradicación de murciélagos y guano tóxico de estos animales”. 

Alejandra Hocher, rectora de la escuela De La Baxada, comentó a UNO: “En nuestra escuela funcionan los turnos mañana, tarde y noche; y la escuela Esparza comparte el edificio en el turno tarde. El diseño del edificio era para una determinada cantidad de alumnos y en la actualidad nos encontramos con que a la escuela De La Baxada concurren unos 430 estudiantes; y en la escuela Esparza debe haber unos 200 alumnos. Es decir, son alrededor de 600 estudiantes, y suman alrededor de 200 los docentes y el personal de la casa. La cantidad de personas que circulan por el establecimiento no responden al diseño original, y por ende los sanitarios, las aulas, los espacios, son escasos”.

En referencia al pedido de la escuela Esparza, señaló: “Ya cuando era vicerrectora apoyamos los reclamos de los directivos de la escuela Esparza, y supongo que los docentes y estudiantes de nuestra institución vamos a apoyarlos nuevamente para que tengan la alegría que tuvimos nosotros, que es la de contar con un edificio propio, que es lo que corresponde. Ellos tienen adjudicado el terreno y tienen mucha ilusión”.

***
Piden solución


En la capital provincial son varias las escuelas donde iniciaron una serie de obras para dar respuesta a serios problemas edilicios. Sin embargo, los trabajos quedaron truncos en diversas ocasiones, incrementando los riesgos a los que están expuestos en cada comunidad educativa alumnos, docentes y directivos. 

Desde la Asociación del Magisterio de Entre Ríos (Agmer) seccional Paraná denunciaron que existen problemas edilicios en las escuelas Nº 22 Jorge Newbery y en la Nº 8 Juan Martín de Pueyrredón; y también en la Nº 75 Del Bicentenario y Nº 196 Marcelino Román, donde dejaron inconclusas las obras por falta de pago, con serios problemas en la instalación eléctrica, con ventanas sin vidrios y rejas aseguradas con alambre, además de que no estaba delimitado el lugar donde trabajaban los obreros”, señaló a UNO el secretario general de Prensa de Agmer, Alberto Díaz.

Comentarios