Ovacion
Martes 23 de Febrero de 2016

Reaccionó a tiempo y pudo cosechar afuera

Patronato logró un punto en el sur bonaerense. Empató 2 a 2 ante Quilmes. El sábado recibe a Belgrano.

Edgardo Comar / Ovación
ecomar@uno.com.ar


Lo pudo perder y estuvo cerca de ganarlo. Después de un primer tiempo para el olvido, cambió la imagen en el periodo final. Finalmente Patronato empató 2 a 2, como visitante, ante Quilmes en un partido correspondiente a la cuarta fecha, en la Zona 1, del Torneo de Transición de Primera. Adrián Calello sacó ventajas para el local; Iván Furios y Mauricio Carrasco dieron vuelta la cuestión pero Damián Malrechaufe estampó la paridad final. Bértoli fue la figura de la cancha. El sábado recibirá a Belgrano en el Grella. 

PRIMER TIEMPO. Tardó en armarse la contienda. La necesidad de ambos no se traducía en ambición y por ende no había situaciones interesantes en la cercanía de los arcos. Las imprecisiones abundaban de un lado y de otro y la pelota andaba más por afuera que dentro del campo de juego en los 10’ iniciales.

El mediocampo de Patrón no hacía pie, la grieta entre los mediocampistas y la defensa de visitante era muy amplio y esto comenzó a ser aprovechado por los volantes quilmeños que ganaban las espaldas de sus pares y con una transición rápida comenzaron a merodear más de lo aconsejado las cercanías de Bértoli que debió exigirse ante un envío de Rescaldani. De inmediato Andrade fue el salvador despejando una pelota de la línea de sentencia. El elenco bonarense merecía la conquista y la encontró. Sin resistencia alguna los valores de Grelak ganaron terreno por derecha, hasta conecta a Calello que en el medio del área y con libertades impensadas definió contra un caño para poner el 1 a 0.

La desventaja agudizó la imagen de Patringa, que llamativamente mostró un desorden impropio de un equipo de Primera. Sin demasiadas ideas para atacar, dependiendo exclusivamente de una corrida de Lautaro Comas o un acierto individual de sus compañeros de ataque. En el retroceso era lento y esto hacía que regalara una trinchera del medio hacia atrás, que la solvencia de Bértoli disimulaba con tapadas propias de un arquero a la altura de las circunstancias.

De los 25’ en adelante una leve mejoría le permitió al Santo plantear un mayor ida y vuelta y dejar en evidencia algunas dificultades del dueño de casa para rechazar los envíos cruzados. Insinuó el elenco de Forestello, pero nunca pudo concretar. Un remate alto de Lautaro Comas aprovechando la segunda pelota fue la opción más clara, por no decir única, frente a la valla de Benítez. En cada réplica el Cervecero amenazó con ampliar el margen, pero el gran nivel de Bértoli y pecar de egoístas de algunos hombres del local impidieron una segunda conquista. 

La llegada del intervalo fue una buena noticia para el Negro. La otra buena novedad fue que perdía solamente por la mínima cuando quedaba todo un tiempo por disputar. 

SEGUNDO TIEMPO. Metió mano en el entretiempo Forestello. Mandó a Guzmán por Marcos Quiroga y al Flaco Quiroga en lugar de Comas. Con el Chelo intentó tener un ladero de Mionetti en la tarea de contención y sorpresa por un carril; con el Caña accionando de espaldas y como pivot, trabajar en ataque a partir de la segunda pelota. De arranque tuvo una posibilidad clara en un rebote que capturó Carrasco pero lo mandó a las nubes. La mejorada versión del Patrón lo ponía a tiro de la paridad que llegó en una jugada tan vieja como efectiva. A los 11’, Carrasco ejecutó un córner que Andrade peinó en el primer palo y Furios empujó al 1 a 1 ingresando por atrás de todos.

De estar al borde del cachetazo, el Rojinegro paso a controlar futbolística y anímicamente el trámite. Quilmes era un desencanto en las tribunas que se trasladaba al campo de juego.

Así como fue frágil en la interrupción también lo fue el QAC. Es por eso no extrañó que después de la enésima pelota bajada por el puntano Quiroga, guapeara Carrasco que después de recorrer 20’ con el balón, definió con precisión ante el achique de Benítez y se fue a cantar el 2 a 1. 

Abajo Quilmes en el tanteador el Centenario se transformó en una caldera, adentro y afuera. La chance de concretar la primera victoria, pero la tibia marca de Garré en su sector permitió que un centro cayera en la cabeza de Malrechaufe que metió un frentazo para colocar el esférico lejos del alcance de San Sebastián que no pudo hacer nada para evitar la segunda caída.

Ninguno se conformó con el reparto de puntos. Con lo que les quedaba fueron por un triunfo que se sigue postergando. Quilmes y Patronato quedaron a mano. El 2 a 2 terminó siendo justo; hubo un periodo para cada uno. Para llegar al éxito tienen ambición, pero las falencias defensivas conspiran contra las buenas intenciones.

***
Síntesis

Quilmes (2)
Walter Benítez
Juan Celaya
Alan Alegre
Damián Malrechaufe
Emanuel Morales
Adrián Calello
Rodrigo Braña
Brian Mansilla
Fernando Elizari
Matías Morales
Ezequiel Rescaldani
DT: Alfredo Grelak.

Patronato (2)
Sebastián Bértoli
Iván Furios
Walter Andrade
Jonathán Ferrari
Ezequiel Garré 
Cristián Bertocchi
Marcos Minetti
Marcos Quiroga 
Lautaro Comas 
Fernando Telechea
Mauricio Carrasco
DT: Rubén Forestello.

Goles: 12’ Calello (Q), 56’ Furios (P), 75’ Carrasco (P), 78’ Malrechaufe (Q). Cambios: 60’ Imperiale por Elizari, 62’ Andrada por Matías Morales, 81’ Arce por Mansilla (Q); 46’ Guzmán por Marcos Quiroga; 46’ Matías Quiroga por Comas, 76’ Masuero por Andrade (P) Amonestados: Bertocchi, Ferrari, Minetti, Telechea, Garré (P). Árbitro: Pedro Argañáraz (bien). Cancha: Estadio Centenario. Figura: Sebastián Bértoli (P).

***
Las claves

LA REACCIÓN. Patronato jugó un primer tiempo para el olvido en el sur del Gran Buenos Aires. Estuvo impreciso con la pelota e inconexo entre líneas. Cambió la actitud y la imagen, esto le permitió revertir el resultado aunque no supo cerrarlo.

LOS CAMBIOS. Las introducciones determinadas por el entrenador de Patronato Rubén Forestello en el entretiempo fueron un acierto porque desencadenaron un mejoramiento colectivo de su equipo que tuvo la agresividad en ataque y menor exposición en defensa.

EL PERDÓN. En el primer tiempo del partido, más por errores ajenos que por virtudes propias Quilmes tuvo innumerables opciones para acreditar una ventaja más abultada. El egoísmo de sus delanteros y Sebastián Bértoli lo impidieron. 

***
Cómo jugaron

Sebastián Bértoli. El punto que sumó el equipo como visitante es gran parte responsabilidad de San Sebastián. En los peores momentos, estuvo a la altura de un equipo de Primera. Tuvo tres tapadas que lo hicieron la figura del partido. 

Iván Furios. No fue mucho Quilmes por su sector en lo mejores momentos. Sacó a relucir una de sus grandes virtudes: su potencia en el juego aéreo que le valió al equipo empatar transitoriamente.

Walter Andrade. Quilmes tuvo muchos espacios en el primer tiempo y eso lo obligó a salir mucho hacia los costados que no es su fuerte. 

Jonathan Ferrari. Queda claro que su posición es la de zaguero central. Es allí donde mejor rinde. Se siente cómodo siendo el ladero de Andrade. 

Ezequiel Garré. Los partidos intensos ponen en evidencia que le pasan factura en lo físico. Por su sector Quilmes desbordó a Patronato y generó sus mejores chances en ataque.

Cristian Bertocchi. No logra asentarse. No se discute su talento. Le cuesta mucho el ida y vuelta que exige la idea de Forestello.

Marcos Minetti. Aprobado debut del Chamaco en Primera A. Muy solo para contener en la etapa inicial, con mayor respaldo en el complemento con el ingreso de Marcelo Guzmán.

Marcos Quiroga. No tuvo la dinámica que mostró viniendo desde el banco con Arsenal.

Lautaro Comas. No se discute el ingreso del Flaco Quiroga; es discutible la salida de Comas. Dentro de varios niveles muy bajos era de los pocos que podía desequilibrar individualmente.

Fernando Telechea. No entendió lo conveniente de ir por los costados cuando ingresó Matías Quiroga. Tuvo mucho empeño, pero careció de claridad.

Mauricio Carrasco. Por incisivo tuvo la recompensa del gol propio. Mucho sacrificio, desbordando mucho en el segundo tiempo. Cumplió el neuquino.

Desde el banco. Matías Quiroga (7): Importantísimo en el trabajo sucio que sirvió para abrir espacios a sus compañeros. Artífices de la levantada. Marcelo Guzmán (7): Muy buen partido del cordobés. Apuntalando a Minetti en la recuperación y siendo sorpresa cuando escaló por derecha. Abel Masuero: Jugó pocos minutos para ser evaluado. 

***
Apostillas

No llegó. Más allá de sus ganas para poder estar presente, los problemas gastrointestinales siguieron afectando durante el fin de semana al jugador Matías Garrido. El sanjuanino fue baja en Patronato y vio el partido desde afuera. 

Ex cerveceros. Marcelo Guzmán y Fernando Telechea son la legión de los exjugadores de Quilmes, que hoy están en Patronato de la Juventud Católica. 
 
Bienvenido. El delantero y goleador Fernando Telechea registra un pasado en Quilmes, cuando arribó al estadio recibió el saludo de jugadores y allegados al Cervecero.

Besos y abrazos. Para el Cebezón Marini de parte de varios jugadores de Patronato. Sebastián Bértoli, Mauricio Carrasco y Lautaro Comas se acercaron al banco quilmeño para saludar al ayudante de Grelak.

Precaución. Las distintas facciones de la hinchada de Quilmes mantienen de un tiempo a esta parte serias diferencias. Por esa cuestión la policía bonaerense tomó todos los recaudos para evitar inconvenientes.

Que pocos son. Más allá de su popularidad en el sur bonaerense no fue el mucho el público Cervecero que se acercó al estadio. 

La reserva. Hoy se jugará el partido entre las formaciones alternativas de el Cervecero y el Rojinegro. El encuentro correspondiente a la 4ª fecha se desarrollará hoy desde las 9 en el campo auxiliar del Estadio Centenario.

Lo que viene. En la quinta jornada Patrón será local de Belgrano de Córdoba. El encuentro está fijado para el sábado a las 21.30, en el Presbítero Bartolomé Grella..

Comentarios