Policiales
Viernes 10 de Julio de 2015

Ratificaron la prisión preventiva de los acusados de matar al remisero Farina

Para la Justicia existe riesgo de fuga y de entorpecimiento de la investigación, por lo que la pareja acusada por el crimen continuará privada de su libertad.

La vocal de Juicios y Apelaciones, Elisa Zilli, confirmó este viernes la prisión preventiva por 60 días impuesta a Sebastián Berón y Agostina Ayelén Arrúa, investigados por su presunta participación en el homicidio en ocasión de robo del remisero David Farina, baleado el 2 de julio en Paraná y fallecido dos días después en el hospital San Martín.
Surgió una nueva acusación para la chica, por el asalto a otro remisero en el mismo lugar del otro hecho, por lo que le dictaron una nueva medida coercitiva, que fue apelada por la Defensa.
Luego de la audiencia de apelación llevada a cabo al mediodía en Tribunales,  Zilli confirmó la prisión preventiva por 60 días para Sebastián “Bochita” Berón, de 18 años, y de Agostina Ayelén Arrúa, de 19, dispuesta el lunes pasado por el Juez de Garantías, Ricardo Bonazzola.
La medida cautelar, resuelta en el marco de la investigación del asalto y homicidio de David Farina, fue apelada por los defensores oficiales de Arrúa, Paula Montefiori y Fernando Callejo, y el defensor particular de Berón, Boris Cohen.
Los defensores de Arrúa plantearon que el encarcelamiento preventivo viola garantías constitucionales y solicitaron la morigeración de la cautelar, mediante la aplicación de una medida sustitutiva como por ejemplo la prisión domiciliaria. En tanto, Cohen solicitó directamente la excarcelación de Berón, y citó antecedentes de causas por homicidios en los que los imputados esperaron el juicio en libertad.
Los fiscales Patricia Yedro y Álvaro Piérola se opusieron al pedido de los defensores y expusieron que existe un riesgo procesal concreto respecto de ambos imputados (específicamente, el peligro de fuga y de entorpecimiento de la investigación).
Después de escuchar a las partes y de observar la videograbación de la audiencia de imposición de medidas de coerción, Zilli confirmó la prisión preventiva dispuesta por el juez de Garantías, por entender que se encuentra “suficientemente fundada”. Además, señaló que el lapso de 60 días de la cautelar “es razonable y proporcional a la gravedad del hecho y a la amenaza de una pena también grave, y de cumplimiento efectivo”.
Para la jueza de Apelaciones, se verifican en el caso “ambos riesgos procesales. El de peligro de fuga y de entorpecimiento de la investigación”.
“No desconozco la existencia de medidas sustitutivas, pero no alcanzan para aventar los riesgos, porque la intimidación a víctimas y testigos también se puede realizar por distintos medios, y aún desde el interior de un domicilio particular”, fundamentó la magistrada.
En ese sentido, la jueza recordó que el nuevo sistema de enjuiciamiento penal privilegia la etapa del juicio, y es importante que los testigos lleguen al debate oral y público con la tranquilidad y libertad suficiente para testimoniar”. Sin embargo, la jueza aclaró que ese nuevo diseño del sistema adversarial “no va en desmedro de la libertad del imputado, porque da más posibilidades de revisar las medidas cautelares, en cualquier momento del proceso”. 
Otra medida coercitiva para Arrúa 
Antes de la audiencia en la que la Defensa apeló la prisión preventiva impuesta a los imputados por el homicidio en ocasión de robo sufrido por el remisero David Farina, se llevó a cabo otra audiencia solicitada por la Fiscalía, en la que el Juez de Garantías Nº 3, Ricardo Bonazzola, impuso a Agostína Ayelén Arrúa una nueva medida coercitiva consistente en la prisión preventiva por 60 días (comprensiva de la medida anterior). Lo dispuso, a pedido de la Fiscalía y en el marco de la investigación de un nuevo hecho delictivo, consistente en el asalto a otro remisero el mismo día en que fue asaltado y baleado Farina.
En una audiencia celebrada a las 10.30, el fiscal Piérola indicó que Arrúa fue señalada por otro chofer, de la empresa Artigas, como la joven que lo abordó el jueves 2 de Julio a la 1.40 en calles Garrigó y Provincias Unidas, y le pidió que la trasladara hasta Gobernador Crespo y cortada 8 de Octubre. El chofer denunció que al llegar al lugar de destino (la misma esquina donde fue baleado Farina), la joven bajó del auto y le pidió que la esperara, dado que iría hasta un domicilio a buscar el dinero para pagarle el viaje. Pero regresó acompañada por un varón que llevaba un arma de fuego y que aún no fue identificado. El remisero dijo en la Comisaría 12ª (y lo ratificó ante el fiscal), que el joven que llegó hasta el auto efectuó un disparo que no lo hirió, y lo obligó a bajar del Volkswagen Gol para robarle 600 pesos y un teléfono celular de la empresa.
El fiscal Piérola indicó que el damnificado –cuyos datos se omiten porque el Juez de Garantías ordenó que no se den a conocer, a pedido del Ministerio Público Fiscal y para evitar riesgos para la víctima y testigo que son la misma persona—reconoció a Agostina Arrúa en rueda de personas. La medida fue cuestionada por la Defensa Pública, a cargo de Paula Montefiori y Fernando Callejo, por considerar que a partir de la audiencia pública del lunes pasado circularon por varios medios de comunicación numerosas fotografías de la joven investigada en el caso Farina.
El Juez Bonazzola impuso una prisión preventiva de 60 días, comprensiva de la cautelar ordenada en el expediente donde se investiga el homicidio en ocasión de robo, y fundamentó que se trata de una medida proporcionada a los delitos que se averiguan, y que no se advierte la posibilidad de asegurar los fines del proceso con una prisión domiciliaria u otra coerción menos gravosa que el encarcelamiento. La medida fue apelada por la Defensa.

Comentarios