La Provincia
Jueves 16 de Julio de 2015

Quitan las fotos de ciudadanos del padrón electoral nacional

Especialistas en Derecho Informático cuestionaron que las imágenes sean subidas a la web

Recientemente, la Cámara Nacional Electoral puso a disposición el padrón electoral para los comicios nacionales. El problema, alertado por tres expertos en Seguridad Informática, es que cuando se accedía a www.padron.gob.ar, no solo aparecía la información sobre dónde se vota, sino también (en muchos casos, pero no en todos) la fotografía de los ciudadanos. A raíz de esto, Cristian Borghello, Maximiliano Macedo, y Marcelo Temperini reiteraron en Santa Fe la inquietud que ya habían planteado en las elecciones de 2013. 

En este sentido, en diálogo con Diario UNO de Santa Fe, Temperini, que además es abogado especializado en Derecho Informático, señaló que no parece adecuado, correcto, ni legal que esté publicada la foto de los ciudadanos en el padrón electoral, y menos aún, que sea posible acceder a la imagen simplemente sabiendo el número de documento de una persona. Anoche las fotos parecían haber desaparecido, pero no fue posible confirmar que se trate de una decisión firme o un defecto en el sistema.

El especialista hizo un análisis jurídico, en donde el razonamiento se deriva de que la foto es un dato personal, de acuerdo a lo que expresa la ley de Protección de Datos Personales (Nº 25.325), y de acuerdo al artículo 4, los datos personales, como lo es la foto, deberán ser recolectados solamente cuando sean pertinentes y no excesivos, y en este caso no parece ser pertinente, pero sí excesivo, porque cualquier ciudadano puede ejercer el derecho al sufragio sin la necesidad de que figure su foto Internet.

“Yo personalmente no tengo actualizado el DNI, mi foto no aparece en el sistema, y yo puedo seguir votando, y cualquier ciudadano lo puede seguir haciendo, entonces nos parece que se agrega un dato que es innecesario, y que además al subirlo a una web, donde no hay restricciones de seguridad, salvo el número de DNI, algo que cualquier persona puede saber haciendo una búsqueda en Google, ese dato puede afectar la privacidad y la intimidad de una persona”, enfatizó. En este sentido, indicó que hay personas que pueden no querer que su foto esté en Internet y en alta calidad, y que además, atendiendo a potenciales riesgos, podría ser utilizada por delincuentes para llevar a cabo una suplantación de identidad. Al parecer, la queja fue oída.

Seguridad de las bases

Para probar la fragilidad del sistema, los expertos en seguridad publicaron un video que muestra cuán fácil es acceder a las fotos en alta resolución. 

“Nosotros lo único que hicimos para demostrar esto fue modificar una cierta parte del código para que nos muestre la foto en una dimensión real, pero no se puede considerar que lo que hicimos fue explotar una falla de seguridad porque en realidad lo que sucede es que está mal diseñado el sistema”, explicó.

Temperini contó que en estos días recibieron muchas consultas acerca de cuáles son las opciones que tienen los ciudadanos para que su foto sea dada de baja, y que por el derecho de hábeas data, y por la Ley Nº 25.325, los ciudadanos tienen la posibilidad de pedir la baja desde Internet a través de un formulario de rectificación, supresión y actualización de datos que ofrece la Dirección Nacional de Protección de Datos Personales. 

Sin embargo, plantea que este derecho debe ser ejercido ante el responsable de la base de datos, y en este caso, no hay responsables declarados. En este sentido, el profesional sostiene que debería ser la Cámara Nacional Electoral, pero el problema es que dicha base no está inscripta, lo cual representaría otra ilegalidad, porque debería estar inscripta y darle al ciudadano la posibilidad de actualización de los datos.

“Por ejemplo, en el padrón yo figuro con un nombre menos, y entonces, ¿Cómo ejerzo mi derecho de actualización de datos personales si no tengo a quién golpearle la puerta? Esta es otra de las irregularidades que esperamos se puedan subsanar”, manifestó.

Página caída

El martes por la tarde, y durante gran parte de la noche, la página del padrón estuvo fuera de línea, y el miércoles a la mañana cuando volvió a funcionar los profesionales sospecharon que había sido porque se estaban realizando modificaciones al sitio tendientes a evitar a que la gente acceda a la imagen de la forma  mencionada. Sin embargo, la realidad es que la foto en alta resolución seguía accesible. Pero sobre las 20 de ayer ya no era posible ver imágenes de los ciudadanos en el sitio del padrón electoral. 

Pero mucho antes de hacer pública la denuncia, Borghello, Macedo y Temperini comunicaron por correo electrónico su inquietud a la Cámara Nacional Electoral entendiendo que este problema debería ser solucionado porque si se aplica la Ley Nº 25.325, se debería también aplicar el principio de confidencialidad y seguridad. Entonces, no debería ser posible que cualquier ciudadano acceda a esa imagen sin un filtro de seguridad.

En esta línea, más allá de que el Estado cuente con la fotografía de un ciudadano, lo que no tiene es el permiso para publicarla. “Algo que a veces se confunde y es para tener en cuenta, es que la ley habla de una excepción de consentimiento. Es decir, que el ciudadano no necesita dar consentimiento para determinados datos como el nombre y apellido, el número de documento, o la situación tributaria, etcétera. Lo que muchas veces se confunde es que esa excepción permite no cumplir con los otros principios de la ley, y esto no es así”, finalizó.

Complicidad de civiles en la dictadura militar

Organismos de Derechos Humanos presentaron ante el juez federal Sergio Torres un pedido para constituirse como amicus curiae y reclamar que se avance en aquellas causas de lesa humanidad en las que se investiga la complicidad que tuvieron sectores civiles y empresariales con el terrorismo de Estado. 

“Estuvimos presentes junto con organismos y personalidades vinculadas a la defensa de los derechos humanos porque queremos que se active una serie de causas que están paralizadas y que involucran a sectores económicos y empresariales”, señaló Alejandrina Barry, integrante del Centro de Profesionales por los Derechos Humanos. 

Barry es querellante en una causa en la que se investiga a los antiguos directivos de la exeditorial Atlántida por haberla expuesto en un reportaje que salió publicado en la revista Para Ti, cuando tenía apenas 3 años y sus padres acababan de ser asesinados en un operativo represivo que tuvo lugar en Uruguay. En esa causa también está involucrado el director de esa publicación, Agustín Botinelli, acusado de fraguar una nota a Thelma Jara de Cabezas, que se realizó cuando esta madre de Plaza de Mayo se encontraba detenida en la ESMA. “Habla la madre de un subversivo muerto”, se titulaba ese apócrifo reportaje editado por Botinelli en complicidad con los represores de la Marina, y publicado por Para Ti en 1979. 

“A pesar de todas las pruebas que presentamos, Botinelli, después de estar procesado por unos meses recibió la falta de mérito en esta causa. Hoy el expediente está paralizado y lo que pedimos es que se active”, remarcó Barry. 

 

Comentarios