Narcotráfico
Domingo 14 de Agosto de 2016

Quejas de detenidos por demoras y falta de pruebas en causa federal

Imputados en presunta banda narco y sus familiares expresaron malestar por el tiempo que llevan presos, sin avances. Piden ir a juicio

La causa que investiga una presunta banda narco con protección policial en la costa del Uruguay, tiene a 14 personas procesadas, seis de ellas privadas de la libertad, hace un año y tres meses. Sin embargo, desde el momento de las detenciones a principios de mayo del año pasado, el Juzgado Federal de Concepción del Uruguay no ha producido nuevas pruebas sustanciales. Por esto los acusados, principalmente los que están detenidos y sus familiares, reclaman que se resuelva de una vez por todas su situación: que se los libere o los lleven de inmediato a un juicio para poder defenderse.

En diálogo con UNO, aseguraron que "no hay pruebas", y que se trata de "la causa de droga más grande del año pasado, pero sin droga, era la megabanda pero en 35 allanamientos no apareció la plata ni la droga".

La investigación se inició con las escuchas telefónicas en la búsqueda de Mario González, alias El Gordo, que estaba prófugo en otra por narcotráfico. Esas intervenciones son la base de la acusación sobre las que el juez Pablo Seró planteó que se trataba de una organización con roles y jerarquías de cada integrante, y por eso imputó el delito de Asociación ilícita. En esas escuchas aparecen los acusados, entre ellos un policía provincial, dos federales y un gendarme.

Sin embargo, los imputados que hablaron con UNO (que prefirieron guardar el anonimato paran o tener problemas individualmente con las autoridades) expresaron que la carátula fue armada porque no encontraron pruebas de la infracción a la ley de drogas. Es decir, que luego de los allanamientos los liberaron y a las 24 horas volvieron a detenerlos, y consideran que en ese lapso de tiempo "armaron la asociación ilícita".

A su vez, algunos de ellos sostuvieron que al momento de declarar en las indagatorias explicaron de manera pormenorizada todos sus movimientos, diálogos con distintas personas y su patrimonio, sin embargo eso no se tuvo en cuenta. "No encontraron nada porque no hay, no existe, y no hubo, eso es lo que no entienden", aseguró uno de ellos.

Otro de los puntos que reclaman es por las demoras inexplicables en el trámite de la causa. En las distintas oportunidades que el expediente llegó a la Cámara de Apelaciones de Paraná, el tribunal insistió en ordenar que se debía profundizar la investigación porque no había suficientes pruebas para demostrar el delito en un juicio. Sin embargo, al parecer esto no se cumplió ni tampoco se otorgaron las excarcelaciones. Uno de los acusados manifestó al respecto: "En esta causa no se respeta ni un plazo, cuando que dicen 10 días, son 40, todo es así, mil complicaciones para llegar a las apelaciones a Paraná, para todo, ahora hace dos meses que no se nos contesta. Presentamos un escrito por retardo de justicia que ni nos contestaron. En todos los puntos y las excarcelaciones que se pidieron hubo demoras".

En este mismo sentido, un familiar de uno de los que están detenidos dijo: "Hoy la pregunta que yo me hago es por qué los tienen presos, para ellos no corre el principio de inocencia, los plazos procesales, nada de nada". Incluso, uno de los detenidos planteó: "Yo no estoy pidiendo que me larguen, les pido que eleven la causa a juicio. En esta instancia se terminó la investigación, no se elevó ni nos largaron. Somos rehenes. Se vencieron los plazos y las prórrogas. Acá indudablemente no nos quieren largar, el tema es que no nos dejan defendernos en un juicio, y que no nos den fecha para el año que viene porque vamos a estar dos años presos".

Otro familiar agregó: "La causa está hace tres meses que va de Fiscalía al Juzgado y se presentaron escritos y prontos despachos que nunca se contestaron".


***
Apuntó a una interna policial

Otra familiar que hizo declaraciones públicas respecto de la causa es la esposa del comisario Mario Núñez, exjefe de Operaciones de Toxicología, detenido por presunta complicidad con Mario González. Se trata de Gladys González, quien el año pasado en diálogo con Diario Junio aseguró que su marido es inocente, que al jefe de la banda lo metió preso dos veces y que incluso le desbarató la cocina de cocaína que tenía en Concordia en 2005. Asimismo, dijo que Núñez no se llevaba bien con el entonces subdirector de Toxicología, José Lauman, quien luego ascendió a Director y actualmente es subjefe de la Policía provincial. "En los seis años que mi marido estuvo en Paraná, nunca tuvo una buena relación con Lauman", y mencionó que le robaron su computadora de su oficina cuando estuvo de vacaciones, poco antes de caer detenido.


***
Datos

*Los imputados que están con prisión preventiva desde mayo del año pasado son: Mario González, Javier Caire, Mario Núñez (comisario de la Policía de Entre Ríos), Carlos Acosta (sargento de la Gendarmería), José María Gómez y Sergio García (sargentos de la Policía Federal).

*Los ocho acusados que están excarcelados son: Néstor Neuvirth, Nicolás Stur, Elsa Cristina Caram, Rosana Tenis, María Isabel González, Carlos Segovia, Orlando Caire y Mirta Sayavedra.

*En el procesamiento, el juez Seró sostuvo que los dos primeros son los jefes, que los integrantes de fuerzas de seguridad recibían información y los alertaban de posibles procedimientos, y que el resto tenía roles como el transporte de la droga o la venta al menudeo.

*El delito imputado es la Asociación ilícita, calificación que resulta siempre muy difícil de probar, por lo cual pocos creen que esta causa llegue finalmente a un juicio.


***
Denuncias de maltratos en los allanamientos

Los involucrados en la causa y sus familiares manifestaron, además, el violento accionar policial durante los allanamientos en sus viviendas, cuando buscaban droga o dinero, que finalmente no hallaron. En uno de los casos, las timaron a una mujer de 74 años, abuela de uno de los imputados. En este sentido, expresaron que no hubo personal femenino para el procedimiento, "Entraron igual, no les importó nada, había una criatura de 8 años y a su madre la pisaron en la calle. ¿Qué investigación hicieron? Ni siquiera sabían quién vivía en la casa", afirmaron.

Otros sostuvieron que sufrieron daños materiales en las viviendas, por parte de los uniformados que buscaban pruebas por cada rincón.

A la mujer mayor mencionada, la esposaron y de este modo le lastimaron las muñecas, hecho de lo cual darían cuenta testigos del procedimiento, y además las pericias psicológicas. Algunos continúan bajo tratamiento debido al trauma ocasionado en esta oportunidad, contaron a UNO.

Comentarios