Narcotráfico
Viernes 02 de Diciembre de 2016

Quedó complicado un hombre acusado de proveer cocaína en Paraná

Los policías que investigaron a Mauricio Flores contaron cómo era el negocio narco

Luego de una larga jornada de declaraciones testimoniales, quedó más comprometida la situación del hombre acusado de proveer cocaína a distintas bandas narco de Paraná. Mauricio Flores cayó en 2015 luego de una minuciosa investigación de la Policía Federal. Ayer declararon en el juicio los efectivos que trabajaron en la misma, y los testigos civiles de los procedimientos. Hoy será el turno de otros testigos, y podría declarar el imputado. Luego de los alegatos de las partes, se escuchará el pedido de condena del fiscal general José Ignacio Candioti y de absolución por parte de la defensora Corina Beisel.

Los allanamientos se realizaron el 1° de octubre de 2015, luego de extensas tareas investigativas y de seguimiento al sospechoso. Aquella tarde, los federales allanaron la vivienda de Flores, en calle Poeta José Murga, en cercanías a Borges y Francia del barrio Las Rosas, otra muy precaria ubicada a pocos metros, y también en una cochera de calle Lucio Mansilla 2297, del barrio Los Gobernadores, que habría sido alquilada por el sujeto para ocultar la droga, donde se encontraron seis kilos de cocaína y envases con ketamina, sustancia para el estiramiento de la droga.

El juicio comenzó con un planteo preliminar de la abogada defensora, quien sostuvo que el allanamiento realizado en el domicilio particular del acusado fue ilegal, ya que ingresó al mismo la Policía antes que los testigos civiles. El fiscal se opuso al planteo y pidió que sea rechazado, debido a que se respetaron las garantías constitucionales y , como el Tribunal Oral Federal ya ha sostenido en numerosos fallos, los uniformados ingresan primero al lugar por estrictas razones de seguridad. Los jueces Roberto López Arango, Lilia Carnero y Noemí Berros, decidieron postergar la resolución sobre este punto para el momento de la sentencia, por lo que el debate siguió adelante.

Luego de ser identificado, Flores dijo que se abstenía de declarar, pero que podría hacerlo en la última jornada del debate, que será hoy, cuando daría su versión acerca de las actividades que desarrollaba.

Fueron siete lo policías federales que declararon como testigos y dieron cuenta de las diversas tareas que llevaron adelante en la investigación, como las vigilancias y averiguaciones acerca de la actividad llevada adelante por Flores. También hicieron lo propio los civiles que observaron los allanamientos.

Para hoy está previsto que declaren otros testigos de la causa, entre ellos el dueño de la cochera, que le alquilaba una parcela a Flores, donde estaba el depósito subterráneo en el que se encontró la droga. El día del allanamiento, Flavio Cavallo dijo a UNO: "(Flores) venía en un auto, se iba, dejaba la moto, nunca sospechamos porque no aparentaba nada raro, era muy dócil al trato, pagaba a tiempo". Sobre el hueco en la cochera del inquilino, explicó: "Es un hueco grande, tendrá cerca de un metro de hondo y un metro y medio de cada lado. Ya estaba de antes, era de la construcción, se guardaba arena y otras cosas, era un minidepósito pero estaba clausurado. Se ve que él lo descubrió y lo utilizaba para eso".

Comentarios