Fútbol
Viernes 26 de Agosto de 2016

Que se termine la violencia

El balance del torneo Unidad organizado por la Liga Paranaense de Fútbol (LPF), que finalizó el fin de semana pasado es negativo. Hay muchas cosas por mejorar, pensando en el futuro, en especial lo inherente a la seguridad.

Cinco hechos de violencia mancharon el transcurso del campeonato. Hubo sanciones y hasta se tomó la decisión de parar el fútbol un domingo. En lo deportivo se avanzó, pero la violencia se adueñó de todo, en especial en los clásicos. De igual modo la final entre Neuquén y Belgrano fue un verdadero espectáculo donde volvió a brillar la paz y la familia volvió a la cancha.

En la última reunión desarrollada en la sede de la LPF, volvió a dejarse de lado lo ocurrido durante el campeonato. La Mesa Directiva prefirió darle más importancia a lo dicho por el colega Pablo Rochi en un programa televisivo que se emite por Canal Once, con respecto a lo ocurrido entre la hinchada y jugadores de Sportivo Urquiza con la Policía, que en buscar una solución a la violencia. Los dirigentes se sintieron ofendidos por la opinión de Rochi y ocuparon la reunión para desahogarse.

Las decisiones que se han tomado en los últimos días no fueron positivas para el fútbol local, en cuanto a lo dirigencial, poca autocrítica hacen y buscan archivar lo que viene sucediendo cada fin de semana, que no es solo en el fútbol de Primera, también pasa en las categorías formativas, donde se perdió el respeto a las autoridades. Pero sí fue positiva la medida tomada por la Jefatura Departamental Paraná, de jugar la final de Sub 20 sin público de Sportivo Urquiza, aunque los chicos no tuvieron la culpa por los incidentes ocurridos en cancha de Palermo, fue una manera de decirle basta a la violencia.

Ya con la mente puesta en el torneo clausura la Policía de Entre Ríos trabaja fuertemente con tomar una decisión, de jugar sin visitante, ya que algunos dirigentes no aportan sus opiniones para poder terminar con los violentos. No sería la mejor medida, muchos clubes sufren cada fin de semana la ausencia de público en las canchas (cuando se juega con ambas parcialidades) y jugar solamente con público local traería un mayor problema para estar al día con el ente regulador.

La familia tiene que volver a las canchas, como paso en la final del Torneo Unidad, pero es un trabajo en conjunto entre todos, decirle no a la violencia y que los clubes (dirigentes) se pongan en campaña para que el fútbol vuelva a brillar.

Comentarios