La Provincia
Sábado 22 de Agosto de 2015

Qué pasará con los votos de la famosa boleta corta peronista

Los votos emitidos con la boleta corta para candidatos municipales peronistas que compitieron contra la lista oficial rondarían los  83.000. En esta nota, una especulación sobre su destino en octubre


Carlos Matteoda/De la Redacción de UNO
cmatteoda@uno.com.ar


Esta nota tiene la intención de determinar una cantidad posible, un valor mensurable, para una especulación electoral del oficialismo referida a los votos en blanco para gobernador que se dieron en las Primarias, Abiertas, Simultáneas y Obligatorias (PASO). Los criterios utilizados intentan ser razonables, no indiscutidos. 
El oficialismo provincial tiene cifradas esperanzas en contar  en la elección general con más votos que los que obtuvo la fórmula Gustavo Bordet-Adán Bahl en las elecciones primarias del 9 de agosto. Uno de los argumentos que sostienen esa idea es que como en las PASO hubo candidatos justicialistas a presidente municipal o a integrantes de  junta de gobierno que se presentaron con listas diferentes a la boleta oficial - que llevó el número 2- y que en muchos casos quienes votaron por esos candidatos lo hicieron con una boleta corta, generalmente con candidato a intendente y concejal- que en la mayoría de los casos no iba pegada con la boleta provincial; es de esperar que en la elección general del 25 de octubre, voten a favor del peronismo con su boleta completa, ya que en esa instancia no habrá boletas cortas.
Que sí, que no, que tal vez
En contra de esa idea aparece el argumento que indica que los votantes de esos candidatos, que en muchos casos fueron derrotados, podrían estar enojados y no votar al FPV teniendo en cuenta que su candidato favorito debió competir en inferioridad de condiciones, esto es, sin poder pegar su boleta con los candidatos provinciales y nacionales del FPV.
Cuál conducta se impondrá es una de las preguntas, cuya respuesta posiblemente pueda avizorarse recién después de la elección general, y nunca con gran nivel de certeza. Lo que sí aparece como bastante claro es que esa es una de las razones del alto porcentaje de voto en blanco que tuvieron las categorías provinciales y nacionales. Vale considerar que para presidente votaron en blanco más de 103.000 entrerrianos, para parlamentarios del Mercosur la increíble cantidad de 244.702; para gobernador 174.225 y para diputados provinciales 209.045. 
¿Hubo tanto corte? ¿Por qué el voto en blanco para gobernador duplica al de diputados provinciales? No resulta tan sencillo responderlo. Ni a estas preguntas ni a otras que el lector pueda imaginar.  Sí, en cambio, está claro que el voto en blanco para los cargos municipales fue sensiblemente menor; y esto confirmaría que la boleta corta tuvo algo que ver. 
Si bien, como se dijo, no resulta sencillo predecir el comportamiento que tendrán en octubre esos votantes; bien vale intentar saber cuántos son y dónde están localizados esos votos de la boleta corta, que son el primer desvelo de los dirigentes del oficialismo entrerriano.
Hay que señalar que la situación es casi exclusiva del Frente Para la Victoria (FPV), más allá de que en  la ciudad de Paraná la lista perdedora de Cambiemos para la Intendencia no pudo pegar con el candidato presidencial Mauricio Macri, siendo sino el único, el caso más notorio en la oposición. 
Pero quien especula con estos votos es el oficialismo, no la oposición; por lo que a este análisis apunta esta nota.
Todos los que no son lista 2
Si se contabilizan todos los votos emitidos en la provincia de Entre Ríos para intendente o integrante de Junta de Gobierno que no fueron con la lista N° 2, la suma arroja  105.289 sufragios.
Esos 105.289 son los votos que sumaron listas que no tenían el mismo número que la de Bordet, aunque hubo algunas pocas excepciones en las que sin ser boleta oficial, pudieron pegar con el oficialismo provincial, tal como ocurrió en la ciudad de La Paz, donde los votos para presidente municipal de listas diferentes a la N° 2 totalizaron 5.961, pero de listas pegadas a la N° 2, mientras que los de boleta corta solo fueron 903. El dato no altera demasiado los números. Se reducen entonces a 100.231 los votos de este análisis.
Otras podas
A los fines de este cálculo, resulta razonable excluir los votos para presidente municipal o integrante de junta de gobierno emitidos en aquellas localidades donde ninguna lista llevaba el N° 2 (del oficialismo provincial), porque se supone inicialmente que había un pie de igualdad, que había condiciones similares,  al no tener ninguna ese número. Así ocurrió en casos como Bovril, Ibicuy, Federal o Sauce de Luna; más allá de que en algunos casos se autorizaron pegados  con la lista oficial provincial.
Si se restan estos votos, quedan entonces 83.243 sufragios para presidente municipal o integrante de junta de gobierno emitidos en favor de candidatos peronistas, pero con boleta con numeración diferente  a la oficial y compitiendo contra una alternativa que sí llevaba el número de la lista oficial provincial. 
Como el razonamiento es que esos votos con boleta corta se dieron porque no se militó el voto completo; o porque no hubo suficiente logística militante para repartir el voto correctamente armado por parte de los candidatos de la boleta corta; parece razonable excluir también los votos de las localidades más pequeñas.
El autor de esta nota entiende que no hubo casualidades y que, en todo caso, se militó solamente la boleta corta. Pero es cierto que en las localidades más pobladas  puede argumentarse un problema logístico. Entonces, arbitrariamente, se restarán también los votos de listas del FPV no oficial que se emitieron en localidades de menos de 2.000 electores.  
Entonces, si a ese conjunto de 83.243 sufragios se le restan los votos de las juntas de gobierno y municipios más pequeños, donde se supone que es más sencillo repartir el voto corto adosado a la boleta oficial, la cifra se reduce a 77.101 votos. 
¿A dónde van?
Si la mitad de esos electores no hubiera votado al oficialismo y en la elección de octubre sí lo hacen, la fórmula Bordet-Bhal sumaría unos 38.500 votos, que antes eran en blanco para la categoría gobernador y ahora pasarían a ser favorables al FPV por identificación partidaria. 
Si uno supone -siguiendo el razonamiento de los dirigentes del oficialismo- que la otra mitad de los electores del FPV que en octubre no voten en blanco para gobernador se repartirán proporcionalmente entre todas las alternativas, le tocarían 13.300 votos aproximadamente a Bordet; 11.000 aproximadamente a De Ángeli; y 4.800 aproximadamente a Fuertes.
El candidato peronista pasaría así de tener -en números redondos- de 289.000 votos a  341.000. 
Si votara en la general la misma cantidad de entrerrianos que en las PASO, esos 341.000 representarían  el 40,8% de los votos. 
Si Fuertes retiene la suma de 110.000 votos (casi 105.000 de las PASO más 5.000 nuevos), su porcentaje subiría al 13,1%;  y del restante 47% le corresponderían 30 puntos porcentuales a De Ángeli (sumando los 239.000 votos de las PASO más 11.000 del “residual” de los votos en blanco de la boleta corta que no vayan al FPV por identificación partidaria). 
El cálculo puede parecer rebuscado, pero es el que se realiza por estos momentos y, también es justo decirlo, parece tener cierta lógica.
Hay que considerar que este hipotético reparto involucró a 77.000 votos de los aproximadamente 83.000 sufragios municipales que no llevaron la lista Nº 2. Si al conjunto de votos en blanco para esa categoría, que fueron 174.225, se le restan estos sufragios, quedan unos 91.000 votos en blanco con destino incierto. Siempre para la categoría gobernador.
 Y a ello se le suma la posibilidad de que concurra a votar parte de los más de 190.000 entrerrianos que no fueron a votar.   
¿Dónde están esos votos ?
Volvemos a los 77.000 votos de boleta corta que favorecieron al FPV a nivel municipal sin ser lista Nº 2, y que según se especula podrían haber sido votos en blanco para gobernador. 
Respecto de su localización, los principales puntos son Paraná, con 24.920 votos. Luego le siguen: Concordia (10.650), Gualeguay (8.127), Concepción del Uruguay (5.868), Santa Elena (4.985), San José (4.796), Crespo (3.937), San Salvador (1.846), Larroque (1.503), Ibicuy (1.449), Basavilbaso (1.381), Rosario del Tala (1.231), Diamante (1.183), Alcaraz (1.018),  La Paz (903) y Villaguay (710) entre los principales puntos.

Ganó Blanco y no militaron el voto completo
En San José (Departamento Colón) el voto en blanco fue la opción más elegida  en las categorías gobernador, senador provincial y diputados provinciales con 5.657,  5.245 y 6.480 sufragios respectivamente.
La primaria del FPV  registró la segunda cantidad más importante con 4.238, 4.638 y 4.040 electores para esas categorías. Votaron con la corta 4.796.
En Cambiemos votaron 1.584, 1.939 y 1.323 respectivamente.
 

Comentarios