A Fondo
Sábado 28 de Mayo de 2016

​Que la famosa grieta no afecte a nuestros viejos

Hoy por hoy. Opinión.


Mauro Meyer/De la Redacción de UNO
mmeyer@uno.com.ar


No es una buena época para los queridos viejitos. Por lo menos desde lo climático. El frío complica y hay que cuidarlos. Mimarlos y aprovecharlos para que nos cuenten alguna que otra anécdota. Ayer para ellos fue un día diferente, con una noticia relativamente positiva y otra no tanto. Es que así fue siempre, nunca se los puede tener felices, como debería ser. No hay que olvidarlos, porque ellos nunca se olvidaron de nosotros. 
La buena noticia fue el proyecto presentado por el presidente Mauricio Macri, donde se propone abonar todos los juicios a los jubilados y a quienes aún no los hayan iniciado pero que están encuadrados en las mismas condiciones. El proyecto consta de un programa voluntario que reconoce el derecho de los jubilados y pensionados que se encuentran en proceso judicial para actualizar sus haberes en función de los fallos de la Corte Suprema de Justicia de la Nación, y a quienes no iniciaron juicio se les propondrá un ajuste siguiendo los mismos parámetros. Esto permitirá recalcular el haber inicial del jubilado y actualizar dicho haber siguiendo la evolución de índices salariales hasta la fecha de entrada en vigencia de la Ley de Movilidad Jubilatoria (marzo de 2009). Hasta aquí, todo bien. Quizás ni por asomo se acerca al tan reclamado 82% móvil, pero logra darles una respuesta ante tanto reclamo.
También se mencionó desde el Gobierno que se abre la puerta a un nuevo sistema jubilatorio, algo que también se reclamaba, más allá de reconocer los aspectos positivos que en esta materia tuvo la anterior gestión. La jubilación para las amas de casa por ejemplo. También se mencionó que todos los argentinos que lleguen a los 65 años tienen una pensión universal. Hasta aquí todo bien. 
De forma paralela, ayer se pudo leer en algunos sitios digitales el cese de la venta de medicamentos a los afiliados de PAMI, ya que las farmacias no reciben los pagos correspondientes. Entonces estamos ante un retroceso y no todo era color de rosas como lo pintaron ayer desde el gobierno nacional. En los primeros meses de la presidencia de Macri se sacaron algunos medicamentos que, en teoría, ya resultaban obsoletos para los jubilados. Según lo explicaron, la medida fue bien estudiada por profesionales de la salud, algo que realmente no me convenció. De todas formas, esta resolución no encontró demasiados opositores, o por lo menos no los escuché. Es evidente que algo se estaba haciendo mal. 
Ahora resulta por demás de terrorífico que los “viejitos” no consigan en la farmacia sus medicamentos, y mucho más si los deben comprar sin ningún tipo de beneficio. Eso es jugar con su salud y se confirmará lo que pienso: que para los diferentes gobiernos son simplemente un número. Saber que pueden llegar a pensar así es dramático. Nuestros jubilados deben ser prioridad, como así también lo deben ser los niños. Por eso, es detestable que se quiera hacer política, de un lado o del otro, sobre este tema. Ya sea por la buena noticia de ayer, como así también por la faltante de medicamentos. Por eso, espero que la famosa y payasesca grieta no afecte a nuestros viejos.

Comentarios