A Fondo
Miércoles 18 de Febrero de 2015

¿Qué es la contención social?

Edgardo Comar /  De la Redacción de UNO
ecomar@uno.com.ar

 

 

Días pasados, más precisamente en la presentación del plantel de Atlético Paraná que participa en el Nacional B, el gobernador Sergio Urribarri marcaba la necesidad de transformar en ley el decreto que regula la distribución de fondos destinados a los clubes con práctica de deportes en la esfera profesional.


Pero desde el Estado también se viene repitiendo con justificado convencimiento, el respaldo, en mayor o menor medida, a los practicantes de disciplinas amateurs. En los más de 20 años que llevo intentando desempeñar con dignidad la profesión de periodista deportivo escuché repetidamente el reclamo de dirigentes de clubes, muchos con dudosa eficacia en el cumplimiento de sus funciones,  de aportes estatales amparándose en la “contención social” que brindan las instituciones a su cargo.


Ante la falta de potreros y la degradación con el paso del tiempo de muchos polideportivos, los espacios de los clubes son importantes para el desarrollo deportivo de niños y jóvenes. Pero la cesión de algunos metros cuadrados para jugar al fútbol, básquet, vóley, rugby u otra especialidad es suficiente para hablar de “la contención social” como un servicio a la comunidad. Viendo el accionar dirigencial en varias instituciones de barrios me surge la pregunta que encabeza esta columna: ¿Qué es la contención social? Junto a la misma surgen un sinfín de interrogantes que servirán para mostrar hasta dónde los clubes son contenedores. ¿Desde los clubes se asisten necesidades básicas como por ejemplo vestimenta a los carenciados? La realidad da cuenta de que, generalmente, son los padres de los chicos encargados de la compra de camisetas, medias, calzado y los elementos indispensables para jugar el deporte elegido.


 ¿Se brinda un control médico periódico que muestre que un chico está apto para una exigencia física? En la mayoría de los casos el certificado de salud es brindado por un centro de salud o médico particular al que recurren los progenitores.


¿Son profesionales o al menos tienen capacidad para el manejo de grupos los que están al frente de los menores? En el afán de no motivar una erogación monetaria se privilegia la voluntad de algún padre por encima de gente capacitada.


¿Los aportes entregados quedan reflejados en una expansión social que implica un crecimiento estructural y deportivo? Dolorosamente el no es contundente.


¿Jurídica y legalmente en qué condiciones están los clubes que solicitan ayuda? Hay beneficiados que no es que solamente están atrasados en la presentación de sus balances -dibujados por algún especialista en contabilidad-, sino que ni siquiera poseen libros que registren los movimientos diarios.


¿Cuál es el mensaje que se les da a los chicos; dejan alguna enseñanza? No abundan los ejemplos.


Ante tantas dudas sigo sin comprender ¿qué es la contención social de la que hablan algunos dirigentes? Tal vez deba entenderla como una teoría jamás llevada a la práctica y que se utiliza para demandar fondos que generalmente son destinados para beneficio propio de un ocasional dirigente y en contados casos se utilizan para el fin por el cual fueron solicitados.

 

 

 

Comentarios