Básquet
Viernes 22 de Julio de 2016

Que el tiempo le dé la razón

El mundo del básquet de Paraná vuelve a convulsionarse. Hace un par de meses, el descenso de Sionista golpeó duro luego de estar 10 temporadas en la Liga Nacional, aunque también dejó sorprendidos a todos el hecho de no jugar más a nivel profesional. Es cierto que la participación del Centro en la LNB fue desaprovechada por los amantes de la Americana en la capital provincial. La realidad es que son contados los partidos donde la cancha del equipo de calle Carbó lució repleta. Una lástima, aunque es verdad también que la idea de Sionista en el máximo nivel no prendió, quizás por no ser un club con historia. Ahora, hay otra oportunidad y sin ánimos de comparar, seguramente la historia será diferente.

Echagüe confirmó que comprará la plaza de Lanús y volverá a la Liga después de 22 años. Muchos ya imaginan un Butta lleno, como sucedió hace muchos años. El AEC es uno de los fundadores de la Liga y su nombre es sinónimo de básquet en la Argentina. Desde ese punto de vista, merece una oportunidad. Tiene otro arrastre de público. Uno que vivió desde muy chicos a través de la radio los relatos de Sebastián Britos y Francisco Pancho Calderón se emociona con lo que viene. Y vivirlo a través de un parlante era diferente. Por eso fui pocas veces a la cancha. Solo en ocasiones especiales. Hablando con los especialistas, muchos analizan si es conveniente en este momento que el Negro participe en el primer nivel, sobre todo porque se viven tiempos difíciles, no solamente en cuanto a lo económico sino también porque la Liga está en un momento particular. Está claro que para contrarrestar este punto, la dirigencia de Echagüe viene dando muestras claras de una seriedad que antes no se veía, con un proceso que estuvo cerca de lograr el ascenso en la cancha la temporada pasada. El único punto oscuro, de un tiempo a esta parte, fue el proceso de Martín Amden cuya salida no estuvo del todo clara.

Ahora, la directiva del AEC estuvo dispuesta a dar un paso clave e histórico, convencida que saltarse una etapa (la del ascenso deportivo) no es un mal negocio. Espero que el tiempo le dé la razón a Echagüe. Por el bien de una institución que, al igual que muchas en Paraná, estuvo muy cerca de quedar en el ocaso. Pero también por el bien del básquet y de los amantes de este deporte. El Butta los espera y en la Liga Nacional. Está claro que ver básquet en ese mítico escenario tendrá otro gustito.

Comentarios