Ovacion
Lunes 15 de Junio de 2015

Prost aceleró hacia la victoria

El delantero hizo explotar el Núñez con las dos conquistas anotadas en los últimos minutos. Así, Gimnasia derrotó 3 a 1 a Sol de América de Formosa. 

Gerardo Iglesias / Ovación
giglesias@uno.com.ar


Gimnasia de Concepción del Uruguay venció 3 a 1 a Sol de América de Formosa  por la 13ª fecha de la Zona 3 en el Torneo Federal A. Acuña Tejera y dos de Prost, anotaron los goles para el Lobo; Nicolás Torres, en contra, puso involuntariamente el empate para la visita. 

El local se despertó con una ráfaga en los últimos cinco minutos y liquidó un partido en el que fue superado durante gran parte del mismo. Las dos apariciones de Prost le dieron una victoria importante, que lo pone a tiro de la clasificación. Además le dará un espaldarazo anímico, que precisa como nunca antes en este torneo. 

Ayer, en la fría y soleada tarde del Núñez, apareció Acuña Tejera ganando en lo más alto del área rival para clavar el primero a los 2 minutos, conectando un gran centro de Domenez. El gol tempranero le jugó en contra al Lobo, porque se tiró atrás y agrandó a un buen rival. 

Sol de América mostró ser un buen equipo, bien parado y con juego. El tridente que armaron Cabrera (el mejor de la cancha), Riquelme y Magno regalaron lo mejor de la tarde, llegando con peligro siempre, apuntalados por Bianchini. 

Los formoseños buscaron el empate con tranquilidad y juego. Encontraron la igualdad en un intento de despeje de Torres que se le metió abajo a Góngora. Antes, el mismo arquero sacó del ángulo un gran disparo de Magno que buscaba red. El empate enfrió más al Lobo, que cayó en esos pozos en que nada le sale y del que los salvó Marconi pitando el final del primer tiempo.

AGóNICO. Sol de América siguió manejando los hilos del partido, aunque el Lobo ahora le peleaba con más ganas cada pelota. Pero esas ganas no iban acompañadas del juego. Daba hasta pena la soledad de Martínez, porque intentaba en soledad, haciendo lo que ninguno podía, jugar, intentar, buscar, con criterio y belleza. Sol llegó varias veces, salvando al Lobo la bandera del línea marcando el fuera de juego o las manos de Góngora. 

Gimnasia iba e iba, ciego y con furia. Los gritos y murmullos de la hinchada bajaban como reproches. El frío calaba hondo, como el desgano de los hinchas. Hasta que apareció Martínez para calentar todo. En el primero fue de tozudo, acaso cansado de sus compañeros, la peleó, la ganó, le dio de zurda, rebote en un defensa para que viaje a la cabeza de Prost, que esta vez sí acertó lo que minutos antes había fallado en soledad. El segundo llegó a los 86’. 

Y el tercero, con todo Sol de América lanzado en busca el empate, con Martínez habilitando a Quiroga para que lo deje solo a Prost y al tercero, el del final. 3 a 1, protestas que se cambian por aplausos para un triunfo que ojalá sirva para que aparezca el fútbol que tanto pedimos.
 

Comentarios