La Provincia
Jueves 05 de Febrero de 2015

Prorrogan prisiones preventivas de cinco acusados por delitos de lesa humanidad

Se trata de los imputados en la causa por la desaparición del soldado Papetti, entre otros delitos. Solamente uno de ellos está en la cárcel; los otros cuatro tienen arresto domiciliario.

La Justicia Federal de Paraná resolvió prorrogar por un año más las prisiones preventivas de cinco acusados por delitos de lesa humanidad en el marco de la causa Área Paraná II, también conocida como Causa Papetti.

La medida dictada por Leandro Ríos, a la que tuvo acceso UNO, abarca a cinco represores: Jorge Humberto Appiani, José Anselmo Appelhans, Rosa Susana Bidinost, Hugo Mario Moyano y Gonzalo Jaime López Belsué. De todos ellos, solamente Appiani cumple la prisión preventiva en una cárcel (la Unidad Penal Nº 1 de Paraná); el resto goza del beneficio del arresto domiciliario.

Este expediente es un desprendimiento de la megacausa Área Paraná, tramita por escrito por aplicación del antiguo Código de Procedimientos en Materia Penal y en él se investigan los delitos de Privación ilegal de la libertad, Incomunicación indebida, Apremios ilegales a detenidos e Imposición de tortura agravada. Entre las víctimas comprendidas en la investigación del juez Ríos está Jorge Papetti, el concordiense que fuera secuestrado mientras prestaba servicios como conscripto en el Regimiento de Concordia durante la última dictadura militar, y que se encuentra desaparecido.

La resolución del juez federal de Paraná fue emitida el 30 de diciembre pero recién se conoció esta semana, luego de reanudada la actividad tras la feria judicial.

Los imputados

Casi la totalidad de los represores acusados en esta causa lo están también en Área Paraná I. Appiani era el militar encargado de llevar adelante los consejos de guerra, simulacros de juicios a los que eran sometidos los presos políticos, que se sustentaban en declaraciones falsas arrancadas bajo torturas.

Appelhans era el director de la cárcel de varones de Paraná y Bidinost del penal femenino. En ambos lugares fueron alojadas personas detenidas ilegalmente, en la unidad penal de hombres también se practicaban torturas sobre los detenidos.

Por otra parte, Moyano era médico del Servicio Penitenciario y está acusado de asistir a los represores en las sesiones de torturas.

López Belsué, finalmente, está imputado como partícipe necesario por tres casos de de Privación ilegítima de la libertad y Tormentos. Uno de esos casos es el del militante Papetti, quien fue secuestrado el 16 de marzo de 1977 en el Regimiento de Concordia, donde realizaba el servicio militar obligatorio, y aún se encuentra desaparecido.

Por los testimonios que hay en la causa, se supone que Papetti fue trasladado desde Concordia a Paraná y que habría fallecido durante una sesión de tortura en la Unidad Penal Nº 1. La versión que siempre dio el Ejército, y que la familia nunca creyó, fue que se había escapado en inmediaciones de Villaguay, durante el traslado.

Mientras tanto, la causa madre por delitos de lesa humanidad en la capital provincial (Área Paraná I) se encuentra en manos de la Cámara Federal de Apelaciones, la cual debe resolver acerca de planteos realizados por los represores. De esta definición depende el avance hacia la realización de los alegatos y la sentencia, luego de más de 10 años de tramitación desde el desarchivo del expediente.

Comentarios