La Provincia
Miércoles 08 de Junio de 2016

Procuran garantizar refugio a las personas en situación de calle

Se anuncian días con temperaturas muy bajas en la región y la Municipalidad habilitó el refugio que funciona en calle Carbó 945

Desde la Municipalidad de Paraná informaron que el refugio para personas en situación de calle acondicionado en Carbó 945 ya está en funcionamiento. En este marco, en una semana en que se anuncian muy bajas temperaturas, desde la noche del lunes fueron ocupadas las ocho camas que están disponibles en las instalaciones de la Dirección de Protección Civil.

El lugar se acondicionó para dar respuesta a una problemática sensible, como es la contención de quienes no cuentan con un hogar para vivir. Este espacio –destinado para pernocte–, fue puesto nuevamente en funciones a través de la Secretaría General y Derechos Humanos y se suma a la residencia Madre Teresa de Calcuta, que “cuenta con 25 camas rotativas y donde se brindan las cuatro comidas diarias”, expresaron desde la comuna.

Eduardo Solari, secretario de Gobierno y Derechos Humanos de la Municipalidad, aclaró que si bien en la actualidad hay ocho camas en el refugio de calle Carbó, existe la posibilidad de habilitar una mayor cantidad de plazas en caso de requerirse. “Si se necesita, se pueden disponer de más lugares, ya que las camas, los colchones y las frazadas están”. A su vez, mencionó que el organismo también cuenta con un espacio en un Centro Integrador Complementario (CIC) situado en calle Roque Sáenz Peña –en la zona este de la ciudad– el cual se está acondicionando para que funcione la Subsecretaría de Salud Municipal y que se utilizaría de ser necesario si crece la demanda en los próximos días, habida cuenta de las bajas temperaturas, sobre todo en horario nocturno. Al respecto, señaló: “También se van a poner camas ahí si hace falta”.

El funcionario aclaró que el espacio de calle Carbó 945 está disponible para que las personas en situación de calle que lo necesiten puedan pernoctar, pero para el ingreso se seguirá un protocolo de admisión para trabajar de manera ordenada. Para gestionar que alguien pueda pasar la noche en este espacio, hay que llamar previamente a la Secretaría de Derechos Humanos o en su defecto contactarse con el 147, que corresponde al Servicio de Atención al Vecino y funciona las 24 horas. En este marco, a quienes ingresan, se les pide que lo hagan hasta las 22 y se les brinda la comida desde el área de Desarrollo Social.

En referencia a la demanda de este tipo de espacios, sobre todo en la temporada invernal, explicó que es difícil establecer cifras de personas en situación de calle. “Nosotros, desde esta Secretaría, nunca dimos un número, ya que un día puede haber 10 personas pernoctando en espacios públicos, otro día tres y otro puede haber 40, pero no necesariamente son personas en situación de calle, sino que circunstancialmente duermen en la calle. No contabilizamos porque es imposible decir cuántos son”, reflexionó. Asimismo, recordó que el uso de los refugios es voluntario y no se puede obligar a nadie a dormir en este sitio, aclarando que en ocasiones hay quienes no quieren recurrir a esta opción, por distintos motivos.

En referencia al hogar Teresa de Calcuta, señaló que si bien la mayoría de las veces está completo, se procura ir resolviendo la situación de quienes se alojan allí para que haya espacios disponibles, ya que muchas veces hay quienes tienen familia, o la posibilidad de gestionar una pensión para alquilar una habitación.

***
Proyecto


Alejandro Galarza, uno de los responsables del refugio que funciona en calle Carbó, comentó a UNO que desde el lunes a la noche el lugar está completo por el momento y que trabajan para ampliar el espacio y disponer de mayor cantidad de camas, ya que esperan una mayor demanda en los próximos días. En el lugar se están construyendo más habitaciones con este fin y se está colocando un cielorraso.

“En Protección Civil contamos con este espacio y hay un proyecto para ampliar el número de habitaciones y que en el lugar funcione, además, un comedor para poder garantizarle la cena a quienes están en situación de calle y también el desayuno”, explicó.

Por otra parte, comentó que en el refugio cuentan de noche con la presencia de un policía y cuatro serenos. “Estamos trabajando para mejorar el lugar. En un principio pensábamos disponer de otro espacio, pero como no se dio tuvimos que empezar a acondicionar este. Llevó varios días ponerlo en condiciones y el frío llegó muy temprano este año”, concluyó.

***
La necesidad de aunar esfuerzos 


El reclamo para que se abra un refugio para brindar contención a las personas en situación de calle en Paraná se acrecentó con la llegada de los fuertes fríos. En este marco, el lunes por la noche se realizó una olla comunitaria en la Plaza 1º de Mayo para brindar un plato de comida caliente a las personas que están en situación de calle y, por otra parte, hacer público este pedido. Desiré Scaglione, miembro de la ONG Suma de Voluntades –que organizó esta iniciativa– contó a UNO que unas 300 personas participaron de esta actividad, cuyo objetivo principal fue el reclamo ante la falta de respuestas del municipio para la apertura de un refugio, a pesar de los anuncios. Finalmente el refugio de calle Carbó abrió este lunes por la noche, pero según consideran las ONG, con pocas camas, que no serán suficientes para dar solución a la demanda.

Scaglione explicó que a la olla popular se sumaron numerosas personas de la ciudad y otras ONG como Casa Solidaria, Asociación civil Arco Iris, Emaús y el grupo del doctor Moia. Además estuvo presente Luis Garay, Defensor del Pueblo de Paraná, y Claudio del Lago, de Complejos Solidarios Recordando. “La idea era, además de darle un plato de comida caliente a personas en situación de calle, concientizar ante la falta de refugios en la ciudad. Se trata de personas que están excluidas de todos sus derechos”, apuntó Desiré y agregó: “Es importante levantar la mirada y ayudar al otro”. 

En el encuentro también estuvieron presentes el secretario general de Derechos Humanos, Eduardo Solari, y la secretaria de Desarrollo Social del Municipio, Candela Carminio, quienes dialogaron con integrantes de la organización no gubernamental, informando y detallando aspectos del funcionamiento de los refugios que sostiene la Municipalidad a los fines de dar contención a personas en situación de calle.

En referencia a la habilitación de un nuevo espacio de este tipo, desde la Defensoría del Pueblo de Paraná expresaron que “la apertura de un albergue municipal para personas en situación de calle es el primer paso para atender la urgencia” y que “corresponde a parte de las solicitudes que viene realizando la institución junto a organizaciones sociales desde hace meses”.

Comentarios