Policiales
Sábado 31 de Octubre de 2015

Prisión condicional por la maniobra que costó una vida

Darío Romero fue condenado por el choque en ruta 12 y Newbery donde murió Maximiliano Laría

El cruce de la ruta nacional 12 y Jorge Newbery es peligroso, muy transitado y no hay señalización vial. La tarde del sábado 29 agosto, Maximiliano Laría, de 25 años, regresaba en moto de jugar al fútbol hacia su casa en San Benito pero antes de llegar, un auto se le atravesó, impactó contra un costado del vehículo y murió pocos minutos después.
El conductor del Peugeot 504, Darío Romero, fue condenado por la maniobra que le costó la vida al joven, a la pena de dos años y medio de prisión, y la prohibición de conducir por el doble de ese tiempo.
El hecho ocurrió pasadas las 15 cuando Laría iba en su moto Yamaha FZ 16 por la ruta 12, y en sentido contrario se dirigía el auto conducido por Romero, oriundo de San Benito.
En esa zona hay una estación de servicios YPF, y antes de llegar a la intersección de la ruta con Newbery ambas manos están divididas por un cantero. Al finalizar este divisorio, el auto giró a la izquierda para ingresar a la estación, cuando de frente circulaba la moto.
El conductor no la vio o no calculó los tiempos y velocidades para evitar la colisión del motociclista contra el lateral derecho del auto. Laría llevaba el casco colocado, pero fue tan fuerte el impacto que le produjo lesiones que le costaron la vida poco después, en el hospital San Martín.
La maniobra de Romero fue juzgada como imprudente. No está claro si la misma fue lícita o no. La defensa sostiene que el giro a la izquierda está permitido en el lugar, además de que no hay ningún cartel que lo prohíba.
Aunque para ingresar a la estación de servicios quienes circulan por la ruta 12 por la mano de ingreso a Paraná muchos doblan antes, en el cruce con Newbery. De todos modos, al cruce no solo le hacen falta señalizaciones sino también pintar las líneas del asfalto, o más bien ser pensado nuevamente para que las maniobras no queden a criterio de cada conductor.
Ayer al mediodía, el juez de Garantías Eduardo Ruhl dictó la sentencia en la que homologó el acuerdo de juicio abreviado al que llegaron Romero, quien estuvo defendido por el abogado José Velázquez, y el fiscal Álvaro Piérola.
Ruhl, dirigiéndose a Romero, dijo: “Le debo decir que el acuerdo es razonable, el hecho que se le imputa y su calificación jurídica es la correcta por las particularidades del caso, es un homicidio, más allá del lamentable desenlace es un accidente de tránsito, en virtud de una imprudencia que usted asume en este procedimiento. Pero más allá de esa asunción, existen pruebas que lo ratifican, informes periciales, croquis, fotos, que dan cuenta de esa maniobra que hizo usted de giro a la izquierda, una maniobra altamente censurable”.
Por todo esto, el juez condenó a Romero a dos años y seis meses de prisión condicional, así como a la inhabilitación para conducir vehículos por el doble de tiempo. Sin embargo, si en dos años y medio demuestra que se portó bien, le volverían a dar el permiso para manejar. A su vez, le impuso como regla de conducta, entre otras, realizar trabajos comunitarios no remunerados en el lugar que disponga la Oficina de Medios Alternativos del Poder Judicial, por el plazo que dure la condena.
Por otro lado, según se informó a UNO, Romero ya había protagonizado un siniestro vial fatal, cuando conducía un camión hace muchos años. Por este hecho fue beneficiado con una probation (suspensión del juicio a prueba) por lo cual aquella tragedia no cuenta como un antecedente penal, debido a que una vez cumplida la probation la causa se archiva.

 

Comentarios